Tribunal Universitario

Escrito por  Eduardo López Betancourt Feb 23, 2019

La Universidad Nacional Autónoma de México es única en Latinoamérica por su historia y relevancia. Dentro de su estructura orgánica destaca la institución del Tribunal Universitario, que se encarga de establecer responsabilidades y sanciones por faltas a la legislación universitaria, en ejercicio de la potestad de autonomía de la Universidad.

De acuerdo con el Estatuto General de la UNAM, en su artículo 99, el Tribunal Universitario conocerá exclusivamente de las faltas a la legislación universitaria presuntamente cometidas por los miembros del personal académico y los alumnos. El órgano estará integrado por un presidente, que será el más antiguo de los profesores del Consejo Técnico de la Facultad de Derecho; un vocal permanente, que será el investigador de mayor antigüedad del Consejo Interno del Instituto de Investigaciones Jurídicas; un vocal académico, que podrá ser, según se trate del caso de bachillerato, licenciatura e investigación, el profesor o investigador más antiguo del Consejo Técnico o Interno de la entidad de que se trate el asunto; o en el caso de los programas de posgrado, el académico designado por su Comité Académico, o quien haga sus veces, de entre sus miembros.

Igualmente, integra el Tribunal un secretario, que será el abogado general de la Universidad, quien tendrá derecho a voz y no a voto. En el caso de que el asunto sea sobre responsabilidad de alumnos, se integrará además, tratándose del bachillerato y licenciatura, con los dos alumnos propietarios elegidos para el Consejo Técnico de la entidad a que pertenezca el presunto infractor, y en programas de posgrado, con los dos alumnos elegidos para el Comité Académico respectivo, o para el que haga sus veces.

Según sigue el mismo Estatuto Universitario, en su artículo 100, el Tribunal Universitario dictará sus resoluciones oyendo previamente al presunto infractor, esto es garantizando el derecho de audiencia, en la forma y términos que establece el Reglamento del Tribunal Universitario y de la Comisión de Honor.

Este Reglamento indica en sus artículos 8º y 9º que el procedimiento ante el Tribunal comienza con la remisión del caso que hagan las autoridades universitarias, dentro de los cinco días siguientes a aquel en que se tenga conocimiento de la presunta infracción, mediante escrito que contendrá la exposición de los hechos y las pruebas que se aporten para fundarlos. El presidente o el secretario, al tener conocimiento de la remisión, acordará su admisión describiendo el asunto de que se trate. En caso de que proceda, convocará al Tribunal Universitario para la diligencia del derecho de audiencia previa, indicando el lugar, la fecha y la hora en que ésta deba llevarse a cabo, ordenando que se haga la notificación correspondiente, de manera personal, al presunto infractor, cuando menos con cinco días de anticipación a la fecha que se fije para la audiencia previa.

Respecto a las pruebas, el artículo 13 establece que el Tribunal Universitario tendrá absoluta libertad para allegarse las pruebas que considere convenientes para el mejor conocimiento y resolución de los asuntos de su competencia.

Sobre la audiencia, el artículo 14 establece que esta se llevará a cabo el día programado para tal efecto hasta su conclusión, sin formalidad especial, en la que se oirá al presunto infractor y se recibirán y desahogarán las pruebas que para tal efecto deberán preparar con anticipación los interesados, siempre y cuando tengan relación directa con los hechos.

Es un honor tener ahora el encargo de ser presidente de este Tribunal, un puesto de responsabilidad en la aplicación de la legislación universitaria. n