La Jornada Guerrero - Martes, 26 Diciembre 2017

Acusan al alcalde que les prometió pagarles al inicio de esta semana y no cumplió

Algunos vecinos tiran los desechos en la sede del ayuntamiento, donde se acumula la basura


Atoyac, 26 de diciembre. Trabajadores de la dirección de Saneamiento Básico del ayuntamiento de Atoyac, pararon labores para exigir el pago del aguinaldo.

La acción originó que se acumulara basura en varias calles de la cabecera municipal, porque los camiones no pasaron a recogerla, incluso algunos pobladores optaron por llevar a tirar sus desechos al interior de la Ciudad de los Servicios, sede del ayuntamiento, donde se pudieron ver varios montones de basura acumulada.

Los inconformes pararon labores desde temprano y se plantaron en la entrada del inmueble, para demandar al presidente municipal, Dámaso Pérez Organes, el pago del aguinaldo, mismo que el edil anunció que pagaría al inicio de esta semana.

Entre los paristas estaban choferes de los camiones recolectores, recogedores de basura y barrenderas, todos empleados del ayuntamiento, quienes puntualizaron que el paro de labores era para exigir sólo el pago del aguinaldo, pues estaban al corriente en cuanto a sus quincenas.

Publicado en Sociedad y Justicia
Miércoles, 27 Diciembre 2017 00:05

Emergencia, insolvencia e impunidad

Queda claro que, según el dictamen del Presupuesto de Egresos del gobierno del estado aprobado por el Congreso local, la administración estatal cierra el año en una situación de emergencia y prevé recurrir a un préstamo.

También queda claro que esta crisis la padece desde hace cuatro años y que “se encuentra en riesgo de insolvencia” porque sus ingresos no son suficientes para pagar sus compromisos, y que para este 31 de diciembre la deuda será de mil 986 millones 917 mil 200 pesos.

Lo que no queda claro es qué ha ocurrido respecto al faltante de 23 mil millones de pesos que decía el actual gobierno que había al tomar posesión.

No queda claro si la administración actual y la pasada ya negociaron para dar paso a la impunidad, porque, después de tanto ruido que metieron sobre ese déficit, ya no se ha vuelto a manejar el tema. Pero, eso sí, el gobierno en funciones se encuentra en una situación de emergencia y al borde de la insolvencia.

Habrá que recordar que diputados locales rechazaron el 10 de octubre la cuenta pública 2015, correspondiente al periodo del ex gobernador Rogelio Ortega Martínez, pues la Auditoría General del Estado (AGE) detectó un daño a la hacienda pública por 194 millones de pesos.

Se dijo que rechazar o aprobar la cuenta pública no exime en ningún momento a los funcionarios y ex funcionarios de responsabilidades por el seguimiento y las actuaciones que determine la AGE hasta la conclusión del proceso de fiscalización; no obstante haber transcurrido ya 77 días nada se ha dicho respecto a qué estado guarda el proceso de referencia.

Publicado en Editorial

“No se puede empezar cambiando la fachada, sino la casa”


El presidente de la mesa directiva del Congreso local, Eduardo Cueva Ruiz, advirtió que no basta con cambiar de nombre a Capama, pues si lo que se quiere es recomponer el organismo, se debe aplicar un proyecto de restructuración de sus finanzas.

Dijo que sólo en esas condiciones no volverían a ocurrir situaciones como la de ayer, cuando se suspendió el pago de aguinaldo a los trabajadores.

En entrevista telefónica, el legislador del Partido Verde, quien ha mantenido una actitud crítica hacia la administración del perredista Evodio Velázquez, señaló que antes que cambiar el nombre debe darse una restructuración profunda en términos financieros de la paramunicipal, pues “no se puede empezar cambiando la fachada, sino la casa”.

De nada sirve, dijo, cambiar el nombre si no se mejoran las finanzas internas, si no se sanean. “La idea es que haya agua en los domicilios, que quienes pagan sus recibos también tengan el servicio a tiempo; pero hoy mismo están los trabajadores en paro, y pareciera que no habrá agua precisamente en estos momentos de afluencia vacacional”, expresó.

Publicado en Sociedad y Justicia

Equipara a las víctimas del crimen organizado con las del régimen de su padre

Lo ocurrido en el vado fue “una emboscada de la policía”, le contesta otro usuario de Twitter


El ex diputado local y federal Rubén Figueroa Smutny retó a usuarios de la red social Twitter a debatir qué es peor: los 6 mil asesinatos ocurridos durante el gobierno de Héctor Astudillo por la violencia o los 17 campesinos de Aguas Blancas que mató el gobierno de su padre, Rubén Figueroa Alcocer.

La discusión surgió a raíz de comentarios hechos por usuarios de esa red ante una nota publicada por el portal de noticias La Plaza, en la que se da cuenta de que el aspirante del Partido Nueva Alianza (Panal) a la alcaldía porteña se ufana de que el gobierno de su padre sólo mató a 17.

Aunque la nota en cuestión fue publicada el 6 de diciembre, la discusión ocurrió el 25 de diciembre, cuando al parecer el aspirante leyó la nota y escribió un tuit: “siguen con el tema aguas blancas?? nada nuevo. lo mismo de siempre (se respetó la grafía original)”.

La nota daba cuenta de otra publicación de Figueroa Smutny, en Facebook, donde este se ufana de que en el gobierno de su padre sólo fueron asesinados (por policías estatales) 17 campesinos en la matanza de Aguas Blancas, que en el gobierno de Ángel Aguirre Rivero sólo fueron desaparecidos 43 normalistas (por las policías municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco, con el apoyo de las policías estatal y federal y la omisión del Ejército), mientras que en el gobierno de Astudillo Flores ya son 6 mil asesinados (por delincuentes).

Publicado en Política

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31