La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Jueves, 15 Agosto 2019
Viernes, 16 Agosto 2019 00:05

Que de lejos parecen moscas

Conocí a Kike Ferrari en el evento de Acapulco Noir y en la Feria del Libro de Acapulco; tuvimos la oportunidad de convivir con él y otros escritores del género negro, como Bernardo Fernández Bef.

Kike Ferrari nació en julio de 1972 en Buenos Aires, Argentina, donde vive con su compañera Sol y sus tres hijos; es hincha de River, roquero, cinturón negro en taekwondo; en 2003 fue expulsado de Estados Unidos, donde tiene la entrada prohibida, y se dice que en 25 años de vida laboral cambió 27 veces de empleo.

Fue coordinador de la revista Juguetes rabiosos, columnista político literario en el sitio Sigue leyendo, cronista policial para los portales de noticias Cosecha roja, Marcha y Notas; integra el comité editorial de La Granada y colabora con las publicaciones Subestadas de Argentina y Casa de las Américas de Cuba.

Entre sus obras destacan Operación Bukowski (novela, 2004), Entonces sólo la noche (cuentos, 2008), Lo que no fue (premio Casa de las Américas), Postales rabiosas, Que de lejos parecen moscas (publicado en 2011, obtuvo al año siguiente el premio Silverio Cañada a la mejor ópera prima en la Semana Negra de Gijón; la edición francesa fue finalista del Gran Prix de Littèrature Policière y el Prix SCNF du Polar. También fue premiado en 2010 y 2011 en el concurso de relatos policiacos de la Semana Negra).

Que de lejos parecen moscas presentó a Kike Ferrari a los lectores mexicanos al ser publicado por el sello Alfaguara, que se publicó por primera vez en la ciudad autónoma de Buenos Aires por la editorial Punto de Encuentro 2014 y que los lectores y la crítica especializada han recibido con entusiasmo; es un trabajo de factura no convencional, en el cual el personaje principal es el señor Machi, un trepador que se considera exitoso, que hizo su fortuna bajo la dictadura militar, que se afianza a los dos primeros gobiernos de la democracia y se casó con una mujer de doble apellido, hija de un terrateniente; el éxito de Machi es tener 10 millones de dólares en el banco, el BMW, la ropa de marca, los relojes caros, los restaurantes exclusivos, los habanos, las 300 corbatas que colecciona, la cocaína de calidad y que gasta en una noche lo que sus empleados ganan en un año.

La vida del señor Machi no es fácil. Tiene demasiados enemigos; tipos a los que les birló algún negocio, trabajadores despedidos, ex amantes resentidas… Su mujer sabe que es una cornuda y lo tiene harto con sus quejas. El hijo es un blandito al que no le interesan los negocios. La hija anda de novia… Pero a él no le importa nada; es un triunfador, y los demás son insectos, personas “que de lejos parecen moscas”. Hasta que un día “le tiran un muerto”, y comienza otra historia.

En esta novela, narrada desde una perspectiva de voces, que se empalma en una oratoria indirecta que rompe con los esquemas tradicionales, Kike Ferrari nos presenta a Machi, modelo de triunfo y también del desprecio, que se sirvió para hacer su fortuna de la dictadura militar; mujeriego y ferviente consumidor de cocaína; que hace uso frecuente de la llamada “pastilla azul”, que le permite distraerse con hermosas jóvenes para satisfacer sus caprichos y obsesiones. Es un relato estructurado desde la perspectiva de un habla nerviosa, a lo cual el autor confiesa que siempre le ha preocupado el punto de vista de la voz narrativa.

El argumento de los libros se diluye en la voz, en una historia lineal, condimentado con un factor interesante que está en la forma en que el narrador efectúa los virajes en el tiempo y en los espacios de manera sigilosa y convincente. El cine tiene una presencia clave en esta novela, la cual se prepara ya como serie para la televisión argentina y que nos recuerda los trabajos de Scorsese y Tarantino; y Ferrari critica la impunidad y la soberbia que produce el poder.

El personaje principal centra los rasgos del cinismo y la obscenidad del poder, que llega a niveles casi pornográficos, y su ingrediente principal: la literatura negra. n

Publicado en Artículo

Exhortan al gobernador a resolver sus peticiones, que ya tienen dos años sin solución

Acudieron de diversas partes del estado a la capital para adquirir sus claves de trabajo, sin éxito, indican


Chilpancingo, 15 de agosto. Profesores que fungen como asesores técnicos pedagógicos (ATP), supervisores y directores, lamentaron que los docentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) cierren las oficinas de la SEG y retrasen los trámites de los demás trabajadores de la educación.

Este jueves acudieron a las oficinas alternas de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), ubicadas en Rancho Los Cedros, en Chilpancingo, para tramitar la adquisición de sus claves de trabajo, por lo que se manifestaron para exigir a las autoridades atiendan esta problemática que ha persistido desde hace más de 2 años.

Mario Alberto Vázquez, ATP de primaria, declaró que su visita a Chilpancingo fue en atención al secretario de Educación, Arturo Salgado Urióstegui, ya que los ATP son profesores de los sistemas estatal y federal.

Indicó que a más de dos años, no han tenido respuesta de la adquisición de sus claves.

Explicó que este grupo de ATP provenían de todas las regiones del estado, acudiendo a una reunión programada con autoridades educativas para este jueves a mediodía, pero luego de no recibir la atención, a pesar de tener programada la mesa de trabajo, este grupo optó por bloquear por unos minutos la lateral del bulevar Vicente Guerrero en Chilpancingo, cerca de la 1:30 de la tarde.

Dijo que este grupo pertenece a la generación de ATP 2015-2016.

