La Jornada Guerrero - Jueves, 14 Noviembre 2019

“Es un acto humanitario”, argumenta el senador de Morena


Ciudad de México, 14 de noviembre. El senador Félix Salgado Macedonio respaldó la decisión del gobierno federal de dar asilo político al presidente de Bolivia, Evo Morales. Desde su escaño, el legislador de Morena subrayó que el asilo “es un acto humanitario” y respaldó la apertura del Estado Mexicano para dar cobijo a quienes son perseguidos políticamente.

“Evo Morales es bienvenido a nuestro país, a México, porque es un gran patriota, un gran gobernante que le dio crecimiento económico a su país”, sentenció.

En la sesión de Pleno de este jueves, la fracción parlamentaria de Morena presentó un posicionamiento respecto a los acontecimientos ocurridos en Bolivia.

La bancada condenó “de la manera más enérgica” la amenaza militar que obligó al presidente Evo Morales a renunciar a su cargo con el propósito de evitar una guerra civil y el derramamiento de sangre.

Los senadores de Morena hicieron votos para que, a través del diálogo y de manera pacífica, se produzca la pronta restauración del orden constitucional y la democracia en Bolivia.

El grupo parlamentario mayoritario también manifestó su firme respaldo a la decisión del gobierno mexicano de otorgar asilo político al ex presidente Morales.

Señalaron que esa decisión “honra la tradición de nuestro país de brindar refugio a quienes, por motivos políticos, ven amenazados en su país de origen su vida y su integridad personal”.

Ejemplo de ello, señalaron los casos de José Martí, Víctor Raúl Haya de la Torre, Rigoberta Menchú, León Trotsky y Héctor Cámpora, quienes recibieron asilo político en México.

Condena agresiones del PAN

Durante la sesión de Pleno, el morenista Félix Salgado Macedonio condenó las agresiones de los senadores del PAN en la sesión del martes, durante la toma de protesta de Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“Hay un dicho muy popular que dice que cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde (…). Los compañeros del PAN han asumido una actitud muy beligerante, yo creo que debemos de respetarnos, de apoyarnos y de ser solidarios entre nosotros mismos, no golpearnos, no pelearnos”, expresó desde su escaño.

Particularmente condenó los empellones que recibió la presidente de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, en un intento de los panistas para evitar la toma de protesta de Piedra Ibarra. “Somos senadores de la República, no somos vándalos”, les recordó Salgado Macedonio.

Por ello, el legislador guerrerense hizo un llamado a los senadores de oposición a comportarse “de manera institucional”.

Publicado en Política
Jueves, 14 Noviembre 2019 23:27

La verdad sobre la subcontratación

El martes 29 de octubre de 2019 presenté en el pleno del Senado la iniciativa de reforma a las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social en materia de subcontratación (en inglés outsourcing). De inmediato los empresarios outsourceros, la Coparmex, el Consejo Coordinador Empresarial y otras organizaciones de los dueños de estas formas de acumulación de capital, así como los personeros políticos a su servicio y los columnistas corrompidos y controlados por aquéllos, desataron una jauría de ataques y persecución contra esta iniciativa y contra mí en lo personal sin conocer el contenido de la propuesta y sus alcances, pero con una obstinación y ferocidad que muestran la falta de sensibilidad en este tema, además de la ambición y avaricia que se esconden detrás de esa campaña sucia y perversa, de la cual tenemos evidencias.

Y no podía ser de otra manera, pues esos sujetos han abusado de ese sistema de subcontratación ilegal y no quieren perder su comodidad y estado de confort, por medio del cual han acumulado fortunas enormes, violando los derechos de los trabajadores, incumpliendo con las instituciones de seguridad social (IMSS, Infonavit, Afore) y desde luego engañando y evadiendo al fisco en montos que rebasan actualmente más de 500 mil millones de pesos.

De ahí que su reacción fue irracional y violenta cuando anuncié en mi intervención ante el pleno del Senado que la transformación profunda que México exige y requiere nos obliga a analizar aquellos aspectos nocivos que han dañado al país durante los anteriores 20 o 30 años y que hoy tenemos la oportunidad histórica de dejar en el pasado, corrigiéndolos y cambiándolos en busca de mejor futuro y mejor justicia, y es cuando se arma todo este escándalo.

Durante los tres sexenios pasados se propagó un fenómeno de subcontratación, conocido con los anglicismos de outsourcing e insourcing, que generó el crecimiento desmesurado de grupos de delincuentes que, solapados por el poder público y en muchas ocasiones en complicidad con éste, consolidó la afectación de los derechos de los trabajadores, de la hacienda pública y de la economía nacional.

Cientos de empresas (se calculan alrededor de 400 con casi 8 millones de trabajadores) cayeron en la tentación de simular operaciones mediante las cuales hicieron migrar a sus trabajadores hacia supuestas prestadoras de servicios que los recibían para inmediatamente después ofrecerles, supuestamente, el servicio de manejo de personal y nóminas. En México se desdibujó la subcontratación en tanto que dejó de ser un esquema racional en el que estrictamente una empresa dotara a otra de personal técnico especializado y por tiempo y obra determinado.

