La Jornada Guerrero - Martes, 03 Diciembre 2019

Si EU detiene el tráfico de armamento habrá menos violencia, señala Salazar Adame

En las zonas militares 35 y 27 fueron destrozadas un total de 895 armas, tanto largas como cortas


Chilpancingo, 3 de diciembre. El Ejército destruyó 895 armas de fuego, que fueron usadas por la delincuencia organizada.

La mañana de este martes, en las instalaciones de la 35 Zona Militar se destruyeron armas largas, cortas, y demás material bélico para evitar que sean usados en acciones que vulneren la seguridad de los guerrerenses.

Alfredo Montiel, del 59 Batallón de Infantería, manifestó que acciones como el decomiso de armas a través de campañas educativas de disminución del uso de las armas, que efectúa la SEG e intensas campañas de donación, subsidiada con recursos de los gobiernos estatal y municipales, llevan a la promoción de vivir en un ambiente alejado de la violencia y en el que prevalezca la paz, la tranquilidad y el respeto a la vida y poder convivir en una sociedad sin armas.

“Las armas de fuego son la principal herramienta que utiliza la delincuencia para llevar a cabo sus actividades ilícitas, las acciones y aspiraciones antes mencionadas tienen una significativa aportación a la seguridad de los guerrerenses y tienen un mérito adicional, al llevarse de manera conjunta y coordinada con la sociedad, los tres órdenes de gobierno, quienes convencidos de que para vivir en armonía y en un ambiente de tranquilidad, se deben alcanzar mejores niveles de paz y tranquilidad”.

Este día, se destruyeron 295 armas de fuego, por parte de la 35 zona militar y 600 armas de fuego por la 27 zona militar; “en total 895 armas de fuego, que en su momento fueron clasificadas como objeto de delito”.

La destrucción, dijo, es para evitar su empleo en actos que vulneren la seguridad de los guerrerenses.

Llamó a redoblar esfuerzos, para establecer un frente común integrado por los tres niveles de gobierno y la sociedad para frenar y erradicar la violencia en Guerrero.

Petición al gobierno de Estados Unidos

El secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, consideró que si el gobierno de Estados Unidos detiene el tráfico de armas, contribuiría a que haya menos violencia.

En su mensaje durante la ceremonia de destrucción de armas, efectuado en la 35 Zona Militar, Salazar Adame respaldó el llamado del gobierno federal al gobierno de Donald Trump para que frene el tráfico de armas.

El responsable de la política interna de Guerrero, coincidió en que llamar terrorismo a quienes integran grupos delictivos en México, es un grave error, pues implica que un gobierno extranjero “pueda venir a hacer operativos dentro de nuestro país, lo cual violaría nuestra Soberanía”.

Salazar Adame consideró que los grupos de la delincuencia organizada, no son asuntos menores, por eso aseguró que todos los mexicanos estarán unidos para apoyar al gobierno federal.

“Si aceptamos que los grupos delincuenciales son terroristas, entonces los Estados Unidos podrían usar sus protocolos para actuar dentro de nuestro territorio y eso sería invasivo y violatorio y sería un asunto muy delicado, por eso apoyamos con firmeza al gobierno de México en esta declaración porque no podemos permitir que ningún gobierno extranjero venga a nuestro país bajo el supuesto de que aquí hay grupos terroristas”, manifestó.

En su mensaje, Salazar Adame consideró que si el gobierno de Estados Unidos busca la paz como en México, debe y puede contribuir mucho a la paz, evitando el tráfico de armamento.

“Nos responsabilizan de la droga que se consume en aquel país, nos responsabilizan de los grupos delictivos que, según ellos, afectan al suyo pero nosotros los mexicanos, una y otra vez hemos pedido que el gobierno de Estados Unidos impida el tráfico de armas, que detenga el tráfico de armas, que se esfuerce porque no haya más armas que lleguen al territorio mexicano y que lamentablemente llegan a manos de grupos delincuenciales. Si esto lo hace el gobierno de los Estados Unidos, va a ayudar de manera muy significativa para que haya menos violencia y menos violencia en estados como el nuestro”.

Publicado en Sociedad y Justicia

Hay que ser optimistas en el futuro, afirma el politólogo italiano


El politólogo italiano Leonardo Morlino expresó que no ve al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, como un líder autoritario, y planteó ser optimistas en el futuro, pero recalcó que se deben cumplir las promesas de campaña.

Consideró su llegada al poder, en representación de la izquierda, como una evolución natural deseada.

Pidió no ser pesimista en relación con el futuro de México y su democracia.

Entrevistado al concluir la conferencia magistral impartida en el Instituto de Estudios Políticos Avanzados de la Universidad Autónoma de Guerrero, Leonardo Morlino explicó que “dejé de estudiar en México desde hace algunos años, mi última investigación fue en 2012”.

