Eloy Cisneros: un eterno rebelde

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Nov 30, 2018

La mañana del pasado miércoles, la 62 Legislatura entregó la presea Eduardo Neri Reynoso a un guerrerense distinguido, don Eloy Cisneros Guillén, a quien en el discurso oficial, el diputado Celestino Cesáreo Guzmán lo llama “el eterno rebelde” y hace la mención de ser un luchador incansable, exponente del pensamiento crítico que desnuda los códigos de la clase política.

Cisneros Guillén es un profesor de carrera, de amplia trayectoria en las filas de la izquierda, a quien su militancia lo llevó a la persecución y a la cárcel, donde fue martirizado por gobiernos represores, de formación  humanista, de amplio compromiso social. Profesor formador de varias generaciones de bachilleres en la Universidad Autónoma de Guerrero, quien al lado del doctor Rosalío Wences Reza, diseñó e implantó el proceso histórico universidad-pueblo, que no es otra cosa que poner a la universidad sus conocimientos y recursos al servicio de la comunidad, impulsar servicios médicos universitarios gratuitos, bufetes jurídicos, talleres comunitarios y campañas permanentes de alfabetización.

Eloy Cisneros viene de cuna humilde, que con el esfuerzo propio y el trabajo de sus padres logró estudiar una profesión y quien cuenta con más de 50 años de militar en la oposición, congruente siempre con sus pensamientos y sus actos, se ha convertido en un referente de la izquierda guerrerense, quien recibió la presea Eduardo Neri Reynoso, que lo honra como legislador, comprometido con los derechos humanos, con la lucha política y revolucionaria, con el activismo político y que recibió de la 62 Legislatura, la que por unanimidad resolvió entregarle la medalla, que es una de las más altas distinciones que entrega el Congreso del estado a quienes han sido legisladores distinguidos.

En meses pasados, Eloy Cisneros Guillén recibió la presea Sentimientos del Pueblo, que otorgan las organizaciones sociales y los sindicatos democráticos.

Desde la máxima tribuna del estado, el recipiendario del galardón Eduardo Neri Reynoso pidió justicia para las víctimas de la masacre de Aguas Blancas, exigió la presentación con vida de los desaparecidos políticos, en los últimos años ha participado en las consultas ciudadanas y apoyó la candidatura del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

En su discurso, el galardonado mencionó que acudía a esa soberanía no en nombre propio, pero si en nombre del reclamo de justicia social, económica y política de cientos de miles de guerrerenses, que siguen padeciendo los estragos de un sistema político-económico rapaz, que durante décadas ha dejado arraigadas profundamente la pobreza y la injusticia y que acudía a recibir la alta distinción en nombre de los movimientos sociales que durante décadas siguen luchando por la paz, la justicia y el progreso, comprometido con los derechos humanos, con la memoria de los compañeros que han sido asesinados y que esos crímenes permanecen en total impunidad y se refirió a Armando Chavarría, Arturo Hernández Cardona, Ranferi Hernández Acevedo y Rocío Mesino Mesino. El profesor Eloy Cisneros en tribuna reclamó justicia para los 43 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos, desaparecidos en Iguala en 2014.

Los movimientos sociales han festejado el otorgamiento de la distinción Eduardo Neri Reynoso a la lucha que han mantenido para exigir justicia frente a las violaciones sistemáticas a los derechos humanos, a las acciones de desaparición forzada de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, a la búsqueda de la verdad y la justicia y exigiendo la presentación con vida de los desaparecidos, castigos ejemplares a los perpetradores, tanto materiales como intelectuales. Casi para finalizar, se refirió al quebrantado Estado de derecho y a la impunidad como común denominador de tantos crímenes que sólo alimentan a diario las estadísticas de homicidios en nuestro estado; condenó el problema de inseguridad en que vivimos en Guerrero, que se viene afianzando desde hace varios años y señaló de forma específica del ataque que perpetraran hombres armados en la comunidad de San Juan Tenería, municipio de Taxco, que dejó tres policías del estado y un voluntario de la Cruz Roja asesinados, hechos inadmisibles por lo que hacen la más enérgica protesta contra la crueldad y la violencia. Al finalizar convocó al Estado y a sus instituciones, las organizaciones de la sociedad, a los partidos políticos, a las organizaciones no gubernamentales, a llevar la misma bandera de esperanza para lograr un país mejor y terminar con la injusticia, corrupción, impunidad, pobreza y luchan para que los derechos humanos sean una realidad, conminando a todos a luchar “codo con codo y corazón con corazón”. n