La Jornada Guerrero - Martes, 12 Noviembre 2019

Se determinó no repetir la votación; fue un proceso limpio, dice


El Senado de la República determinó no repetir la votación para elegir al presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por lo que Rosario Piedra Ibarra rindió protesta como nueva titular del organismo.

En la sesión de Pleno de este martes, la Mesa Directiva recibió cuatro mociones de reposición del proceso de elección presentadas por la bancada del PAN, el senador independiente Emilio Álvarez Icaza, el coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Monreal y el legislador panista Julen Rementería.

El senador Félix Salgado Macedonio, de la fracción parlamentaria de Morena, fue el primero en oponerse.

De entrada, señaló que no existen pruebas de fraude en la elección, como acusaron los senadores del PAN.

Por ello, sostuvo que no había motivos para “reponer un proceso que fue limpio, transparente”.

“Ni otra terna ni otra votación, está claro quién es la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos: Rosario Piedra Ibarra”, sentenció el legislador guerrerense.

Incluso afirmó que el rechazo de los panistas era “por miedo” a la honestidad de Piedra Ibarra. 

“Se les van a acabar sus fechorías, la CNDH era fachada de sus gobiernos, cómplices, calladitos, no decían nada. Ahora sienten que con Rosario las cosan van a ser diferentes, que en sus estados ya no van a cometer fechorías con sus gobernadores, eso deben reconocerlo”, sentenció.

En una segunda intervención, Salgado Macedonio insistió que el proceso para elegir a Piedra Ibarra como titular de la CNDH fue “legal y legítimo”. 

Afirmó que la oposición del PAN fue por mero “capricho” y por ello reiteró su rechazo a reponer el procedimiento y la votación.

Advirtió que ceder ante los caprichos del PAN “sería como reconocer” que hubo fraude al momento de votar y contar los votos, algo que no ocurrió.

“Aquí no hay ninguna duda (…). Yo voy a defender este proceso limpio, porque además estoy defendiendo la dignidad de este Senado. Aquí no hay marranos, aquí no hay puercos y cuando los puercos chillan es señal de que estamos avanzando. No hay vuelta atrás, vamos con la dignidad de este Senado y con la dignidad de la presidenta electa de la CNDH, Rosario Piedra”, sentenció en Tribuna.

Luego de varias horas de discusión, el Senado rechazó la moción para reponer el proceso, por lo que Piedra Ibarra fue ratificada como nueva presidente de la CNDH.

Publicado en Política
Martes, 12 Noviembre 2019 23:56

Violencia e ilegalidad

Mucho tienen que explicar las autoridades respecto a lo que ocurre en Xaltianguis, que el lunes y el martes volvió a convulsionarse.

La versión difundida por los medios de comunicación coincide en que un enfrentamiento ocurrido entre dos grupos de policías comunitarias derivó en bloqueos y quema de unidades automotrices.

En contraposición, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca, se refirió como origen de lo sucedido a un supuesto enfrentamiento, “el cual no se pudo confirmar; de hecho, lo podemos descartar”.

“La situación actual es que no hay muertos, no hay lesionados, sólo hay manifestaciones por parte de algunos pobladores que solicitan la liberación de los detenidos que tuvimos ayer; todo sea de acuerdo a la legalidad, y en ese sentido, no tenemos bloqueos tampoco”, argumentó.

Si, como dice Portillo, no hubo enfrentamiento, ni bloqueos, ¿cómo es que hubo detenidos? ¿Qué hacían? ¿Por qué los detuvieron?

Luego cae en contradicción al expresar que los hechos violentos –¡por fin!, ¿hubo o no hechos violentos?– se deben al enfrentamiento –¿sí hubo, entonces, enfrentamiento?– de dos grupos, “que se hacen llamar policías comunitarios de Xaltianguis y de la Upoeg”.

El funcionario habla, asimismo, de legalidad, cuando la Policía Estatal, la Guardia Nacional, la Policía Federal, la Policía Investigadora Ministerial y la Policía Municipal se coordinan con la autollamada policía comunitaria o Sistema de Seguridad de Xaltianguis, para resguardar a la población, no obstante que el mismo gobierno del estado lo ha declarado ilegal, al igual que a la Upoeg.

El 7 de mayo pasado, unos 300 integrantes del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero –también declarado ilegal– irrumpieron en Xaltianguis, atacaron la comandancia de la Upoeg, mataron policías de esta organización, dejaron cuatro heridos y quemaron una camioneta.

La violencia en Xaltianguis, no obstante, persiste propiciada por organizaciones ilegales a cuyo combate ha renunciado el gobierno, que en cambio ha optado por tolerarlas y llegado incluso a negociar con ellas, como cuando el Frente Unido tomó Petatlán hace meses.

¿Dónde está la legalidad de la que se jactan los funcionarios? n

Publicado en Editorial

Archivo

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29