Lista, la consulta para el NAIM

Escrito por  Esthela Damián Peralta Oct 17, 2018

Finalmente, todo se encuentra listo para la consulta ciudadana que decidirá el futuro del Nuevo Aeropuerto de México.

La pregunta que deberán responder los mexicanos será: “Dada la saturación del aeropuerto de la Ciudad de México, ¿cuál opción plantea que sea mejor para el país?”.

Las dos opciones son:

–Reacondicionar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca y construir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía.

–Continuar con la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de usar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Con esta pregunta la ciudadanía decidirá, entre el 25 y el 28 de octubre, cuál será la opción para construir el próximo aeropuerto de la Ciudad de México.

Para la consulta se instalarán mil 73 mesas de votación en 538 municipios en los 32 estados de la República.

La consulta ciudadana tendrá un costo aproximado de entre 1 millón y 1.5 millones de pesos. Ese dinero saldrá de aportaciones voluntarias de diputados federales de Morena, aunque también está previsto que puedan participar legisladores de otros partidos políticos.

En los próximos días se dará a conocer los recibos de los legisladores que hayan hecho aportación voluntaria para financiar la consulta sobre el aeropuerto.

Se comprobará el origen de los recursos que se utilicen para la consulta, en busca de que todo sea transparente.

Para la consulta ciudadana, en la que se elegirá entre seguir construyendo el nuevo aeropuerto en Texcoco o construir dos pistas en la base de Santa Lucía, más remodelar el actual Benito Juárez y el de Toluca, se imprimirán entre 500 mil y un millón de boletas, para que la ciudadanía de 538 municipios pueda emitir su postura que, además, sí tendrá carácter vinculante.

Por lo que el resultado final determinará qué obra se hace: si se continúa con la construcción en Texcoco o se buscan otras opciones, como Santa Lucía o Toluca.

Sobre los lugares donde se votará, se instalarán mesas que serán vigiladas por más de 2 mil ciudadanos voluntarios en plazas públicas, céntricas.

Las mesas de consulta se van a instalar en plazas públicas. No habrá mano negra de que se instalen cerca de colonias o centros de influencia de Morena. Sólo se podrá votar presentando el documento de la credencial de elector vigente.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha referido que no hay que tener miedo a la decisión que tome la gente, al pueblo, que sean los mexicanos los que decidan. ¿Qué es mejor, que se decida en una consulta con los ciudadanos o que se decida cupularmente?.

Cabe destacar que durante la campaña presidencial, López Obrador criticó el proyecto del nuevo aeropuerto de Texcoco, incluso mencionando que podría haber corrupción detrás de la obra, y defendió la alternativa de Santa Lucía; ya como presidente electo, planteó la idea de la consulta.

El presidente electo también ha dicho que la consulta para decidir el futuro del nuevo aeropuerto, consultando únicamente a 500 mil personas, sí es representativa de todo el país.

Afirmó que el resultado de la consulta será la decisión que adopte, es decir continuar la construcción del aeropuerto de Texcoco o cancelarla para construir dos pistas en la base de Santa Lucía.

Consideró que va muy bien en lo que se planteó. Confió en que los próximos días se hable sobre el tema, se reflexione, se discuta, se debata sobre las dos opciones; que la gente se entere más, que los medios sigan ayudando para que todos conozcan los pro y los contra de una opción o de otra.

Sostiene que estadísticamente funciona una encuesta nacional de mil 200 cuestionarios para saber qué opinión tiene la gente, desde luego una consulta requiere más participación, pero eso lo va a decidir también la gente.

A lo mejor participan más, participan menos, lo importante es la opinión de los ciudadanos, que se está recogiendo la opinión de la gente; no es una decisión cupular, es una decisión de los ciudadanos; ojalá que participen muchos, eso va a depender también de la información que se tenga, pero va a ser una consulta vinculatoria, porque lo que diga la gente es lo que se va a llevar a cabo.

Por otro lado, Andrés Manuel López Obrador ha planteado que está dispuesto a lanzar una convocatoria, una licitación para la construcción del nuevo aeropuerto para que la inversión sea sólo privada y no haya inversión pública.

La inversión pública federal este año son 600 mil millones de pesos, y el nuevo aeropuerto ya lleva 85 mil millones de pesos, y se estima por lo bajo que se van a gastar 300 mil millones de pesos.

Ha expresado su total rechazo a que el NAIM sea un barril sin fondo, porque no existiría presupuesto para atender las necesidades. n