Las consultas por la paz

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Ago 17, 2018

Han iniciado las consultas iniciales por la pacificación y reconciliación nacional; en un primer momento en Ciudad Juárez, Chihuahua, las Organizaciones de Derechos Humanos y diversos activistas están preocupados y se preguntan que si esta consulta es sólo buscar la legitimidad de un proyecto prestablecido, con un formato, o pretende en verdad escuchar a las víctimas.

Existen planes y propuestas de pacificación coordinados por el futuro gabinete en un momento que se habla ya de la justicia transicional, la previsión de una Ley de Amnistía, el Desarrollo de Comisiones de la Verdad y estos llamados Foros de Pacificación, que habrían de coordinarse a partir de la Secretaría de Seguridad Pública federal y la Secretaría de Gobernación.

Hay una idea de que estos foros pudieran ser armados al vapor, con un formato de tres horas, en los cuales se tocarán temas como la Búsqueda de la Verdad, la Amnistía, la Justicia Transicional y el Testimonio de las Víctimas. La pregunta es, ¿Qué alcance podrán tener estos foros?, ¿Es en verdad parte de una Agenda de Pacificación, de Búsqueda de la Verdad para la reconciliación?

Las temáticas de los foros, son amplias, los espacios de discusión son pequeños, se abordan en ellos los temas como son, víctimas, seguridad y justicia, seguridad fronteriza, reconstrucción del tejido social y construcción de la paz, urge un plan de pacificación integral que de voz a las víctimas como actores principales de la crisis humanitaria, en un proceso bien elaborado para construir la paz, de saber los alcances de la amnistía.

Los testimonios de las víctimas hablan de la barbarie y de los niveles de perversión de los delitos cometidos, de la tortura, de la desaparición, de la búsqueda de la justicia y de la verdad, el proceso de paz debe ser un proceso humano, sensible, propositivo y alejarse de ser un ente burocrático, de querer obligar a las víctimas al perdón, este es un proceso largo, es una construcción social, que va desde la psicología, la psiquiatría, la sociología, para llegar a la anhelada verdad, la justicia, la amnistía, si así procediera para la reparación del daño.

Existen debates sobre el perdón y el olvido, sobre la justicia y el perdón; en los alcances de un discurso en medio de la violencia y del dolor, el dilema es, perdonar o no. El sacrificio de las víctimas, quienes están dispuestos a perdonar hechos como son la tortura, la desaparición, los asesinatos en masa, los desplazamientos forzados. El formato que presentan las consultas, condicionan a las víctimas a que perdonen para iniciar un proceso de paz, para alcanzar la pacificación y la reconciliación nacional.

En los foros de pacificación, las víctimas de la violencia han rechazado la petición de perdón, que hizo el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, durante el Segundo Foro para la Reconciliación y Pacificación, celebrado en Torreón, Coahuila, en el momento en que no se tiene definido las características y los alcances de la Ley de Amnistía, cuando no se tiene precisión en la propuesta, el grito unánime: “Sin Justicia no hay perdón; ni perdón ni olvido: justicia”.

La crisis humanitaria ha tocado a más de 200 mil personas asesinadas, las víctimas se niegan al perdón sin ningún planteamiento claro y bien definido, en medio de una tragedia humanitaria de víctimas que no se encuentran registradas y permanecen en silencio, en un momento que se condiciona la pacificación con un perdón que se dice con el objetivo de rescatar la tranquilidad interior.

El 28 de agosto se celebrará una edición de los foros por la paz en Acapulco, y el 22 de octubre en la ciudad de Iguala, sobre el tema específico de los desaparecidos, las consultas además de ser un memorial de agravios a las víctimas, es la oportunidad para que el estado actúe, para la transformación de la sociedad, para detener la ola de violencia e inseguridad, para construir la paz y la reconciliación nacional, con una participación de los diversos sectores de la sociedad, para que el estado tenga un compromiso con la paz y la justicia.

Es necesario escuchar a las víctimas, saber su sentir, darles un trato humano, diligente y oportuno, se trata de salvar al país, de transformar la realidad, de detener las olas de violencia e inseguridad, de evitar nuevos derramamientos de sangre, de buscar el origen de la realidad, que tiene a la sociedad convencida de que es posible una cuarta transformación de la república, de que un camino para la paz, es posible.

Los foros para la paz son la ruta para la pacificación del país y la reconciliación nacional, la tarea es construir verdaderos espacios de diálogo y debate, de identificar las propuestas de las víctimas y de la sociedad, de darles voz y visualizar las víctimas de la violencia, de recoger propuestas académicas y sociales, de escuchar a las comunidades religiosas, a los pueblos, donde las autoridades escuchen y tomen nota y lo que verdad suceda en el país para poder llegar a un verdadero pacto de reconciliación nacional, para lograr la pacífica convivencia. n