La Jornada Guerrero - Lunes, 28 Octubre 2019

De aprobarse la eliminación del fuero sería una determinación histórica porque implicaría poder juzgar al Presidente de la República en funciones y por casos de corrupción consideró el jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, quien destacó es una iniciativa que surgió de su movimiento.

Con ello se podrá terminar con la impunidad de las gestiones en los presidentes, por lo que expresó su total acuerdo a la aprobación de esta reforma que eliminará el fuero.

Por otro lado, también se pronunció por la reducción de las prerrogativas de los partidos políticos porque eso va a implicar un ahorro anual como de dos mil 500 millones de pesos. Actualmente, dijo, es mucho lo que reciben y es una disposición constitucional por lo que pidió dar seguimiento a la votación de los partidos políticos porque algunos han aceptado esta reducción pero solo "de dientes para afuera".

Dijo que se está proponiendo una reducción del 50 por ciento de las prerrogativas que

Actualmente reciben , por lo que confió en que se aprobado porque esos recursos liberados "van a ayudar mucho".

Publicado en Política

Ciudad de México. En los ejercicios de los gastos de 2015 y 2017 se cometieron irregularidades graves y recurrentes por parte del gobierno federal y de los estados, entre otras el ejercicio discrecional del Poder Ejecutivo de 589 mil 545 millones de pesos, se concluye en los proyectos de rechazo a las cuentas públicas de esos años, que votará este martes la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

La comisión convocó para ayer a una sesión en la que se discutirían los dos documentos, pero sólo asistieron 18 de 53 diputados que la integran y la reunión se pospuso para hoy.

Dicha comisión propone, además de no aprobar las dos cuentas de esos años del gobierno de Enrique Peña Nieto, que la Auditoría Superior de la Federación continúe los procedimientos jurídicos de responsabilidades y sancione las faltas administrativas que correspondan.

La comisión incorporó las conclusiones de la ASF, respecto de la recurrencia de irregularidades, discrecionalidad en la toma de decisiones; archivos públicos incompletos o inexistentes; información financiera-contable incorrecta o insuficiente, y vulnerabilidad en las finanzas públicas en la cuenta 2015.

Fallas reiteradas

Así, se identificaron cuatro áreas claves con riesgo y vulnerables a fallas, problemas o debilidades: gasto en infraestructura y obra pública; contrataciones; padrones de beneficiarios y sistemas de evaluación del desempeño. También, que prevaleció la corrupción del manejo de recursos federales por parte de gobiernos de los estados y de municipios, donde se detectó subejercicio de 33 mil 449.1 millones y observaciones con impacto económico de 31 mil 744.7 millones.

De forma reiterada, se presentaron fallas en el cumplimiento del marco regulatorio. Además, no se cumplieron los objetivos de la política de gasto y los programas nacionales y sectoriales tuvieron un impacto marginal en beneficio de la sociedad, indicó.

Respecto de la cuenta pública 2017, la comisión concluyó que, entre las principales irregularidades se encontraron pagos improcedentes o en exceso; falta de evidencia de la recepción de trabajos y desvío de recursos; incumplimiento de metas y objetivos, y sobrecostos de obra.

También, pago de remuneraciones indebidas o injustificadas; falta de documentación justificativa y comprobatoria del gasto; recursos o rendimientos financieros no ejercidos, devengados o no reintegrados a la Tesorería; transferencia inadecuada de recursos a cuentas bancarias, y recursos ejercidos en conceptos que no cumplen con objetivos específicos de cada fondo o programa.

Publicado en Política
Martes, 29 Octubre 2019 00:05

Pataleos innecesarios

No falta razón a los diputados Dimna Guadalupe Salgado Apátiga y Heriberto Huicochea Vázquez cuando afirman que algunos municipios cobran el impuesto predial de manera incorrecta o, peor aun, no lo cobran.

El síndico administrativo del ayuntamiento de Acapulco, Javier Solorio Almazán, ha expuesto que en el municipio hay unos 270 mil contribuyentes, de los cuales unos 109 mil no pagan el impuesto predial desde hace muchos años, con lo que, abundó, la alcaldía deja de obtener unos 100 millones de pesos anuales.

Resulta que los deudores no son solamente habitantes de colonias populares, sino que, expone el síndico, están incluidos dueños de grandes propiedades en fraccionamientos; la franja de la Base Naval al fraccionamiento Pichilingue es una de las zonas –no la única– donde hay más deudores.

Es sabido que el cobro del predial constituye el ingreso más importante del ayuntamiento; es de sorprenderse, por eso mismo, que la autoridad no le dé la importancia debida y que en vez de concentrarse en esta materia se dedique a lamentarse de que no le alcanza para pagar laudos y cuotas al Issspeg, por citar dos ejemplos.

Resulta tan pueril como atbsurdo el argumento del propio síndico en el sentido de que “ha sido difícil cobrar el predial a los vecinos del fraccionamiento Pichilingue, porque las viviendas están en zonas cerradas y además tienen seguridad privada que impide el acceso a los notificadores”.

Pero no sólo en el caso del predial ha equivocado el camino el ayuntamiento; el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), Leonel Galindo González, ha declarado que actores políticos de varios partidos tienen adeudos de hasta 40 meses de consumo de agua potable.