Reflexionó que “hay ahora un nuevo presidente desde hace algunos meses, la responsabilidad de este presidente es llevar el cambio, eso lo vamos a ver en el futuro inmediato, si el presidente va a dar un cambio en un sentido, en una dirección inmediata”.

El experto en ciencias políticas descartó anticipar la posibilidad de un cambio en México.

Sin embargo, expresó que “vamos a ver, ¿por qué no?”.

Mencionó que “no veo al actual presidente de México como un líder autoritario, no lo veo, no lo creo, pero existe la posibilidad del autoritarismo también en el pasado de nosotros, como ha sido en el pasado de los italianos”.

Leonardo Morlino enfatizó que no considera en México un escenario como el de Venezuela.

Señaló que “en Venezuela hay militares, hay mucha diferencia”; y recalcó que “¿Por qué no ser más optimistas con México, por qué ser así pesimista? No creo”.

En referencia a la victoria electoral de López Obrador el primero de julio de 2018, manifestó que “es un fenómeno natural la democracia de izquierda, es una evolución, un desarrollo esperado, el problema, lo que todos ustedes saben, si después de las promesas habrá las realizaciones, vamos a ver, esperemos”.

Hay un régimen híbrido, entre democracia y autoritarismo

Leonardo Morlino, catedrático emérito de la Universidad LUISS en Roma, dijo este martes en la clausura de las actividades de la séptima escuela electoral, que si México no tiene una democracia completa, sí un gobierno de izquierda que está por definirla en los siguientes años.

Refirió que su última investigación del sistema de este país, data del año 2012,  y que con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, se abre el futuro inmediato para estudiar si habrá una nueva dirección democrática.

Explicó que en la democracia hay elecciones libres, competitivas y regulares, “la titularidad del poder le sigue perteneciendo al pueblo, su ejercicio se lo delega a los representantes seleccionados mediante elecciones, por eso la democracia actual es, por definición, representativa”.

Disertó que en el autoritarismo se impone la voluntad de quien ejerce el poder sin que haya consensos o participación social, lo que reduce la libertad y autonomía, afectando así los derechos humanos.

Indicó que entre la democracia y el régimen autoritario existe, en medio de ellos, un régimen híbrido, que surgió a partir de las décadas de los 70, 80 y 90, dando paso a la democratización de México y varias naciones.

“Estos países no tienen todos los requisitos autoritarios y sólo cumplen con algunos del concepto de democracia”.

Publicado en Política

Por coordinación entre el gobernador y la Federación bajaron índices delictivos, afirma

Reconoce fallas en el programa Jóvenes Construyendo un Futuro; hubo bajas de tutores, dice


Chilpancingo, 3 de diciembre. El delegado del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, dio a conocer que gracias a la colaboración que existe entre la Federación y el gobierno del estado, por medio de las mesas de seguridad, se logró bajar los índices delictivos, pero también se está evaluando a los alcaldes, incluso a los que “ni siquiera asisten a las mesas de seguridad”.

Esto por las declaraciones hechas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, a reporteros en torno a la advertencia de que estaría revisando la actuación de gobernadores y alcaldes en las mesas de seguridad.

En entrevista, Sandoval Ballesteros dijo que la Federación está solicitando reportes de los gobernadores y presidentes municipales que asisten a las mesas de coordinación, de manera periódica.

Explicó que en el caso de Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores asiste de manera periódica y, derivado de esto, se hace un buen trabajo de colaboración con la Federación.

Pero, señaló que el problema que hay es en el caso de los presidentes municipales, donde se realizará “el balance que se va a presentar al presidente López Obrador”, esto porque existen presidentes que a veces van y a veces no, pero también hay quienes, sin revelar nombres, no han asistido a una sola sesión.

Aseveró que el tema de seguridad “es delicado y queremos que funcione la seguridad en Guerrero, hay regiones que tienen problemas importantes como Tierra Caliente, donde se ha complicado la asistencia de alcaldes a las reuniones; en las otras regiones tenemos diversas mediciones de asistencia, lo que queremos es que funcione mejor el mecanismo, en Guerrero está funcionando la coordinación, han bajado los índices delictivos aun cuando no es lo que aspiramos, aspiramos a que no haya una incidencia delictiva alta, ha bajado pero tenemos que seguir avanzando”.

Consultado sobre el trabajo que se realiza en Guerrero por el gobierno federal, el delegado federal dio a conocer que a lo largo de este año se benefició a más de un millón 249 personas con programas sociales.

