La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 14 Agosto 2019

Corresponde a Alfonso Durazo regular a las comunitarias, dice


La senadora por Morena, Nestora Salgado García, consideró que la prioridad en Guerrero es otorgar seguridad y hacer respetar los derechos humanos, y que corresponde al secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, regular a las policías comunitarias.

Al participar este miércoles en la sesión del Grupo ACA, expuso que el sistema de seguridad y justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de la Policía Comunitaria (CRAC-PC), surgió por la ausencia del Estado de Derecho en la entidad, pero que ante la infiltración de grupos criminales “ahora es necesaria la depuración, que se respeten las asambleas para que la corporación sea del pueblo, deben también sentarse a dialogar con las autoridades para acordar cómo trabajar por el objetivo más importante que garantizar el respeto a la vida, tanto la Guardia Nacional como la policía comunitaria, pero eso le corresponde a Alfonso Durazo”.

La ex comandante de la Coordinadora en Olinalá, indicó que cuando estuvo dentro de la PC respondió a todo, pero ahora no podría informar de lo que realmente pasa al interior, “yo cuando no veo las cosas no meto las manos al fuego por alguien, hasta la cabeza al fuego metía por mis compañeros, sabía que no había corrupción”.

Dijo que no es nada nuevo que las armas que los comunitarios utilizan llegan desde “Estados Unidos, Alemania, España y otros países”.

Salgado García expresó que para defender los derechos humanos no se necesitan tantos estudios, sino conocer el sufrimiento y la pobreza, y conmoverse del dolor de los demás, porque en todas las regiones hay problemáticas diferentes, “yo misma viví la violación de mis derechos, me fabricaron delitos y no me pudieron comprobar nada por eso estoy libre”.

Criticó el sistema de salud estatal, “no hay acceso a la atención básica, los mismos doctores te venden los medicamentos por negocio”.

De las políticas migratorias opinó que “es necesario tener un control para identificar a las personas que ingresan a México, no estoy en contra de los migrantes”.

Invitó a los acasocios a participar de la Cuarta Transformación, porque “ustedes son personas con poder, pueden ir al centro comercial y tomar un café, vestir ropa de marca, cosas a las que la mayoría de las personas no tienen acceso, son empresarios, saben que no se vive con un sueldo de dos mil pesos, pueden ofrecer buenos sueldos a sus empleados para empezar, hay actos que dependen de la conciencia, no se necesitan más leyes, hay que respetar las que ya existen”.

Publicado en Política
Jueves, 15 Agosto 2019 00:22

¿Unión estratégica a la vista?

Si en su momento, en agosto de 2010, la renuncia de Ángel Aguirre Rivero a su militancia en el PRI de larga data –a raíz del desdén que le hizo ese instituto político al postular a Manuel Añorve Baños como su candidato a gobernador– fue un desastre en lo estructural, lo político y lo electoral para el tricolor, a la larga podría serle de utilidad.

Mucha historia ha transcurrido en estos nueve años, sucesos que le han cambiado el rostro no sólo a los partidos políticos implicados; también al estado de Guerrero y al país.

A la mitad de su mandato, Aguirre se vio obligado a dejar la gubernatura que le ganó de calle a su contrincante priísta; luego, su nuevo partido, el que lo llevó al poder, perdió esa posición frente al abanderado del PRI –el hoy gobernador Héctor Astudillo Flores–, y en el país una nueva formación política arrasó en la elección de presidente de la República en los comicios de 2018.

Como veterano priísta, Aguirre sabe por experiencia propia que en política no hay derrota ni victoria permanente, que –como lo dijo hace dos días el gobernador Astudillo– “lo que hoy es débil mañana puede ser fuerte” y que, como aconseja la sabiduría popular, no es recomendable “poner todos los huevos en una sola canasta”.

Por eso nunca rompió de manera definitiva con su antiguo partido, sino que mantuvo sus contactos mientras se iniciaba en el perredismo. También por eso, sin romper con el PRD, se declaró partidario del entonces candidato Andrés Manuel López Obrador.

En estos días acaba de levantar una polvareda de reacciones tras declarar que para hacer frente a Morena con cierta posibilidad de éxito en la próxima elección intermedia, la de 2021, los otros partidos tendrían que unirse, todos, incluidos, por supuesto, el PRI y el PAN.

¿Es un mensaje cifrado a sus antiguos camaradas del tricolor?

El dirigente de Acción Nacional, Eloy Salmerón Díaz, con mucha cortesía, ayer le envió su agradecimiento y su rechazo a la idea de una alianza electoral.

Pero el coordinador de la bancada del PRI en el Congreso local, Héctor Apreza Patrón, cogió la oportunidad al vuelo para dar una respuesta más cuidada: dijo que las alianzas no deberían ser sólo de carácter electoral, sino que deben ir en torno a una plataforma que eventualmente pueda transformarse en un programa de gobierno.

¿Estamos, acaso, ante la génesis de una unión estratégica PRI-PRD? n

Publicado en Editorial

Archivo

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31