Fútbol y pandemia

Escrito por  Ginés Sánchez Jun 08, 2021

Más allá de frases ya muy extendidas, como la del versátil argentino campeón del mundo, analista, entrenador, directivo y escritor Jorge Valdano, que afirma que el fútbol es la cosa más importante de entre todas las menos importantes, o del escritor español Javier Marías, que sostiene que el fútbol es “la recuperación semanal de la infancia”, el fútbol va aun más allá, siendo un vehículo eficaz, que transmite un sinnúmero de valores a la sociedad, más que otros deportes, por lo impactantemente masivo y democrático del fenómeno. Siendo en ocasiones tratado de ensuciar, utilizándolo como instrumento político, como en la “guerra del futbol”, en medio de las eliminatorias al Mundial de México 70, entre El Salvador y Honduras, donde los gobiernos de esos países azuzaron a la población con ese pretexto para dirimir añejos y complejos conflictos fronterizos, o la realización del Mundial de Argentina 78, utilizado por el criminal régimen militar y la junta que lo presidía para intentar legitimarse ante su país y la comunidad internacional; el régimen portugués de posguerra de Salazar afirmaba que su país se regía por la triple F: Fado (nacionalismo a ultranza), Fátima (virgen símbolo del catolicismo lusitano) y fútbol (utilizado de forma populista, en su acepción negativa del término).

Lo cierto es que la influencia del fútbol en las sociedades, en diversos sectores, inclina la balanza, y de muy lejos, en positivo.

El mismo Valdano cuenta que, en su paso por la dirección técnica del club español Tenerife (isla de vocación eminentemente turística), al final de su encomienda recibió un homenaje por la asociación empresarial de dicha ciudad, por haber puesto en alto, a nivel internacional, el nombre y la marca Tenerife, sirviendo esto al aumento en el flujo de turistas, tanto nacionales como extranjeros. n