Alto a la inseguridad

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Oct 04, 2019

La inseguridad en México crece diariamente, aun sobre las acciones que emprenden los gobiernos. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública ha dado cuenta del incremento en los niveles de inseguridad y de la percepción que tienen los ciudadanos de ésta.

Crecen de manera indiscriminada los homicidios dolosos y las agresiones con armas de fuego y armas blancas, e incrementan las percepciones sobre inseguridad que tienen los mexicanos. Al menos 75.9 por ciento de los mexicanos mayores de 18 años consideran que vivir en su ciudad es inseguro, de acuerdo con la reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública (ENSU) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Las ciudades donde las personas se sienten más inseguras, según el INEGI, son: Reynosa, Chilpancingo, Fresnillo, Villahermosa, Coatzacoalcos, y Ciudad de México (zona norte).

De acuerdo con los informes, 82.3 por ciento de las personas consultadas perciben más inseguridad al momento de acudir a cajeros automáticos; 72.9 por ciento, en el tiempo que utilizan para movilizarse en el transporte público; 69.2 por ciento, cuando visitan alguna sucursal bancaria, y 68.2 por ciento, mientras transitan en calles que habitualmente utilizan.

Las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: Mérida, Puerto Vallarta, Saltillo, Piedras Negras, San Francisco de Campeche y Durango.

La inseguridad es una realidad; el índice de paz global 2016, hecho por el Instituto para la Economía y la Paz, ubica a nuestro país como uno de los más violentos, en el lugar 140 de 165 analizados, y como el más violento de Centroamérica y del Caribe.

Muchas han sido las estrategias para resolver el problema de la inseguridad, la mayor parte de ellas ha fallado en su eficiencia y algunas de ellas no se han puesto en marcha, como es el Sistema Nacional Anticorrupción. La realidad es que México se ha convertido en uno de los mayores países consumidores de drogas en el mundo y en paso obligado para el trasiego de drogas.

Es necesario construir un debate sobre la inseguridad en México, sobre sus causas, sus consecuencias y las posibles alternativas de solución.

Los factores más influyentes para el desarrollo y la permanencia de la inseguridad en México han sido las fallas en el sistema educativo del país, en las políticas de seguridad en la operación de las policías, en la desigualdad económica, en el tráfico de drogas y armas, en problemas como la corrupción que ha infectado al gobierno. El desempleo y la desigualdad social, además de un sistema económico rapaz, dan cuenta de que las personas de bajos recursos no tienen empleo por falta de preparación, tampoco alternativa de desarrollo social.

La crisis de violencia e inseguridad se manifiesta en nuestro país en la gran cantidad de robos, secuestros, violaciones, asaltos, saqueos, ataques a poblaciones, desplazamientos forzados, cierre de negocios. Lastima a la sociedad, al crecimiento económico, al poder adquisitivo de las personas. Es parte de un problema actual y puede hacer pensar que la inseguridad no tiene solución. La población ha caído en este pensamiento fatalista.

Alejandro Desfassiaux, en su libro Cómo poner un alto a la inseguridad en México, ofrece una amplia retrospectiva del problema y nos lleva a entender algunas de las causas que nos han llevado a vivir en medio del miedo y a pensar que la inseguridad creciente no tiene solución.

La inseguridad en el país es el mayor desafío que tendrá el nuevo presidente de México, inseguridad y violencia que se ha extendido por todo el territorio nacional. El autor señala, que durante 2017 se registraron 25 mil 339 homicidios, un incremento de 23 por ciento en comparación con 2016, de acuerdo con datos de Semáforo Delictivo, que es un Proyecto Social Ciudadano para la Paz en México.

Plantea que no se puede generar paz sin lo más preciado: la protección de la vida y la seguridad de nuestro patrimonio, y pone entre los ejemplos a China, que tiene una tasa de homicidios de 1.7  por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con lo informado por la Organización Mundial de la Salud, y por tanto, se debe de buscar y aplicar soluciones reales acordes a nuestra situación económica, política, social e incluso geográfica. n