Imprimir esta página

Reforma laboral

Escrito por  Eduardo López Betancourt May 06, 2019

Se publicaron el pasado 1 de mayo de 2019, precisamente fecha de conmemoración del Día de Trabajo, amplias modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, junto con otras leyes, que atienden cuestiones de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva, que en su conjunto se han de conocer como la reforma laboral.

Son muy amplias las modificaciones, que iremos comentando en diversas notas. En principio, los cambios al artículo 3º replantean las bases ideológicas del entramado jurídico del trabajo en el país. Se apunta ahora en el primer párrafo que el trabajo es un derecho y un deber social, no un artículo de comercio, lo cual ya estaba previsto, y se añade que la prestación del trabajo exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta, así como el reconocimiento a las diferencias entre hombres y mujeres para obtener su igualdad ante la ley. Debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para las trabajadoras y los trabajadores y sus familiares dependientes.

El cuarto párrafo del mismo numeral, ajustado, establece ahora que es de interés social garantizar un ambiente laboral libre de discriminación y de violencia, promover y vigilar la capacitación, el adiestramiento, la formación para y en el trabajo, la certificación de competencias laborales, la productividad y la calidad en el trabajo, la sustentabilidad ambiental, así como los beneficios que estos componentes deban generar tanto a los trabajadores como a los patrones.

Se añade un artículo 3º ter, que fija diversos conceptos, en particular sobre la nueva estructura orgánica. Así, la Autoridad Conciliadora viene a ser el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral o los centros de Conciliación de las entidades federativas, según corresponda; la Autoridad Registral es el centro Federal de Conciliación y Registro Laboral; los centros de Conciliación son los centros de conciliación de las entidades federativas o el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, según corresponda; y centralmente el Tribunal es el juez laboral.

Con estos juzgados labores queda en el pasado la Junta de Conciliación. Según el reformado artículo 604, corresponden ahora a los tribunales del Poder Judicial de la Federación o de los tribunales de las entidades federativas el conocimiento y la resolución de los conflictos de trabajo que se susciten entre trabajadores y patrones, sólo entre aquellos o sólo entre éstos, derivado de las relaciones de trabajo o de hechos relacionados con ellas.

Como principios que rigen su actuación se ordena que los jueces y secretarios instructores deberán observar los de legalidad, imparcialidad, transparencia, autonomía e independencia.

La estructura mínima se fija en el artículo 605, que indica que los tribunales federales, de las entidades federativas y de la Ciudad de México, estarán a cargo, cada uno, de un juez, y contarán con los secretarios, funcionarios y empleados que se juzgue conveniente, determinados y designados de conformidad con la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación o de la Ley Orgánica del Poder Judicial local, según corresponda.

La creación de este órgano judicial se acompaña de la expresión del debido principio de inmediación. Así, el artículo 610 reformado establece que durante la tramitación de los juicios y hasta el cierre de su instrucción, el juez a cargo del tribunal deberá estar presente en el desarrollo de las audiencias. Podrá auxiliarse de un secretario instructor para dictar los acuerdos relativos a la etapa escrita del procedimiento, hasta antes de la audiencia preliminar, quien deberá verificar y, en su caso, certificar, que las notificaciones personales se practicaron debidamente. n