Lamentó que, además de no tener la atención de las autoridades, se encontraron con que las oficinas de la secretaría se encontraban tomadas por docentes de la Ceteg, lo que impidió el solicitar que se reagendara su reunión.

También señaló que estos 54 docentes se promovieron con la anterior reforma educativa, pero la nueva administración federal no les está respetando esta promoción.

Por lo que hizo un llamado al gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, a atender este problema que tiene más de dos años, ya que el mismo mandatario ha señalado que este problema de promociones en el estado estaba resuelto.

“Desmentimos que este problema esté resuelto, ya que aún persiste una infinidad de problemáticas que no han sido resueltas”, puntualizó.

Cerca de las 2 de la tarde, este grupo de docentes se retiró del lugar, e indicaron que buscaría otro acercamiento con las autoridades en próximos días, en espera de no volver a encontrar tomadas las instalaciones, ya que esto continuaría retrasando su petición.

Publicado en Sociedad y Justicia

En diciembre habrá cerrón de pagos por limitación de recursos, anuncia Astudillo

Hemos pagado por lo menos mil 500 mdp de los adeudos para evitar quiebra del Instituto, dice

Quien deba debe pagar, no podemos cargar con todo el peso; el dinero está escaso, afirma


Chilpancingo, 15 de agosto. A partir del mes de diciembre, el gobierno del estado dejará de pagar los adeudos que los ayuntamientos tengan con el Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Issspeg), señaló el gobernador Héctor Astudillo Flores, debido a que esta administración tiene limitaciones de recursos.

Este jueves, el mandatario estatal realizó la entrega de apoyos y equipamiento al Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg) en Casa Guerrero, donde advirtió que desde el mes de diciembre se dará un “cerrón de pagos”.

Ya que, para evitar el quiebre del Issspeg, el gobierno estatal ha pagado por lo menos mil 500 millones de pesos, dinero que le corresponde pagar a los ayuntamientos.

“En diciembre cerrón, no hay manera de cómo nosotros paguemos lo que corresponde a municipios y organismos descentralizados (…) Los ayuntamientos que deban deben de pagar, porque no es posible que nosotros sigamos cargando todo, o la mayor parte del peso que no nos corresponde, de pagos de dinero que se cobran”, dijo.

Recordando que, al inicio de su mandato, contrató a un especialista para realizar un diagnóstico, el cual revelaba que, para el mes de enero del año 2016, el Issspeg llegaría a la quiebra, esto por los adeudos que los ayuntamientos tienen con esta institución.

Por lo que el gobierno del estado se dio a la tarea de realizar estos pagos que no le corresponden, adelantando que, ahora, ya no contarán con los recursos para hacerlo.

“Creo que hemos venido salvando al Instituto, pero ya no podemos pagar, hoy el dinero es más complicado, sin duda hay menos dinero que antes, esa es la realidad, y tenemos que ir buscando cómo nos vamos acomodando para sostener todo lo que hemos sostenido”, señaló.

En entrevista, indicó que la situación financiera que enfrenta el gobierno del estado habrá de afectar “mucho” los pagos que tiene que realizar la administración al final del año, puesto que hay “mucho” menos dinero que antes y no están en las mismas posibilidades.

Publicado en Sociedad y Justicia
Viernes, 16 Agosto 2019 00:05

Simulación e impunidad persistentes

La cuarta transformación no ha llegado hasta ahora a las escuelas, donde, al llevarse a cabo las inscripciones, afloran los mismos vicios y el mismo solapamiento de las autoridades.

Abundan las quejas de padres de familia en el sentido de que no se inscribe a sus hijos si no pagan la cuota impuesta, hecho difundido ampliamente por los medios de comunicación.

A este respecto, la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) giró el 9 de agosto la circular 015/2019, mediante la cual exhorta a jefes de sector, supervisores, inspectores y directores de educación básica, a “que se abstengan de realizar acciones que conlleven a condicionar el ingreso de los alumnos a los centros educativos, mediante cooperaciones económicas o en especie y que por su actuar y proceder transgredan lo establecido en la Ley 465 de Responsabilidades Administrativas para el Estado de Guerrero, además de lo señalado en la Ley de Trabajo de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero Número 248”.

Ni siquiera dio la cara el secretario; firman el documento el director general de la Unidad de Asuntos Jurídicos y el contralor interno, los más indicados, eso sí, para detectar y sancionar las violaciones.

Ni siquiera es una orden de que los involucrados se abstengan de pisotear la ley. Lo concretan en una simple exhortación, con lo cual dejan abierta toda la posibilidad de que no se respete. Y vaya que no se hace.

Directores, supervisores, inspectores y jefes de sector cuentan con una salida infalible: no son ellos quienes determinan las cuotas, sino los padres de familia, cuyas sociedades se confabulan con los directores para sangrar a los padres.

El reverso de la medalla: directores argumentan, con bastante razón, que la SEG no les asigna recursos para dar mantenimiento a los planteles, ni para comprar el material indispensable para el trabajo cotidiano, razón por la que, aducen, se ven obligados a cobrar.

Ni las quejas ni las prácticas recaudatorias son nuevas. Ni las amenazas de la SEG. Impunidad y simulación vienen de años. Es un mal añejo.

Lo nuevo es un sistema de gobierno que ha prometido que se terminará con estos procedimientos ilegales, y que al persistir, los padres se sienten engañados.

Mientras los ansiados y prometidos cambios llegan, si ello ocurre, las autoridades educativas hacen como que cumplen con su chamba, al mismo tiempo que no proporcionan ni las herramientas ni los recursos para el funcionamiento de los planteles, a cambio de lo cual hacen como que no se dan cuenta de que se viola ley en perjuicio de la economía de los padres, que son los que sufren las consecuencias de la ilegalidad, producto de componendas en los santuarios donde se forma a los ciudadanos ejemplares del futuro. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31