La Jornada Guerrero - Lunes, 10 Febrero 2020

El hecho, tras intento de los alumnos de entrar por la fuerza


Ciudad de México, 10 de febrero. Estudiantes de la academia de cuarto año de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, fueron rociados con gas lacrimógeno por los guardias del Palacio Nacional en la Ciudad de México.

Esto, luego de que los normalistas intentarán entrar por la fuerza al recinto, dado que al llegar los recibieron con la puerta cerrada.

Cerca de las 8 de la mañana de este lunes, un grupo de casi 100 estudiantes de esta escuela normal, arribaron a la entrada del Palacio Nacional para buscar un acercamiento con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador; y externarle su rechazo contra los nuevos lineamientos de ingreso al Servicio Profesional Docente.

Al querer ingresar todos a este recinto, los guardias les cerraron la puerta, por lo que casi de inmediato los normalistas arremetieron contra la histórica puerta, aventando algunos objetos que había en el lugar.

Así, casi de manera simultánea, los guardias no dudaron en arrojarles gas lacrimógeno desde el interior para dispersarlos y evitar que dañaran la puerta.

Los estudiantes aseguran que no se han terminado las dobles evaluaciones, además de exigir que los alumnos egresados tengan un trabajo de manera directa.

Al respecto, aún no cuentan con una respuesta directa, sin embargo, personal de la Oficina de Atención Ciudadana de la Presidencia informó que los estudiantes serán recibidos la tarde de este lunes, a las 18:00 horas, por funcionarios de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Tras esto, los normalistas, algunos con el rostro cubierto, se retiraron.

Debido a este incidente, el acceso a Palacio Nacional por esta puerta estuvo cerrado durante algunos minutos, para ser reabierto para que trabajadores y turistas pudieran entrar al edificio histórico.

Publicado en Sociedad y Justicia

Se pueden bien mantener los tres fines de semana largos que por ley se dan


Mienten (no es raro) o no están bien informados los que aseguran que los fines de semana largos, es decir, recorrer tres días feriados al año para incentivar la actividad turística doméstica, fue algo del  PAN, o de  Vicente Fox, el asunto se dio en su sexenio, sí y casualmente nada más, pero hasta ahí.

Un personaje tan gris y opaco nunca habría tenido un atisbo de imaginación o entusiasmo para una iniciativa como esa. Fue la empresaria acapulqueña y entonces diputada federal por el PRD, Irma Figueroa, la que propuso al pleno del congreso federal, y a la postre fue procesada y aprobada. Años después incluso, una legisladora priista, intentó dar marcha atrás, ante lo cual el gremio turistero se movilizó y esta se detuvo.

Andrés Manuel   pretende que los estudiantes tengan más conciencia de la Historia Patria y todas sus gestas y luchas por IDEALES, no como lo que impera hoy en día: se lucha sin cuartel por el dinero, sin importar a qué costo.

Esa óptica y ninguna otra es la que mueve pues al presidente, y qué bueno, se ha repetido hasta el cansancio que  el pueblo   que no sabe de dónde viene no puede saber hacia dónde se dirige, pero soy de la idea que habría otras estrategias para la consecución de que la mayoría de los mexicanos crean que   Juárez   peleó en la primera independencia, que Juana de Asbaje fue presidenta de México, o que Madero fue el segundo emperador, dando igual el siglo del que se trate, y así, un sin fin de tristes ejemplos.

Se pueden bien mantener los tres fines de semana largos que por ley se dan, a la vez de dedicar un día completo de clases a efectuar una jornada de lecturas, festivales o exhibición de   material audiovisual, a   fin de que los futuros adultos tengan, cuando menos todos, una base de nociones de lo que es la riquísima Historia de México.

Volviendo al esquema de calendario anterior, solo se va a conseguir afectar a la actividad turística interna, que de hecho no solo empresarios del ramo, sino el mismo secretario  Miguel Torruco   ya se ha pronunciado rotundamente en contra; solo se conseguirían dos cosas, mayor ausentismo escolar y laboral (la gente "se agarraría" ahora sí los PUENTES) y la mayoría seguiría pensando que Victoriano Huerta pacifico al país, y nacionalizó el petróleo.

Los legisladores, gobernadores y alcaldes tienen su tarea aquí también, el Presidente López Obrador ha demostrado su vocación democrática, y el saber cuándo dar marcha atrás a alguna iniciativa o acción de gobierno. El eliminar los   tres fines de semana largos , solo abonaría a la anarquía y a una baja en la productividad, ya que en estas tres fechas los turistas y turisteros planean con tiempo sus actividades, unos como visitantes y otros como prestadores de servicios. El Secretario de educación pública,  Esteban Moctezuma   tiene aquí la más alta responsabilidad de todos: la de diseñar una estrategia efectiva para que los estudiantes conozcan al dedillo, no solo lo que se conmemora esas tres fechas, sino todas las demás, sean días feriados, o no lo sean. n

Publicado en Artículo
Martes, 11 Febrero 2020 00:26

Fertilizante, ¿ahora sí?

Por el hecho que el gobierno federal le bajó dos rayitas a su soberbia y abandonó su postura de sentirse el non plus ultra de la agricultura, al extremo de desdeñar todo tipo de ayuda, flota en el ambiente la perspectiva de que el reparto de fertilizante para la próxima temporada de lluvias será eficiente y aportará buenos resultados.

Si bien en la anterior siembra los responsables del programa despreciaron la participación de ejidatarios, organizaciones campesinas, autoridades municipales y estatales, esta vez ya dijeron que los tomarán en cuenta.

El delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, declaró que trabajarán en la veracidad del padrón de beneficiarios con la ayuda de las comunidades; “que sean los comisariados ejidales los que ayuden a depurarlo. Ellos saben quiénes son y quiénes no son campesinos, y quiénes no necesitan el fertilizante. Nosotros sabemos quiénes se inscriben, pero quienes conocen a los que están sembrando maíz son ellos (los comisarios ejidales), vamos a pedirles ayuda y vamos a confiar en el pueblo”, aseveró.

En el pasado reparto, jamás aceptaron que había errores en la distribución del abono; siempre sostuvieron su posición de que todo iba requetebien, y todo terminó con una cauda de quejas, protestas e inconformidades de quienes deberían ser los beneficiarios, y con una reducción en la producción de granos. Ahora reconocen que sí hubo equivocaciones, al tiempo que ofrecen que las corregirán y cambiarán estrategias.

Sandoval Ballesteros admitió que hubo disminución en la producción del maíz; argumentó que en ello tuvieron que ver también cuestiones climatológicas, pues decreció la cosecha de varios cultivos, “y eso no tiene que ver con el fertilizante, sino con el temporal”.

Tiene razón.

Y lo más importante: el cambio de mentalidad operado en el funcionario, quien, por otro lado, aseguró que el presidente Andrés Manuel López Obrador supervisará el reparto del fertilizante y vendrá a Guerrero a cerciorarse de que todo, ahora sí, vaya bien.

El proceso marcha bien desde el momento en que cambiaron al operador del programa de reparto; ahora será el responsable el subsecretario de Agricultura, Miguel García Winder.

El delegado aseguró que se hará un balance de todo lo que pasó en la entrega del año pasado para tener mejores cosechas este año.

Ojalá que así sea, para el bien de todos.

Buen comienzo.

Ojalá que la continuación y el final sean mejores.

Los errores deben tomarse como experiencia y deben utilizarse para crecer, lo cual reclama humildad. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31