No se ha sabido que el organismo emprenda algo por hacer efectivo el cobro.

Por tanto, se antoja mucho show el que la autoridad declare que, si la alcaldía no alcanza a pagar aguinaldos, saldrá a botear a la calle. Seguramente eso les dará más resultado que aprender a administrar. n

Publicado en Editorial
Martes, 29 Octubre 2019 00:05

Barcelona, Culiacán, Santiago...

¿Alguien piensa en México que es el único país con problemas? Con las viscerales críticas carentes de la menor inteligencia y sentido común que hemos presenciado contra el presidente López Obrador motivadas por el caso Culiacán, pareciera que sí.

España, una de las 19 democracias plenas y consolidadas en el planeta, ni más ni menos, vive una crisis, no sólo de seguridad pública, en Barcelona (y toda la provincia de Cataluña), sino también ya de franca seguridad nacional. Los afanes separatistas de un grupo de insensatos violentos, alentados por un líder (ese sí) mesiánico, loco y torpe, como Carles Puigdemont, ahora prófugo de la justicia española, amenazan con desgajar el pacto federal de aquella nación, y al país mismo. Las consecuencias se ven ya en aquella parte de España y en el país ibérico todo: fuga de capitales, descenso dramático del turismo, miedo por las calles y division fratricida entre los españoles catalanes, por mencionar sólo algunas.

Barcelona lleva ya semanas, literalmente, en llamas. Barricadas de alucinados separatistas mantienen una ciudad (y otros poblados) aterrorizada. Actos vandálicos, incendios, agresiones a los cuerpos del orden, son cosa cotidiana.

¿Y qué opciones tiene el conjunto del Estado español? Paradójicamente, algo muy parecido a la delicadísima disyuntiva con la que se vio el presidente López Obrador el viernes: no utilizar el monopolio exclusivo de la fuerza pública para no matar civiles, sean inocentes o no tanto, lo que, además, le daría más fuerza al patético movimiento separatista catalán al darle mártires en esos potenciales muertos o “presos politicos” a los que sean legítimamente procesados por el sistema de administración y aplicación de justicia por sus actos ilegales.

En estos casos, la máxima de Cicerón “Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras” se ha impuesto en las decisiones de ambos gobiernos de habla hispana; ambos países han sufrido ya en carne propia, y de sobra, conflictos de todo tipo, que han dejado cicatrices y lecciones muy dolorosas. Entonces, aun ante algunas voces belicistas y muy poco reflexivas que exigen el uso de todo el poder de la fuerza del Estado, no encuentran eco. Definitivamente, no hay un estadista en cada ciudadano; de ahí que las dos democracias en cuestión sean representativas, como es la esencia de la inmensa mayoria de estas formas de gobierno.

Conflictos hay en todo el mundo; es más, se dice que la paz no es más que un conflicto siempre en suspenso, una “calma chicha” constante, se podría decir, como la sentencia de Tito Livio: “En tiempos de paz, si bien no se extinguen los odios, cuando menos se dejan en suspenso”, y es ahí donde entran los verdaderos estadistas, a hacer lo que sea posible para mantener a sus pueblos en dicho estado, contrario a remedos de este tipo de líderes, como lo fue Felipe Calderón, y ahí aplica otra frase, esta de John Milton, que dice: “¿Qué puede engendrar la guerra sino una guerra sin fin?” Y es que el viernes, con los tristes hechos de Culiacán, fuimos testigos de los efectos criminales del calderonato en todo su esplendor.

Mención aparte merecen Chile y su ciudad capital, Santiago. En el país andino la situación se ha salido de control, pero ahí sí ya el gobierno ha actuado contra la población civil, con saldo de muertos y heridos. Y es que, en ese caso, las recetas y la doctrina del neoliberalismo se han llevado al límite; baste ejemplificar que no existe el acceso a la educación pública gratuita y el agua –sí, el agua– es un servicio convertido en artículo suntuoso en manos privadas; el neoliberalismo en América Latina se cae a pedazos, no sin la valiosa contribución y el ejemplo de Mexico y su revolución pacífica lopezobradorista hecha ya gobierno.

Ya las horas y los días están pasando; el calor de lo acontecido enfría las exaltadas mentes, se va asentando el sedimento en las aguas embravecidas, y el presidente Andrés Manuel empieza a ser visto no sólo como el estadista que es, sino incluso como el héroe que fue el viernes pasado; innegable es que salvó incontables vidas, de militares y civiles, de hombres, mujeres y niños inocentes. Andrés Manuel López Obrador es un hombre que antepuso todo, incluida su tan trabajada y merecida popularidad, en aras del mal menor, haciendo honor, al menos en parte, a otra cita literaria, esta del escritor y filósofo decimonónico estadunidense Ralph Waldo Emerson, respecto, precisamente al heroísmo humano: “el heroísmo siente y no razona nunca; por eso siempre está en lo justo". El Presidente hizo lo justo –por tanto y sin duda ninguna, lo correcto– respecto a los acontecimientos recientes en Sinaloa. n

Publicado en Artículo

Archivo

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31