Congreso de Derecho Penal

Escrito por  Eduardo López Betancourt Sep 29, 2018

Los próximos días 8, 9 y 10 de octubre se realizará en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México un magno Congreso Internacional de Derecho Penal. Es el primer evento de estas dimensiones en la institución, tanto en sentido cuantitativo como cualitativo. Se presentarán más de 60 conferencistas magistrales, entre los que destacan decanos de las principales universidades españolas, catedráticos y figuras de la vida nacional. Además, 60 ponentes especialistas miembros de diversas instituciones, así como jueces, fiscales y magistrados.

Es un evento sin precedentes que contribuirá a la discusión y búsqueda de soluciones sobre la atención de los cuatro delitos más impactantes actualmente en el ámbito internacional: la corrupción, el tráfico de drogas, la trata de personas y las nuevas formas de esclavitud, y el terrorismo.

Por lo que hace al primero de esos delitos, la corrupción, es claro que se trata de una lacra que afecta globalmente, pero impacta más a los países con sistemas políticos en desarrollo, como es el caso de México. Cuando hablamos de corrupción, la relacionamos inmediatamente a nivel gubernamental, es decir se lo atribuimos a los servidores públicos, a los que desempeñan cargos públicos, pero debemos entender que esta figura se manifiesta tanto a nivel gubernamental como a nivel privado, y en países en vías de desarrollo, así como desarrollados.

Si bien es cierto que la corrupción no es única del sector público, sí se puede decir que resalta en el desempeño del ejercicio de servicio público. Se entiende la corrupción como la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores, como lo define el Diccionario de la Real Academia Española.

Esta práctica de abuso de poder afecta gravemente el desarrollo y el crecimiento de un país; tiene su base en la falta de ética y valores de cada ciudadano, por lo que la encontramos en las actividades de la vida cotidiana, pero sin duda la reflejamos y asociamos inmediatamente con los servidores públicos por el abuso de las funciones de éstos en todos los niveles, ya que desde las funciones de menor jerarquía, para un simple trámite administrativo, si no ofrecemos una “gratificación” consistente en dinero, nuestro trámite no prospera, o dar la “mordida” para evitar alguna sanción como bien puede ser una infracción de tránsito; hasta los niveles más altos de gobernabilidad, como es el desvío de recursos del país para beneficio de personas en lo particular o favorecimiento de asignación de contrato en alguna licitación, por mencionar algunos ejemplos.

Los delitos por hechos de corrupción casi no se denuncian, si no es que no se denuncian. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Persecución 2017 revela que en 2016, del total de los delitos, únicamente se denunció 9.7 por ciento, y el Ministerio Público inició averiguación previa o carpeta de investigación en 65.2 por ciento de los casos. Durante 2016 se inició averiguación previa en 6.4 por ciento del total de los delitos, lo que representa 93.6 por ciento de delitos respecto de los cuales no hubo denuncia o no se inició averiguación previa.

Para atender la corrupción se requiere de una ética pública bien cimentada en la educación para todos los ciudadanos que desempeñen cargos públicos, el que debe acabar con la corrupción es quien la promueve, la participación en conjunto, y no solo de los que desempeñan cargos públicos, pues es muy fácil quejarnos de lo que está ocurriendo en el gobierno, pero no asumimos las obligaciones como ciudadanos, por lo que debemos tomarnos con la seriedad que se requiere el inculcar valores desde el seno familiar e irlos reafirmado día a día, así como en la escuela, profesores que verdaderamente transmitan con su ejemplo los valores cívicos y morales, así como simplificar y modernizar los servicios gubernamentales, estar en constante vigilancia de la asignación de recursos.

Éste es uno de los cuatro ejes temáticos que serán motivo de discusión en el Congreso Internacional mencionado. n