“Estamos muy por arriba del promedio nacional; en Guerrero 800 mil hogares y tenemos más de un beneficio por hogar, los programas sociales se han acentuado en donde tenemos problemas de inseguridad, de pobreza, de marginación, estamos por encima del promedio de otros estados, queremos que se aumente el número de beneficiarios, el próximo año iniciará el programa Sembrando Vida para garantizar los pagos en los próximos seis años”, declaró.

Por otro lado, el funcionario federal indicó que en el caso del programa de Jóvenes Construyendo un Futuro, ha tenido diversas denuncias por irregularidades, por lo que se ha hecho una revisión y se logró detectar algunas fallas, lo que dio lugar a la baja de decenas de tutores.

Incluso dijo que algunos municipios fueron sacados del programa, dado que no cumplen con la capacitación, “por ejemplo los ponen a hacer limpieza y queremos que aprendan contabilidad, planeación, no que sean fuerza de tarea de los ayuntamientos, ese no es el objetivo del programa”.

Agregó que “en otros de plano están pidiendo dinero a los jóvenes y por eso estamos presentando denuncias ante la Fiscalía para que se determine las sanciones, le pedimos a los jóvenes que denuncien irregularidades, no vamos a solapar la corrupción, les garantizamos que no van a tener problemas, vamos a sancionar a los corruptos”.

Para finalizar, afirmó que el programa de Adultos Mayores y Personas con Discapacidad se está pagando, pero “no se utilizan las tarjetas que se entregaron al inicio, no hay cajeros suficientes para pagar el número de pensiones”.

Publicado en Política
Miércoles, 04 Diciembre 2019 00:01

Zona de confort

A juzgar por la advertencia que lanzó ayer a los presidentes municipales el delegado del gobierno federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, en el sentido de que ellos también –no sólo los gobernadores– serán clasificados en una lista pública según su nivel de participación en las labores de coordinación interinstitucional contra la violencia delictiva, puede concluirse que los ediles no sólo administrarán sus municipios acotados en materia presupuestal, como de por sí lo han hecho este año, sino también recortados en lo que hace a su zona de confort.

Considerada la peligrosidad –por su capacidad financiera y su poder de fuego– de los criminales de los tiempos que corren, para los alcaldes ha resultado muy cómoda la delimitación de sus jurisdicciones en materia de seguridad pública. Ante cualquier delito con visos de crimen organizado, muchos de ellos desmarcaron a su gobierno con el argumento de que eso es de competencia federal.

Y así navegaron todo su periodo con esa bandera, mientras la criminalidad crecía a su alrededor. Es entendible, pero no justificable: México todo ha visto caer bajo las balas asesinas del crimen organizado a decenas de sus presidentes municipales, muchos de ellos porque no quisieron ceder a las exigencias de sus extorsionadores.

Muchos policías municipales han muerto también porque, siendo vecinos de barriada de los sicarios, éstos los conocían muy bien, así como a sus hijos y demás parientes, y eso los hizo presa fácil para los asesinos.

Por lo que anunció el delegado, los tiempos de ese confort se aproximan a su fin, pues los alcaldes que no participen en la coordinación de seguridad serán exhibidos en una especie de relación de “quién es quien en materia de lucha contra el delito”. Y eso afectará su imagen, sobre todo si pretenden reelegirse en el cargo, ahora que ya se puede.

Es saludable que los ciudadanos sepan cuánto se comprometen y cuánto se meten sus presidentes municipales en la tarea de resolver los problemas que en verdad les aquejan.

Hasta ahora sólo han sido destinatarios de apremios más o menos suaves de presidentes de la República, secretarios de Gobernación, gobernadores y legisladores. Pero nunca se les ha exhibido.

Los puestos de representación popular no están para gozar en ellos lo que podría denominarse las mieles del poder. Son para trabajar con intensidad en resolver los problemas que aquejan a la gente. Los munícipes no son responsables de combatir el crimen organizado, es verdad, pero sí de prevenir esos y otros delitos, y de hacerlo de manera coordinada con los otros niveles de gobierno.

Hasta ahí, todo bien. El único problema es: ¿también exhibirán a los alcaldes de Morena que cometan esa falta? En el caso de los gobernadores, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya dijo que sí. El delegado también lo aseguró para el caso de los ediles. Pero muchos pagan por ver.

Mención aparte merece lo que las declaraciones de Sandoval Ballesteros dejan traslucir, pues dijo que la coordinación entre Federación y gobierno del estado ha permitido abatir los índices de criminalidad, lo cual parece indicar que entre el mandatario estatal y el funcionario federal ha quedado superado el encontronazo que tuvieron ante el Presidente cuando las huestes del delegado, por iniciativa propia o por orden suya, abuchearon al Ejecutivo guerrerense en Tlapa. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29