Silenciar en la impunidad

Escrito por  Sergio Ferrer Abr 23, 2018

En tanto que el gobierno del estado anunció el pasado 19 de abril medidas consideradas por la organización Article19 como restrictivas de la libertad de expresión, del derecho a la información y del derecho a la privacidad e inviolabilidad de las comunicaciones, en la madrugada del 20 fue allanada la oficina de la agencia de noticias Quadratín en Acapulco.

Ataques a la libertad de expresión que pretenden inhibir el ejercicio del periodismo. Por una parte, un Estado que se enoja y quiere que sólo haya una línea editorial que hable bonito, que se calle, que no publique, que no investigue las violencias cotidianas, y por el otro, perpetradores de actos de intimidación direccionados a robar información relevante, además de dar un mensaje que pretendería amedrentar a quienes diariamente desarrollan el  ejercicio periodístico.

En cuanto a la postura del gobierno vertida por Comunicación Social del estado, ésta asegura que “no tolerará la difusión de material audiovisual que atente contra los derechos de las víctimas, haga apología de la violencia y contribuya a la revictimización”, por ningún medio de comunicación.

Persecución en vez de solución. Aunque exista una carga de trabajo no atendida por la Fiscalía General y la Policía Cibernética estatal, se declaran listas para emprender una cacería desleal mediante una ilegal censura previa en vez de dedicarse a las acciones raíz de la violencia que están buscando someter a los guerrerenses sin que se vean acciones contundentes del gobierno estatal.

Article19 destaca frente a esta situación que, si bien existen criterios y principios para el ejercicio del periodismo respecto del uso de datos personales de víctimas y de imputados y sujetos implicados en un proceso penal, estos constan en nuestra Constitución y en el Código Nacional de Procedimientos Penales, y en ningún momento prohíben a quienes ejercen la libertad de expresión referirse a los hechos ocurridos que dieron lugar al delito o violación de derechos humanos.

No puede el gobierno estatal pretender cerrarle los ojos a la población frente a su incapacidad de frenar la violencia e inhibir malas prácticas de sus funcionarios amenazando constantemente a la prensa, buscando ocultar los testimonios de impunidad en vez de actuar eficazmente.

Es importante acotar la necesidad de que los medios de comunicación sean responsables, actúen con ética y no sólo publiquen la versión oficial pagada de tal o cual hecho que no abone a la opinión pública informada. Se debe considerar la importancia de la orientación en el manejo de la tecnología; sin embargo, esto no significa arremeter con censura previa.

“Las acciones y omisiones del Estado respecto a la seguridad de todas las personas es de primer interés social, máxime cuando los niveles de violencia delincuencial y estatal actuales en Guerrero alcanzan niveles alarmantes”, afirma también, con razón, Artícle19.

Estará en la mira de las hipótesis sobre los ataques a la libertad de expresión un gobierno que de una u otra manera se muestra dispuesto a silenciar el reflejo mediático de lo que acontece en Guerrero. En el mandato de Enrique Peña Nieto, los periodistas de la entidad han sufrido 163 agresiones, entre las que resaltan los asesinatos del reportero Cecilio Pineda y la bloguera Pamela Montenegro, que permanecen en la impunidad.

Article19 ha documentado en Guerrero agresiones graves como amenazas de daño físico y de muerte, así como actos de intimidación con armas de fuego, robo de equipo hasta privación ilegal de la libertad y asesinato. Un hecho contundente del riesgo que prevalece en la entidad para los periodistas es el reciente ataque a Quadratín, de cuyas oficinas se llevaron un disco duro y aparatos que contenían información.

Exhorto a los periodistas, organizaciones y ciudadanos a repudiar estos hechos que buscan intimidar al gremio. En este contexto, en la Ciudad de México, la casa de un editor de Proceso fue allanada para robar información histórica y material importante.

Me uno a la exigencia de Article 19 al gobierno del estado de abstenerse de emprender acciones contrarias a la libertad de expresión y al libre ejercicio del periodismo y al derecho a la información. Bajo esta lógica, exigimos que haga lo necesario para acabar con el clima de hostigamiento e impunidad contra la prensa, que impera en la entidad.

Desde La Montaña de Guerrero enviamos un saludo solidario a las compañeras y compañeros de Quadratín; recordamos con honor el legado valiente de Miroslava Breach, de Regina Martínez y de todos aquellos periodistas que han sido asesinados por informar, por ejercer un oficio que no es para los cínicos, como dijo Ryszard Kapuscinksi, quien también mencionó que “el periodista debe ser indeseable, inoportuno y certero en su impertinencia”. n