Ley de Remuneraciones

Escrito por  Eduardo López Betancourt Nov 10, 2018

El pasado 5 de noviembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que expide la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que es reglamentaria de los artículos 75 y 127 de la Constitución Política. Esta ley señala como norma básica en su artículo 3 que todo servidor público debe recibir una remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión, la cual ha de ser proporcional a sus responsabilidades.

Estas remuneraciones se determinarán de acuerdo con los principios rectores siguientes, desarrollados en el mismo numeral: la anualidad; el reconocimiento del desempeño, de acuerdo con el cual la remuneración reconoce el cumplimiento eficaz de las obligaciones inherentes al puesto, y el logro de resultados sobresalientes. Asimismo, los principios de equidad, fiscalización e igualdad; legalidad, transparencia y rendición de cuentas.

Las bases para la determinación de la remuneración de los servidores públicos se establecen en consideración de lo establecido en el artículo 6º de la propia ley. De esta determinación destaca el límite introducido, en la fracción I, según el cual ningún servidor público puede recibir una remuneración o retribución por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión mayor a la establecida para el Presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

También se señala como limitante en la fracción II que ningún servidor público puede tener una remuneración igual o mayor que su superior jerárquico, salvo que el excedente sea consecuencia de situaciones especiales, como el desempeño de varios puestos, cuando haya un dictamen de compatibilidad correspondiente; cuando se trate del contrato colectivo o las condiciones generales de trabajo, o bien de un trabajo técnico calificado, considerado así cuando su desempeño exige una preparación, formación y conocimiento resultado de los avances de la ciencia o la tecnología. Igualmente, si se trata de un trabajo de alta especialización, determinado así cuando las funciones conferidas exigen para su desempeño de una experiencia determinada, de la acreditación de competencias o de capacidades específicas o de cumplir con un determinado perfil y, cuando corresponda, de satisfacer evaluaciones dentro de un procedimiento de selección.

Bajo las anteriores excepciones, la suma de las retribuciones no ha de exceder la mitad de la remuneración establecida para el Presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Todas las remuneraciones de los servidores públicos se han de determinar anualmente en el Presupuesto de Egresos de la Federación o, para el caso de los entes públicos federales que no ejerzan recursos aprobados en éste, en el presupuesto que corresponda conforme a la ley aplicable. Estos presupuestos deberán contener los tabuladores de remuneraciones mensuales, señalando los límites mínimos y máximos de percepciones ordinarias netas mensuales, las cuales incluyen la suma de la totalidad de pagos fijos, en efectivo y en especie.

Todos los datos sobre las remuneraciones y sus tabuladores son públicos, por lo que el artículo 9 dispone que no pueden clasificarse como información reservada o confidencial. Han de especificar la totalidad de los elementos fijos y variables, tanto en efectivo como en especie.

En general, esperemos que esta ley sirva para establecer un mayor control en este terreno, en el que el abuso y el desaseo de servidores públicos ha sido la costumbre. Sin embargo, estas medidas no han de desincentivar un servicio público profesional, que estimule a sus integrantes a un buen desempeño, retribuido con una remuneración justa y digna. n