Imprimir esta página

La noche de los lagartos, un viaje por las profundidades del alma

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Feb 22, 2019

Una investigación exhaustiva de la desaparición forzada, se convierte en un relato más allá de la guerrilla, testimonio de un ciclo de historia regional sobre el ritmo y las motivaciones profundas de los bandos enfrentados”, así la define el editor Enrique Caballero.

Mirada inquietante sobre archivos político-militares, aderezada con historia de amor y desamor en un campo de batalla. La disposición de dos ejércitos dispuestos a todo y sus desenlaces históricos presentados con la visión de un ajedrecista; que desarma y recrea ante nuestros ojos, secretos que fluyen de la guerra sucia y que convierten a La noche de los lagartos en una obra de literatura mayor que perdurará para siempre y la llevan a ser una de las novelas mejor logradas en los últimos tiempos en las letras mexicanas.

El tema de la guerrilla en México de los años 70 del siglo pasado en la literatura, tiene sus antecedentes en las novelas épico revolucionarias de principio del Siglo XX, narrativas que tienen como tema la Revolución Mexicana y la postrevolución, los movimientos armados son el origen de historias contadas como La noche de los lagartos, llenando voces e historias, después de que la temática de la guerrilla y la guerra sucia fueron víctimas de la estigmatización y la censura.

La novela de Octavio Augusto Navarrete Gorjón recupera información clasificada, realiza entrevistas a sobrevivientes,  ex combatientes de la guerrilla y de la guerra sucia para reconstruir una historia jamás contada, sobre la guerra sucia del Estado mexicano, soportada por una investigación documental y testimonial con alto valor histórico que realiza una cronología de la barbarie con una magnífica construcción literaria y testimonial, narrando hechos fascinantes donde la magia juega un papel principal.

El lenguaje utilizado en la novela es el lenguaje particular de una época, en el caso de los hombres del poder, los mismos operadores de la barbarie, de los combatientes rebeldes, particularmente campesinos y universitarios, recreando una realidad histórica, en una producción y reproducción de un mundo social a partir de la construcción de un lenguaje vivo, rescatando para la posteridad una realidad omitida históricamente y de una generación rebelde negada por la historia oficial que hace 50 años quiso tomar el cielo por asalto.

Navarrete Gorjón alimenta la escritura de una novela histórica que da significado a la memoria colectiva, un saber frente a la historia oficial y dominante, llamada también Historia de Bronce, en esta época trágica cargada de olvidos. La noche de los lagartos es memoria viva, es historia de la barbarie que visibiliza a las víctimas, que da nombre a cada uno de los desaparecidos, que emerge del testimonio y de documentos oficiales, el horror que es contado medio siglo después y que se está conociendo ahora en toda su dimensión.

Estamos frente a una novela adictiva que nos atrapa por la trama y no por el trauma que pudiera generar la barbarie de la guerra sucia.

Como sucede con las rebeliones, las guerrillas y la represión, llevados a la literatura en un primer momento los sobrevivientes escriben su testimonio y una posterior generación lleva esta temática a la literatura particularmente en Guerrero y en México están presente los poemas de Jesús Bartolo Bello López, quien construye una épica sobre su familia y la ausencia de su padre, don Ausencio Bello Ríos, desaparecido en la sierra de Atoyac, quien escribe “su obra magnífica, no es el viento que disfrazado viene, ellos, los lluviosos, los sin nombre, los que se fueron, de los que se llevan” O Fritz Glokner, hijo del doctor Napoleón Glokner, combatiente de las Fuerzas Armadas para Liberación Nacional, quien escribe la novela Veinte de cobre y la investigación Memoria roja.

La universitaria guerrerense Andrea Radilla escribe, “el perfil biográfico de Rosendo Radilla Pacheco”,  quien presenta la memoria de su padre, un hombre comprometido con su tiempo, su pueblo y el drama familiar de la desaparición forzada, los trabajos del periodista Roberto Ramírez Bravo, con su novela Las pausas concretas y los cuentos El soldado, El silencio de Erik Camira. Judith Solís Téllez, en su ensayo La temática de la guerrilla, en la literatura guerrerense publicada en la Revista de Literatura Mexicana Contemporánea, concluye: “Las banderas de la dignidad, que fueron enarboladas en las causas guerrilleras, que arriesgaron sus vidas por sus ideales, se rescatan a través de los imaginarios que se van construyendo en los textos literarios”.

Invitación: El sábado 23 de febrero, se presentará la novela La noche de los lagartos, a las 17 horas, en la Plaza Principal de Coyuca de Benítez. n