La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Jueves, 22 Agosto 2019

Son entre 10 y 12 mdp menos que en 2018: síndico de Acapulco


El síndico administrativo Javier Solorio Almazán informó que este año se le redujeron los recursos del programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg) al municipio, porque la administración pasada no transparentó los recursos del programa.

Indicó que este año se destinaron al ayuntamiento porteño 37 millones de pesos, una reducción de entre 10 y 12 millones de pesos en comparación con el año anterior.

En conferencia de prensa junto con la síndica procuradora, Leticia Castro Ortiz, enfatizó que además de que la administración pasada, que encabezaba el perredista Evodio Velázquez, no solventó los recursos, tampoco cumplió con las metas de operatividad.

Sólo si se cumplen los objetivos mandan la segunda parte

“En años anteriores, nos comentaban a nivel nacional, que no se habían cumplido las metas en cuanto a la transparencia del recurso, y es por eso que Acapulco fue afectado con dinero porque nos quitaron como 10 a 12 millones de pesos, porque no había habido una transparencia en el manejo de estos recursos”.

Detalló que el 70 por ciento del dinero del Fortaseg fue depositado al ayuntamiento a finales de abril y que la segunda parte se entregará solo si se cumplen las metas y objetivos de la primera fase.

El síndico dio a conocer que con los recursos del Fortaseg que ya fueron entregados se comprará equipo para los policías como chalecos balísticos, rodilleras, guantes, placas, cascos balísticos y coderas por un monto total de 3 millones.

Añadió que también se van a entregar un total de 2 mil 450 uniformes a policías, de los cuales mil 225 se entregarán en la primera etapa con una inversión total de 6 millones de pesos. Además, dijo que se invertirán 2 millones y medio de pesos en programas de prevención del delito, que se comprarán 4 patrullas tipo camioneta nuevas y que se destinarán 5 millones a la evaluación de permanencia de los policías, 2 millones en capacitación y otros 5 millones en telecomunicaciones y cámaras de video vigilancia.

“Con esto se cubren los objetivos de la primera ministración (del Fortaseg) y estoy seguro que vamos a obtener la segunda ministración”, afirmó Javier Solorio.

Por su parte, la síndica procuradora Leticia Castro volvió a criticar que el secretario de Seguridad Pública, Gerardo Rosas Azamar, no presente aún su plan estratégico en materia de prevención del delito ante el Cabildo.

Publicado en Sociedad y Justicia

Quieren darles menos de liquidación


Trabajadores de la empresa Sello Rojo en Acapulco, cumplieron su segundo día en huelga, luego de que el pasado miércoles, representantes del corporativo nacional simplemente les comunicaron el cierre de la fuente de trabajo.

Para ello, les advirtieron que los liquidarían, pero con montos menores a lo indicado por la ley.

Uno de los trabajadores afectados, Héctor Hernández Celestino, explicó que “nos están despidiendo de forma injustificada, la liquidación que nos ofrecen no es la justa, la verdad no nos están respetando nuestro derecho de antigüedad”.

Detalló que “esta empresa viene de Guadalajara, su nombre es Lechera Guadalajara, pero ha cambiado de razón social, ahora su nombre es Sello Rojo, pero es lo mismo”.

Hernández Celestino detalló que ha habido algunos acercamientos con representantes de la empresa, por lo que confían en que se resuelva su exigencia, y se liquide conforme a la ley a los 25 trabajadores que tiene esta empresa en Acapulco.

Detalló que la principal función de esta sede es como distribuidora de productos embotellados de leche y jugos, por lo que la mayoría de trabajadores son operadores y cubren diversas rutas a lo largo del estado de Guerrero.

Vimos que no era lo justo y pusimos las banderas rojinegras

Sin embargo, Hernández Celestino reprochó que “nada más llegaron de un día para otro y nos dijeron que la empresa no era rentable y que nos iban a liquidar, pero luego vimos que los montos no eran lo justo y decidimos colocar la bandera rojinegra, no es justo lo que quieren hacer”, e indicó que en algunos casos, como el suyo, tiene 13 años trabajando para Sello Rojo.