En nuestro país durante los años recientes se han creado esquemas en los que los llamados outsourceros, que no cabe duda que son organizaciones en algunos casos de tendencias delincuenciales o criminales, absorben a la totalidad de los trabajadores de una empresa promotora y cómplice que les es ajena y con ello impactan el derecho de los trabajadores al reparto de utilidades (PTU), disminuyen o nulifican el pago adecuado de sus obligaciones a las cuotas de las instituciones de seguridad y además expiden facturas falsas por esos actos simulados, en detrimento del fisco federal.

En buen número de los casos dentro de este negocio ilícito, los outsourceros se identifican con los factureros, configurando una red que ha ocasionado multimillonarias pérdidas al país. Estas prácticas no tienen por objeto el recto o sano desarrollo de una empresa, son simplemente hechos de corrupción disfrazados de supuesta legalidad. Muchos de esos empresarios pretenden que se haga la distinción de lo que llaman el outsourcing bueno del malo o el positivo del negativo.

Pero lo que no están dispuestos a reconocer y menos a cambiar es el outsourcing legal del ilegal. Las consecuencias de esta problemática son por mucho negativas, porque las personas trabajadoras, al dejar de ser formalmente parte de la planta laboral de la empresa que genera las utilidades, se vuelven víctimas del delito que cometen tanto el que los hizo migrar a otra estructura legal como aquellos que los recibieron como parte de su nueva nómina, que son precisamente las estructuras ilegales del outsourcing, que no reportan utilidades y los engañan escondiendo los verdaderos resultados.

En consecuencia y a manera de resumen, se pueden destacar tres hechos fundamentales que sostienen y fundamentan esta iniciativa de reforma a las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social que he presentado: primero, a pesar de lo que muchos desearían, no se prohíbe el outsourcing o subcontratación. Se propone regular esa modalidad de manera más estricta, sobre nuevas bases y reglas, así como la restitución de lo que han evadido o saqueado para que esos delitos no sean judicializados penalmente. Segundo, se otorga en esta nueva ley un periodo de 12 meses para autorregularse y corregirse de todas las prácticas negativas y omisiones. Tercero, la nueva iniciativa dispone que las secretarías de Economía y Trabajo y Previsión Social expidan las normas para poner en marcha el sistema de gestión de las empresas legales de subcontratación y puedan crear el Registro Nacional de Empresas, con lo cual podrán certificarse y registrarse para erradicar el outsourcing e insourcing ilícitos, los cuales en el segundo son los propietarios de la misma empresa matriz u original, pero que hacen la función de outsourceros para los mismos fines ilegales.

Eliminar el cáncer del outsourcing o subcontratación que actúa fuera de la ley, que tanto daño le ha hecho a México, es una forma de atacar la corrupción y reivindicar los derechos de los trabajadores, la seguridad social y la agenda pública.

Finalmente, es importante dejar muy en claro que esta reforma a la ley no impide ni obstaculiza la ratificación del nuevo Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, como errónea y perversamente lo han dicho los outsourceros y sus voceros, sino por el contrario, nos acerca más a la firma de este importante acuerdo comercial, porque eso es precisamente, y me consta, una de las exigencias o demandas que los congresistas y líderes sindicales de los vecinos países del norte han expresado reiteradamente. Yo lo he discutido con ellos en sus diversas visitas a nuestro país, en Washington, en Canadá y en todos los foros en los que he participado. En ese sentido han hecho trascendentes declaraciones de apoyo y solidaridad en favor de esta iniciativa los líderes políticos y sindicales de esas naciones. n

Publicado en Artículo
Jueves, 14 Noviembre 2019 23:26

Periodismo muerto

Periodismo muerto es el título del libro de Bernardo Díaz Nosty, en el que analiza la situación actual de la prensa frente a los fenómenos de violencia y da una cifra contundente de que más de mil periodistas fueron asesinados en América Latina entre 1970 y 2015, el escenario más peligroso del mundo para el ejercicio profesional, incluso en países sin guerra oficialmente aceptadas.

Desde las dictaduras hasta el narcopoder, desde México y el Caribe hasta el Cono Sur, ningún otro libro entrega una radiografía tan profunda sobre este problema; un mal ya endémico que exige solución urgente. De no resolverse, las sociedades latinoamericanas (junto con la libertad de prensa) perderán todos los derechos por los que han luchado.

Con una bibliografía exhaustiva y un análisis tan riguroso como aterrador, Bernardo Díaz Norty nos muestra cómo la crisis de justicia produce impunidad y perpetúa la ley del terror.

Indica que el homicidio es la  manera de censura más extrema, pero “antes de llegar al asesinato suele producirse el acoso sobre el periodista y sus familiares, las agresiones físicas, la estigmatización, las extorsiones… Todo ello conduce a la quiebra de la independencia profesional, a la renuncia de la actividad periodística, al exilio, cuando no a la claudicación y a la entrega a las condiciones que establece el enemigo.”

