La esperanza de Guerrero

Escrito por  Isidro Bautista Soriano Jun 16, 2021

A Guerrero le irá mejor con Evelyn Salgado Pineda, por su relación natural con López Obrador.

No hubo mejor propuesta de gobierno que la suya, la de la 4T, por la que su creador llegó al cargo en julio 2018 como la esperanza de México, igual que ahora ella asumirá su puesto, a mediados de octubre próximo, como la esperanza de Guerrero.

De entrada, pasará a la historia como la primera gobernadora de Guerrero, y su principal reto será, quizá, el hecho de demostrar que la mujer es capaz, igual o mejor que el hombre en el ejercicio del poder público.

No se equivocaron dentro de Morena en elegirla como candidata a la gubernatura, porque miles y miles de mujeres creyeron en ella, y optaron por darle el voto para demostrar que sí se puede, con lo que se rompió la idea de que Guerrero, el Guerrero bronco, estaba dado para el hombre como su jinete.

Ahora sigue respaldarla todos. En la medida en que sea más grande el número de quienes estén detrás de ella será mejor para Guerrero. López Obrador está firme, a casi tres años de ocupar el cargo, por la fuerza popular que representa.

A Guerrero le irá mejor, como le fue con los gobernadores más identificados con el presidente en turno.

No le ha ido mal o peor con López Obrador ante el actual gobernador Héctor Astudillo Flores, porque éste ha sabido cultivar una relación de respeto y colaboración institucionales, con Guerrero encima de su partido, el PRI, a tal punto que le ha valido para recibir de aquél una serie de elogios públicos.

Bienvenida la gobernabilidad o la estabilidad política de Guerrero, a la que todos, sin excepción, deben abonarle, sobre todo por tratarse de uno de los tres estados más pobres y rezagados del país.

Y ella misma lo marcó ya como gobernadora electa: “inicia una ruta de esperanza, justicia y democracia para todas y todos (…), para seguir construyendo la Cuarta Transformación del país de la mano de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, (y para) construir un gobierno incluyente”.

Ofreció justo en su primera declaración como tal “una nueva etapa, una era de reconciliación, de unidad entre todas y todos los guerrerenses”, lo que habla de cero revanchismo.

Desear que le vaya bien a ella es desear que le vaya bien a Guerrero. Y como dice Félix Salgado Macedonio, aún senador con licencia: ¡Hay Tora! n

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.