La NASA enviará un drone a Saturno en 2026

Escrito por  Jul 30, 2019

Los drones permiten vivir la experiencia de pilotar, pero no solo eso, diferentes investigaciones de alto nivel hacen uso de estos dispositivos para explorar diferentes espacios. Y es que el avance tecnológico continúa trabajando para responder las enigmáticas preguntas sobre nuestros orígenes.

En esta ocasión nos centramos en el próximo proyecto de la NASA. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio acaba de anunciar que en el 2026 enviará una herramienta sofisticada para poder explorar la luna de Saturno.

La próxima misión como parte de la iniciativa New Frontiers de la NASA será 'Dragonfly'. Un ambicioso proyecto con el que buscarán explorar Titán, la luna más grande de Saturno, donde usarán por primera vez un drone, el cual será capaz de trasladarse a una mayor velocidad abarcando distancias más largas.

Para la NASA, la decisión de elegir esta misión, fue porque Titán posee una composición única que lo convierte en un fuerte candidato a albergar vida microbiana. Por lo anterior, el objetivo de la misión se centrará en tratar de descubrir el origen de la vida.

Según primeras investigaciones, este sería el único cuerpo celeste después de nuestro planeta que contaría con ríos, lagos y mares líquidos en superficies firmes, aunque estos contendrían hidrocarburos como metano y etano. El drone será capaz de trasladarse a una mayor velocidad abarcando distancias más largas que le permitan realizar su exploración de manera normal.

En lugar de un rover como los que hay en Marte, el observatorio de la NASA aprovechará la densa atmósfera y la baja gravedad del satélite para enviar un pequeño helicóptero de ocho rotores similar a un dron. La nave volará de un lugar a otro con sus instrumentos científicos para tomar fotos y realizar análisis de los materiales en la superficie de Titán, especialmente de los químicos orgánicos que caracterizan su habitabilidad.

Durante su misión mínima de 2,7 años, Dragonfly explorará diversos entornos, desde dunas orgánicas hasta el suelo de un cráter de impacto donde el agua líquida y los materiales orgánicos complejos, claves para la vida, alguna vez existieron juntos durante miles de años. Sus instrumentos estudiarán hasta dónde pudo progresar la química prebiótica. También investigarán las propiedades atmosféricas y de la superficie de la luna, así como sus depósitos subterráneos de líquidos y océanos. Además, los instrumentos buscarán evidencias químicas de vida pasada o existente.

Dragonfly utilizará los datos recogidos durante 13 años por la misión Cassini para aterrizar en un lugar seguro y tranquilo, pero diverso y científicamente interesante. Primero volará sobre los campos de dunas ecuatoriales de Shangri-La, parecidos a las dunas lineales de Namibia (al sur de África). Explorará esta región en vuelos cortos para acabar realizando vuelos más largos de hasta ocho kilómetros, deteniéndose por el camino para estudiar muestras atractivas. Finalmente explorará el cráter Selk, donde existen pruebas de que hubo agua.

Titán es la segunda luna más grande del sistema solar. En volumen es mayor que Mercurio, pero su masa es un 60% menor. Orbita Saturno a 1400 millones de kilómetros del Sol (10 veces más distancia que la Tierra) y tiene una temperatura superficial de unos -179 ºC. Se cree que es un mundo similar a la Tierra primitiva. Tiene una atmósfera basada en nitrógeno, como la de nuestro planeta, pero con nubes y lluvia de metano. El clima y otros procesos geológicos generaron compuestos orgánicos que, combinados con energía y agua, tal vez dieran lugar a la vida, como ocurrió en la Tierra, o se quedaran a medias.