Zuckermann y Núñez

Escrito por  Ginés Sánchez Abr 24, 2018

Hace unos días, el politólogo y comunicador Leo Zuckermann y el ex titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y analista Aristóteles Núñez parecieron enloquecer. El primero, en una columna periodística; el segundo, con un comentario fuera de lugar en su cuenta de Twitter.

Ambos tienen una incuestionable trayectoria, tanto académica como profesional. Por lo mismo, es difícil creer que caigan en desvaríos de ese tamaño, tipo Donald Trump (sin equiparar nunca el tamaño de sus influencias). Pero Zuckermann en su texto de plano parece llamar a las fuerzas políticas y sus candidatos a unirse en torno a uno solo en una alianza de facto; incluso, sin ambages, lo llama un “Frente Anti-AMLO”. Lanzó esa sugerencia en su columna a nivel nacional. Increíble, pero cierto.

En cuanto a lo que a Aristóteles Núñez se refiere, en un tuit llama “ignorantes” a la mayoría de los mexicanos, y los tacha, sin más, de improductivos. Su desplante es ofensivo a la mayoría de los habitantes de este país y los que aquí tienen sus orígenes.

Me gustaría que una mañana se diera una vuelta por el Metro de la Ciudad de México o por cualquier mercado del país, por sólo mencionar dos ejemplos, y que constate lo que hacen millones de familias, algunas para vivir y muchas (lamentablemente) para sólo sobrevivir; y cuántos más no quisieran tener una mejor preparación y cultura, pero simplemente no han tenido la oportunidad.

Sólo por el detalle de trabajar para ganarse la vida, que se dé una vuelta por las ciudades gringas de Los Angeles o Chicago, y vea todo el capital humano que ha perdido México por falta de oportunidades en su país. Su comentario chocó, además, con el nuevo movimiento masivo desatado en redes sociales, de cientos de miles de estudiantes universitarios, egresados de las mismas, y profesores, llamado #UniversitariosConAMLO.

En fin, estos dos de forma irresponsable abonan al coraje, la indignación e incluso crispación social que crece por día. Lo de Zuckermann y su propuesta brillante de una candidatura única contra AMLO; los resultados de esto serían simplemente incalculables, y algo como eso sí desataría de verdad al ya famoso tigre, mismo que no es más que el dormido pueblo de México, que se siente cada vez más engañado, y que Andrés Manuel López Obrador tiene ya muchos años conduciéndolo por los cauces de la ley, que son los de la democracia.

Mucho cuidado, líderes de opinión, no tomen al pueblo por tonto, dejen de hacerlo ya, por favor. n