Varias luchas, pueblos en resistencia

Escrito por  Sergio Ferrer Oct 08, 2018

Este fin de semana hubo dos eventos que mostraron varias luchas que se desarrollan en la región Montaña, en el estado de Guerrero e incluso en el país.

El sábado en Tlapa se conmemoró el 24 aniversario del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan; hubo una celebración eucarística en la catedral de San Agustín, después presentaron su informe de actividades titulado “Manantial de la resistencia, torbellino de esperanza”, en el cual se da cuenta del esfuerzo de defensoras y defensores de derechos humanos que claman por la justicia y exigen verdad.

El Informe cuenta con un análisis de la situación de los derechos humanos en México y Guerrero, así como 13 capítulos que sintetizan la labor en un periodo anual:

Ayotzinapa: sin verdad y sin justicia o la derrota de la mentira presidencial. Presencias que nos honran, historias que se escriben con dolor y esperanza: numeralia de los casos atendidos por el Área Jurídica de Tlachinollan. El tejido desgarrado: la violencia intracomunitaria en los bienes comunales de Cacahuatepec, lucha del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop). Valentina Rosendo Cantú: una sentencia que ilumina el camino de la justicia. Territorios sagrados: Juba Wajiín y la defensa del territorio contra las empresas mineras. De la cárcel al Paraíso: la defensa exitosa de los policías comunitarios. Chilapa y Zitlala: el apocalipsis en la Montaña baja de Guerrero, Centro de Derechos Humanos José María Morelos.

La rueda del infortunio: fuego y espinas contra las mujeres de la Montaña. Ranferi: el hijo de la estirpe del trueno. Y la guerra sigue… la arremetida del Ejército en tiempos de la Ley de Seguridad Interior. Discriminar: el verbo y las políticas de las autoridades educativas. De surco en surco: la discriminación que cabalga sobre las espaldas de las familias jornaleras agrícolas y los migrantes indígenas de la Montaña. Los rostros de los 43.

El informe se entrega a los pueblos na’savi, me’phaa, nauas y nnancuee de La Montaña y Costa Chica de Guerrero, y a las víctimas y comunidades a las que acompaña en la defensa, ejercicio y promoción de los derechos humanos.

En la presentación del Informe estuvieron presentes: Valentina Rosendo Cantú, mujer me’phaa que logró la primera sentencia en el fuero civil por violación y tortura sexual contra los militares que la agredieron en 2002; Arturo Campos, indígena na’savi integrante de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac-PC) preso injustamente el 1 de diciembre de 2014 y cuya libertad se logró el 14 de diciembre de 2017; madres, padres y estudiantes de Ayotzinapa cuya lucha es emblema de la dignidad y búsqueda de justicia en México; estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa; Jesús Peña Palacios, representante adjunto en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos; Rodrigo Santiago, director general del programa de Agravio a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos de la CNDH; el senador de la República Miguel Álvarez Icaza; Alberto Solís, de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz); Verónica Rodríguez Jorge, subdirectora de Vinculación Social Extensión del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred); Raymundo Díaz, del Colectivo contra la Tortura y la Impunidad (CCTI); familiares de Antonio Vivar; familiares de víctimas de feminicidio, integrantes del Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña, y una lista que es realmente larga, incluidos periodistas.

Después de las participaciones que aplaudieron la labor de Tlachinollan hubo una marcha bajo el sol en plenitud que culminó con un mitin al frente del ayuntamiento.

Este evento se da en un contexto de tensa tranquilidad, luego de que tras una ola de violencia desatada en Tlapa, que incluyó la privación de la libertad del ahora alcalde perredista Daniel Esteban, que continúa desaparecido, policías ciudadanos de la Upoeg y de los Pueblos Fundadores entraron a la ciudad, donde hasta la fecha permanecen a pesar del descontento de transportistas y del nuevo alcalde, que rechaza la existencia de policías comunitarias. Este domingo, según un medio local, dos grupos locales de policías ciudadanos tomaron protesta.

Un Tlapa inédito que requerirá de la voluntad de sus ciudadanos para evitar procesos como los de Chilapa, Iguala o más ciudades o pueblos de Guerrero que han sido devorados por la delincuencia.

Punto y aparte, este día el colectivo Tiokó realizó el encuentro Construimos la Justicia desde los Pueblos y el festival Antonio Vive, los cuales se realizan desde 2015.

Estos espacios se han hecho desde la solidaridad y autogestión con personas de la región Montaña y de otros lugares, quienes han apoyado para su realización. El encuentro tuvo dos espacios para compartir y construir de manera colectiva. El primer espacio, para reflexionar en mesas de discusión tras escuchar testimonios de quienes han sido y siguen siendo víctimas de un Estado asesino, represor y que sigue despojando a lo largo y ancho del país. El otro espacio del encuentro ha sido promover un festival al que han denominado Antonio Vive. Un acto para recordar a Antonio Vivar, un joven asesinado por la Policía Federal el 7 de junio de 2015 en Tlapa.

Es un espacio de intercambio y compartición de músicos, poetas y demás artistas del estado y del país, que con su voz nos llaman a protestar, a construir una justicia desde la memoria colectiva, y nunca olvidar, dice Tiokó.

Antonio Vivar es uno de los tantos asesinados y desaparecidos en este país, donde se ha instaurado un gobierno de muerte y de clara violación a los derechos humanos. “Hacemos un llamado a seguir exigiendo la justicia, pero sobre todo, a construirla desde la memoria, la organización y la autogestión. Ante la muerte, nosotros seguiremos apostando por la vida, dijo Edith, na’savi integrante del Colectivo.

En el encuentro participaron la familia de Antonio Vivar; Cristina Bautista, madre de los 43 de Ayotzinapa; familiares de Bety Cariño; la Brigada de Salud 43; integrantes del pueblo wixarika, integrantes de la Coordinadora Regional de Seguridad y Justicia  Policía Ciudadana y Popular (CRSJ-PCP), Bordalabras, Radio Ñomndaa, Enlace Comunicación y Capacitación, colectivo El Grito, así como músicos de diversas latitudes. n