Allí donde existen la violencia, el silencio cómplice y los intereses corrompidos, encontramos el periodismo muerto.

El texto da cuenta de un excelente trabajo en el que el lector transita del interés a la inquietud, hasta llegar a la indignación; un trabajo en el que se relatan hechos reales de una manera implacable; un estudio que analiza caso a caso la numeralia de la violencia contra los periodistas, hasta el dato doloroso de que fueron mil 56 profesionales de la información asesinados en América Latina entre 1970 y 2015.

La pregunta obligada es: ¿quién es el enemigo de los periodistas? La represión, la impunidad, las dictaduras, el terrorismo de Estado y la acción criminal de narcotraficantes y grupos de poder.

El periodismo es una profesión de alto riesgo y de ejercicio inviable y heroico; el acoso a los periodistas es cosa de todos los días, con lo que se plantea una impunidad y una libertad usurpada.

Las agresiones van desde las amenazas y los hostigamientos a los asesinatos. Como ejemplo, la guerra psicológica a Lydia Cacho, periodista multipremiada y reconocida en el mundo. En sus testimonios dijo: “el miedo se coló en mis sueños… primero entregaría mis manos a mi pareja, luego mi cabeza a mi padre”.

Hay otros periodistas que van de la mano del poder, por decisión propia, por precaución o por presión editorial; hay quienes se resisten y muchas veces pagan con su vida por no corromperse.

Es muy difícil practicar la libertad de prensa, es un acto heroico, suicida; los comunicadores en muchos casos sufren la precariedad laboral, la amenaza del Estado y de poderes fácticos.

Periodismo muerto señala la vulnerabilidad de los periodistas, víctimas de la precariedad laboral, de los peligros sobre la integridad física; las agresiones van desde las amenazas y las desapariciones forzadas a la muerte.

El epicentro de la crisis no está en Oriente Medio; está en México y en Latinoamérica.

El origen del mal está en la impunidad, en la violencia exacerbada en guerras internas e intestinas, como la guerra sucia del Estado mexicano contra los movimientos armados en la sierra de Guerrero y otros puntos del país, en momentos en que el periodismo fue sometido a los designios del poder, hasta llegar a  la guerra contra el narco, aquella que declaró Felipe Calderón al comienzo de su sexenio en la búsqueda de legitimarse. La amenaza se acompaña de la impunidad, de la ley del silencio, del aumento de la violencia, de una expansión violenta y criminal, de ingobernabilidad y de Estados fallidos.

“El asesinato de periodistas constituye la más grave violación del derecho a la libertad de expresión”: OEA. n

Publicado en Artículo
Jueves, 14 Noviembre 2019 23:25

Xaltianguis, víctima de la omisión

El enfrentamiento entre autodefensas ocurrido esta semana en Xaltianguis no ha hecho más que reflejar el vacío de autoridad en esa comunidad, que ha estado en poder de grupos civiles armados, en tanto la población ha quedado en medio, como el jamón del sandwich, y ha pagado las consecuencias de la omisión gubernamental.

El informe de la Fiscalía General del Estado (FGE) en cuanto al decomiso de nueve chalecos tácticos, dos chalecos antibala, 17 radios de comunicación, 24 teléfonos celulares, cartuchos útiles, 37 armas de fuego, entre largas y cortas de uso exclusivo del Ejército, dos cubos metálicos de aproximadamente un metro para fabricar bombas caseras, un dron, dos computadoras y 15 vehículos, dibuja de cuerpo entero la capacidad de organización y el poder de fuego del autollamado Sistema de Seguridad Xaltianguis (SSX).

¿Todo ese armamento era para resguardar a la población? ¡Quién sabe! Lo que sí se sabe es que tiene su origen en la permisividad, si no complicidad, de la autoridad, que permitió la instalación de la autodefensa y su funcionamiento, en rivalidad con la Upoeg, a la que finalmente expulsó para sentar sus reales.

SSX y Upoeg han disputado el derecho de proteger a la población, con saldo de enfrentamientos con muertos y la expulsión de medio centenar de familias con la condescendencia de quienes tienen la responsabilidad legal de guardar el orden.

Este miércoles, los desplazados atribuyeron lo ocurrido en Xaltianguis “a la omisión de los tres niveles de gobierno”.

Aseguraron que en los últimos seis meses interpusieron 25 denuncias en la FGE. Nunca hizo nada la Fiscalía.

Acusaron a la Presidencia Municipal de mantenerse al margen de la situación de inseguridad, a pesar de las constantes peticiones de ayuda que le hicieron; igual se quejaron de la Comisión de los Derechos Humanos del estado.

Finalmente, es de suponerse que con el operativo policiaco-militar efectuado este miércoles se ha rescatado a Xaltianguis y restablecido el orden y la seguridad.

SSX fue expulsado momentáneamente de la comunidad y se ha establecido vigilancia oficial a cargo de más de un centenar de agentes; habrá que esperar qué sigue. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Enero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31