¿Tierra de nadie?

Escrito por  Dic 15, 2018

Nada tranquilizadora resulta la sentencia del presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Alejandro Moreno, en cuanto a que hasta que no queden claras las facultades de la Guardia Nacional, el control de la seguridad recae en los municipios y estados.

Mucho ruido se ha hecho sobre el tema, pero la verdad es que se trata de un proyecto incierto todavía, toda vez que lo tiene que discutir y aprobar o rechazar el Congreso de la Unión.

Mientras tanto, estado y municipios nadan entre la incertidumbre y la violencia con una autoridad que no sabe que hacer y que está poniendo todos los huevos en una sola canasta al cifrar sus expectativas en que sea el gobierno federal el que acabe con la inseguridad.

Es un axioma el que los gobiernos municipales se han hecho los desentendidos en este aspecto: el gobierno estatal ha sostenido una y otra vez, restregándoselo a los alcaldes, que los ayuntamientos deben cumplir con su responsabilidad porque no es posible que sigan de omisos y hasta siendo los mismos ediles los que generan caos, pero los munícipes se hacen los desentendidos.

Las Fuerzas Armadas y la Policía Federal seguirán apoyando a las corporaciones locales, expone a su vez el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, más habrá que tomar en cuenta que si siendo cabezas en el combate a la violencia no obtuvieron los resultados esperados, operando como auxiliares menos avances habrá; si antes cambiaron frecuentemente de estrategia sin llegar a ninguna parte, ahora menos lo harán puesto que ni estrategia tienen, porque todo está en preparación.

México ya no será tierra de nadie, afirmó el secretario de Seguridad al reunirse con 15 gobernadores; el funcionario habló de que se dará prioridad a la certificación y capacitaciones de los policías en el nuevo sistema de justicia penal; se homologarán las condiciones socioeconómicas de los agentes.

Además, dijo, se reforzará la interconexión tecnológica de todos los sistemas de información federales, estatales y municipales, así como de videovigilancia; se fortalecerá tecnológicamente el Registro Público Vehicular (Repuve) y se pondrá orden en los servicios médicos forenses.

También planteó la creación de grupos de inteligencia financiera en los estados.

¿A partir de cuándo? ¡Quién sabe!

Mientras, en Guerrero la delincuencia por un lado y los policías comunitarios por otro, hacen de las suyas, en tanto la autoridad, sentada en su banquito, permanece en espera de que actúe el gobierno federal. n