Manifestó que “no estamos conformes, muchos tenemos más de 10 años trabajando, aquí dejamos toda nuestra juventud, nos quieren dar una cantidad que no nos corresponde”.

La sucursal de Sello Rojo en Acapulco se encuentra en la avenida Juan N. Álvarez, atrás de la tienda Aurrerá en plaza Caracol, a unos metros de las instalaciones de Saneamiento básico.

Publicado en Sociedad y Justicia

El presidente ya marcó la línea para caminar hacia la pacificación el país, dice

Señala Adela Román que no ha sido convocada por Gobernación federal para participar en los diálogos

Quienes vivimos la problemática en Acapulco somos nosotros como autoridades municipales, manifiesta


La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, aseguró que está dispuesta a dialogar con los grupos de autodefensas que operan en el municipio.

Respaldó la propuesta de diálogo de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con algunos grupos de autodefensa del país.

“Creo que el presidente fue muy claro, él dijo hace meses ‘nos vamos a sentar con quien nos tengamos que sentar’, y hay muchos civiles armados que se ostentan como policías comunitarios; entonces, pues uno no sabe quiénes son quién... ha sido muy claro el presidente de la República, ya marcó la línea sobre la que se debe caminar y es buscar pacificar el país”.

En declaraciones a reporteros después de asistir a la toma de protesta de la Comisión Consultiva del Puerto de Acapulco, sostuvo que también está dispuesta a sostener un diálogo con las policías comunitarias que operan en la zona rural del municipio.

“Claro, con policías comunitarias... con algunos grupos de autodefensa pudiéramos sentarnos a platicar, porque quienes vivimos la problemática en Acapulco somos nosotros como autoridades municipales”.

A pregunta expresa, dijo que no ha sido convocada por Gobernación federal para participar en los diálogos con las autodefensas, pero dijo que en el Grupo de Coordinación “hemos tomado algunas decisiones” al respecto.

Lamenta no poder cubrir el adeudo con el Issspeg

Sobre el paro de labores que anunció el Suspeg para exigir a los ayuntamientos que paguen al Issspeg, la alcaldesa dijo que los trabajadores están en su derecho de hacerlo, pero que esperaba que no lo hicieran; “me voy a poner de rodillas y les voy a decir que no le pueden sacar agua a una piedra, que estamos haciendo todo un esfuerzo”.

Reconoció que el adeudo con el Issspeg es muy elevado, que nada más el ayuntamiento debe 75 millones de pesos, aunado a la deuda de la Capama.

Agregó que el adeudo de pago con el Issspeg es de 6 millones de pesos mensuales, pero que no se han podido pagar porque el SAT está descontando al ayuntamiento 5 millones de pesos al mes de forma automática por los adeudos del ISR de la administración anterior.

“Me preocupa no tener la cantidad de dinero que le debemos al Issspeg, porque si pudiéramos pagarlo estaríamos jubilando a varias personas y no estamos en esas condiciones”, expresó.

Publicado en Política
Viernes, 23 Agosto 2019 00:05

El rebelde del acordeón

El 21 del presente mes y año falleció el cantante, compositor, arreglista y acordeonista mexicano del género musical de cumbia Celso Piña, a los 66 años de edad, en su natal Monterrey, Nuevo León, víctima de un infarto agudo de miocardio.

Celso Piña, llamado también El rebelde del acordeón y El cacique de La Campana, fue pionero en la mezcla y la fusión de los sonidos tropicales y la cumbia colombiana. Se caracterizó por desarrollar los géneros populares de México, la cumbia y la música norteña, y se integró al movimiento sonidero, mezclando la cumbia colombina con el ska, el reggae, el rap y el hip-hop.

A la mitad de la década de los 80, en la popular colonia Independencia, en la zona del Cerro de la Campana, en la parte sur de Monterrey, se vivía el movimiento de cumbia callejera, una cultura urbana que se basaba en los ritmos populares de Colombia, en la cumbia y el vallenato. Además, en ese tiempo el movimiento sonidero estaba popularizado en bailes públicos, de música que se tocaba en casete y en discos long-play, y se mezclaba en tornamesas.

