Arnulfo Cerón, ¡justicia!

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Nov 21, 2019

El miércoles fue localizado sin vida el activista y luchador social Arnulfo Cerón Soriano. Su cuerpo fue hallado bajo toneladas de tierra en el paraje El Ahuaje, del tramo carretero Tlapa-Igualita, en el punto conocido como Los Tres Postes, de la colonia Nueva Esperanza, al fondo de una fosa clandestina.

A más de un mes de haber sido desaparecido, fue hallado el cuerpo del defensor de los derechos humanos, quien murió a los 47 años de edad y dejó en la orfandad a cuatro hijos.

Arnulfo Cerón Soriano desapareció hace poco más de un mes, el 11 de octubre, cuando salió de su casa en la colonia Lázaro Cárdenas, a una reunión de Alcohólicos Anónimos en la colonia Caltitlán, como lo hizo en los anteriores 10 años.

Tras su desaparición se hizo una búsqueda y movilización en La Montaña, en Chilpancingo y en la Ciudad de México, para dar a conocer este agravio. Organismos internacionales se manifestaron por la búsqueda y rescate de Cerón Soriano, defensor de los derechos humanos.

Fueron semanas de búsqueda, de movilización de ciudadanos de Tlapa que tomaron el ayuntamiento dada la sospecha o presunción de estar implicadas autoridades municipales en estos hechos inefables.

Pronunciándose contra su desaparición y exigiendo su presentación con vida, se movilizaron familiares, activistas y defensores de derechos humanos, que en una acción de urgencia hicieron bloqueos carreteros y del ayuntamiento de Tlapa, jornadas culturales y marchas, para rescatar con vida a aquel abogado que muy joven emprendió una lucha por la defensa de los derechos humanos en el corazón de La Montaña de Guerrero, al participar desde muy joven en el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

En esta búsqueda también participaron las comisiones Estatal y Nacional de Búsqueda, el Frente Popular de La Montaña y el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

Presuntos implicados en estos hechos, tras ser detenidos, ubicaron ante la autoridad el lugar en que fue sepultado el activista, luchador social y defensor de los derechos humanos Arnulfo Cerón Soriano, quien el miércoles 20 de noviembre fue ubicado por la Fiscalía General del Estado. Defensores de derechos humanos y habitantes de Tlapa exigen justicia.

La búsqueda para rescatarlo con vida fue muy lenta y tortuosa porque no se establecieron los protocolos de actuación y no se dio suficiente celeridad y apremio a la investigación. Hoy organizaciones como el Frente Popular de La Montaña y el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan exigen justicia y mejorar las condiciones de seguridad para los defensores de derechos humanos.

En estos hechos permeó la solidaridad de ciudadanos y activistas, y en un hecho sin precedentes, la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos en México, declaró a Arnulfo Cerón Soriano como un gran defensor de la vida, por lo que apremió a las autoridades para dar con su paradero.

Hoy enfrentamos la triste realidad de su muerte y exigimos que esta pérdida no quede en el olvido; que se haga justicia y no se permita nunca más las desapariciones.

Arnulfo deja un hueco difícil de llenar en la lucha por los derechos del pueblo, ya nunca más se oirá su voz firme contra el abuso de poder.

Para localizar a Arnulfo Cerón se emprendió una búsqueda en seis sitios, y en esa búsqueda las autoridades hallaron 40 restos óseos; falta por concretarse una verdadera investigación del móvil del crimen.

En su búsqueda participaron la Subsecretaría de Derechos Humanos adscrita a la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, la Comisión Nacional de Búsqueda, la Comisión Estatal de Búsqueda y la Fiscalía General del Estado, el Frente Popular de La Montaña y el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

El antropólogo Abel Barrera Hernández, director de Tlachinollan, describió con oportunidad la trayectoria de Arnulfo Cerón Soriano, sus vivencias junto a la marginación, la pobreza y la violencia, aquella trilogía que afecta a gran cantidad de habitantes de La Montaña de Guerrero.

El director de Tlachinollan relata los sacrificios de Arnulfo para sacar adelante a su familia y estudiar la licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma de Guerrero, además de su participación en el movimiento popular y en la defensa de los derechos humanos, sus desencuentros con el alcalde de Tlapa, las amenazas que sufrió por su participación social, sus críticas a la mala distribución del fertilizante, su lucha a favor de los comerciantes establecidos en el centro de Tlapa.

La pregunta que nos hicimos, ¿dónde está Arnulfo?, tuvo respuesta el 20 de noviembre al ser hallado su cuerpo. Fue asesinado un dirigente activista por la presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. La búsqueda tuvo fin, pero comienza otra búsqueda: la de justicia y contra la impunidad. n