Evelyn sí, patrañas no

Escrito por  Sergio Ferrer May 11, 2021

La fusión partidista que mostró la necesidad de una clase política indolente, de estar públicamente en alianza, ubicó a Ángel Aguirre como uno de sus caciques ideales para arremeter contra la joven y entusiasta candidata Evelyn Salgado.

Aguirre habló de inexperiencia y demás, sin contar que él, con todo y su bagaje político, no evitó varias tragedias que el pueblo aún recuerda.

Allí está ese frente del viejo régimen al cual se debe ganar en las elecciones como un paso para cortar la impunidad. La gente tiene ese poder en las urnas, esa fuerza que, además de ser un derecho inalienable, es también legado y tributo a aquellas personas que en el pasado han defendido sus tierras, sus recursos naturales, sus derechos humanos, sus pueblos.

Las redes sociales han sido herramienta para divulgar este ánimo libertario y genuino de las y los miles de guerrerenses que quieren que las cosas cambien radicalmente.

Es verdad que es una tarea titánica llevar a mejores aguas a Guerrero, pero la candidata no está sola, y no sólo es hablar de la guía del líder Félix Salgado; tenemos a los sectores de la población que están preparados para que un gobierno honesto escuche y trabaje para cada región atendiendo las necesidades y propuestas de sus pobladores.

También hay una base morenista que busca hacer las cosas bien y que contenderá en las urnas; hay quienes, desde tierra, están diariamente defendiendo el proyecto y promoviendo la transformación.

Contemplemos también a los ciudadanos que aportarán sus conocimientos sin mirar colores, que sabrán que la decisión de la mayoría fue acertada. Están, además, los compas migrantes que quieren ser escuchados y exigen atención de su gobierno.

Es responsabilidad también de quien sé prevé que será la futura gobernadora tener un canal de comunicación permanentemente abierto para las organizaciones sociales y activistas, para emprender el camino de la justicia transicional y acciones reales en territorio.

Volviendo a eso de los ataques contra Evelyn, hubo también frases equívocas de Nestora Salgado. Algo así como un “no te ataco, pero sí te ataco”.

De esto hablaré un poco. En primer lugar, ella fue quien no dejó su sitio en el Senado para darle paso a su suplente, una activista indígena. No quiso, no pidió permiso, allá al comienzo del proceso. No dio ese paso que quizá le hubiera dado alguna credibilidad a sus quejas actuales, además del hito histórico que pudo ser para su suplente.

La senadora mencionó, además, cuestiones partidistas, cuando hay comentarios de morenistas de cepa quienes aseguran que no la vieron nunca en reuniones para fortalecer a Morena, acaso una infortunada ruta de acciones que no mostraron músculo político como dicen los que saben.

Aquí me detengo, porque aunque fui despedido injustificadamente de la oficina de la senadora por Guerrero, al comentar meses después, en una foto mía que me recordó Facebook cuando gané el Premio Nacional de Periodismo, que ya no representaba para mí aquello por lo que se luchó por su libertad; fui objeto de ataques con mentiras y tergiversación de información familiar por un perfil falso.

Pero, bueno, a lo que iba es que no es sensato, ni justo, que Nestora arremeta así contra la compañera Evelyn, ¿o acaso no se está en la ruta de la Cuarta Transformación?

Es así que en esta lucha la invitación es a ser partícipes de la democracia. A defender el derecho a elegir el estandarte del cambio. Entre todos y todas podemos hacer el gran equipo Guerrero, haciendo que la esperanza continúe hasta lograr el bienestar para nuestro estado. n