Algunos de esos ritmos se reprodujeron más lentos: por accidente, en una fiesta un casete se tocó lento, lo que dio comienzo a la llamada cumbia rebajada. Los alcances musicales y la fusión de ritmos alcanzaron rasgos chicanos y cholos, lo que generó posteriormente lo que se llamó la cultura cholombiana.

Celso Piña fue un autodidacta del acordeón; con sus hermanos formó la Ronda Bogotá y en 1980 recibió de su padre un regalo que le cambiaría la vida y, sin saberlo, las tendencias musicales en el norte del país: su primer acordeón, reparado por él; y con base en la cultura del esfuerzo y del trabajo diario, popularizó su primera cumbia, que denominó Mi colonia Independencia; se nutrió de la música tropical de Aníbal Velázquez Hurtado y Alfredo Gutiérrez.

En sus comienzos, su repertorio estaba integrado, entre otros, por la Cumbia de la paz, El tren, Como el viento y La piragua.

Sus presentaciones fueron vetadas y estigmatizadas con el señalamiento de que a sus eventos acudían solamente “mariguanos, lesbianas y malandros”.

Hace 30 años, Celso Piña se convirtió en el primer y mayor representante de la cumbia colombiana en Monterrey, a la par del advenimiento del movimiento denominado Avanzada Regia, entre cuyos representantes estaban los grupos Control Machete y El Gran Silencio. En 2001 grabó Barrio bravo, un disco producido por Toy Selectah, de Control Machete, y que tiene influencia del reggae, la música electrónica y el movimiento sonidero.

Poco a poco, figuras del rock mexicano se acercaron a Celso Piña, como Rubén Albarrán, de Café Tacvba; Blanquito Man, de King Changó; Gabriel Bronsman, de Resorte, y Poncho Figueroa, de Santa Sabina y El Gran Silencio. También llegó a grabar con Guadalupe Esparza, de Bronco. Sus mayores éxitos: Cumbia poder, Cumbia sobre el río, Aunque no sea conmigo y Hasta siempre, comandante, son los discos que atesora este servidor desde hace más de una década.

El escritor Carlos Monsiváis, en su nota del librillo Barrio bravo, lo señala como un fenómeno social y no como un fenómeno musical. Barrio bravo abrió las puertas de la interacción de diversos géneros musicales, transformando la música tropical en México.

En el año 2002 salió a la venta el disco Mundo Colombia, con la participación de Julieta Venegas y Flaco Jiménez.

La consagración musical de Celso Piña fue el día que Gabriel García Márquez bailó sus cumbias en un concierto en Monterrey, y ya para el año 2010 fue recibido en Colombia por las personalidades que influyeron su carrera: Aníbal Velázquez y Alfredo Gutiérrez. Es importante mencionar el documental Celso Piña, el rebelde del acordeón, de 2002, que dirigió Alfredo Marrón Santander y fue producido por Canal Once, un trabajo que rescata el surgimiento del movimiento sonidero y la popularidad de la cumbia colombiana, en La Indepe, el barrio bravo de Monterrey, así como la historia de Celso Piña, desde los bailes, las fiestas familiares y las serenatas, una fusión de ritmos que llegó a bailar García Márquez.

Celso Piña deja un gran vacío en la música mexicana, en la cumbia colombiana y en el movimiento sonidero, pero deja para la posteridad una vasta discografía, para las presentes y futuras generaciones.

En su último mensaje antes de partir, Celso Piña recordó a sus fans que la cumbia es el ritmo que mueve al mundo, publicación que acompañó del video de su éxito Cumbia sobre el río, el cual fue grabado en 2007 en vivo en el Auditorio Nacional, con Pato Machete. Dejó pendiente la invitación a su próxima presentación, que sería en Cadereyta, el 5 de septiembre.

Hoy decimos adiós a un músico autodidacta, autor de ritmos que sonaron en todo el mundo, el trabajo de décadas de un niño del cerro que se convirtió en leyenda y que estará presente en la escena cultural. n

Publicado en Artículo

Archivo

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31