La Jornada Guerrero - Jueves, 19 Marzo 2020
Viernes, 20 Marzo 2020 02:05

Acapulco: una mirada en el tiempo

El gobierno municipal que encabeza Adela Román Ocampo presentó el libro Acapulco, una mirada en el tiempo, en el que se destaca la importancia de esta ciudad en la historia, en el comercio y en la conexión marítima con el mundo, en la cultura, en la literatura, las artes y las letras.

En sus páginas se describe a ese Acapulco que destaca como uno de los puertos más icónicos del mundo, espacio de inspiración para compositores, cantantes, escritores y literatos.

Entre las lecturas que contiene está la mirada histórica de don Miguel León Portilla, que describe el tránsito de México-Tenochtitlán a Acapulco, en tiempo de Ahuítzotl.

La importancia histórica y antropológica, la ruta permanente entre Acapulco y los señoríos de Taxco e Iguala, las comunicaciones desde Mexico-Tenochtitlán, cuando recién se daba la conquista, se describe de manera precisa los paisajes y los nombres del lugar, un recorrido a lo largo de la historia, imprescindible para crear y reafirmar la identidad acapulqueña, adentrándose en diversos aspectos remotos, las acciones de personas ilustres, volteando la vista hacia la época prehispánica y colonial, hasta llegar al escenario paradisiaco actual.

El puerto de Acapulco, visto por los más avanzados historiadores, antropólogos, viajeros, literatos, escritores, poetas, que paso a paso van construyendo y reconstruyendo las identidades colectivas, desde diferentes enfoques y perspectivas, testigo preferido de viajeros y de turistas, un trabajo que recoge la vida cotidiana en un recorrido en el tiempo, en el espacio que es Acapulco, que narra las anécdotas, que recoge la tradición oral de un pueblo.

Este libro está lleno de bellas melodías, de paisajes comunes, de historias de amor, de emblemas de cine, de poemas diversos, rescatando los grandes momentos del Acapulco del ayer y de hoy, un lugar de cálidas aguas, que por años ha sido polo turístico y de desarrollo, un espacio que disfrutamos a cada momento, espacio de residencias de sinnúmero de personalidades y artistas, escenarios de grandes eventos internacionales, de puestas de sol, de recorridos y travesías, de grandes descubrimientos.

En Acapulco, una mirada en el tiempo se concentran cuentos, canciones, ensayos, testimonios, investigaciones históricas, relatos, historias, donde convergen la fe, el amor, la alegría y la melancolía, un libro que es imprescindible para los acapulqueños y los estudiosos de Acapulco, para historiadores, sociólogos, investigadores, antropólogos, literatos y escritores.

En sus páginas podremos hallar trabajos como El fuerte de san Diego, de Marcelo Adano Bernasconi, que describe la importancia y la belleza, la historia de la fortaleza desde su construcción, su papel como defensa de la bahía, su posición estratégica, un trabajo histórico muy bien construido, y el ensayo Historia de Acapulco, de Miguel García Maldonado.

El trabajo de la historiadora y maestra emérita de la Universidad Autónoma de Guerrero Luz Alejandra Cárdenas Santana, quien nos describe las prácticas y los haberes (Afromestizas en Acapulco, 1621-1622), o el fragmento de una larga carta de Ignacio Manuel Altamirano que es en realidad una novela de aventuras en el mar, que se llama Los fantasmas del mar, también el trabajo histórico de Paco Ignacio Taibo II, Morelos en Acapulco, que describe las fuerzas rebeldes de José María Morelos y Pavón en lo que es el parque nacional El Veladero, los cruentos combates de un ejército de los pobres o el trabajo histórico; Las observaciones sobre Acapulco, de Alejandro von Humboldt; Juárez en Acapulco, de Luz de Guadalupe Joseph Zetina. En él vienen cuentos, fragmentos, como Se está haciendo tarde, de José Agustín; descripciones de Jorge Ibargüengoitia, trabajos de Rosa Beltrán, de Elena Poniatowska, de Baloy Mayo, de Juan Villoro, o los poemas de Julio Zenón Flores Salgado, de Humberto Parra, de Francisco Tario, o el trabajo excelente Acapulco, un puerto en la utopía, que lo describe como una construcción simbólica de Frida Varinia Ramos Koprivitza.

Al final, una mirada gráfica que contiene imágenes de Acapulco desde 1614 hasta 1950, cartografías, ilustraciones, fotografías del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En contraportada se señala que pocas publicaciones se pueden dar el lujo de reunir en un mismo volumen una gran cantidad de autores, voces; pero, sobre todo, distintas miradas sobre un mismo lugar, por demás especial: el gran puerto de Acapulco, sitio que podemos ver, sentir y tratar de entender desde su fundación, pasando por todas las etapas de la historia, a través de crónicas, leyendas, ficciones y visiones poéticas que, sin duda, ha inspirado esta emblemática y singular ciudad, que en esta obra es, definitivamente, la protagonista.

Como la recuerda la escritora Rosa Beltrán: “…Acapulco era el lugar del que todos hablaban cuando hablaban del paraíso”. En esta memoria colectiva y en este innegable paso del tiempo, y a pesar de los conflictos económicos y sociales, Acapulco no ha perdido su vocación de servicio y destino turístico, no ha perdido su encanto tanto para propios como para extraños; lo contrario: esta es una muy buena oportunidad de adentrarnos en sus “aguas profundas” de las tantas historias que se han bordado a lo largo y a lo ancho de este maravilloso puerto sureño, que nos representa dignamente en el mundo. n

Publicado en Artículo
Viernes, 20 Marzo 2020 02:04

Transparencia, factor clave

Buena observación hace el consejero panista Carlos Millán Sánchez a las autoridades, en el sentido de que deben ser transparentes en el manejo de la información sobre el Covid-19.

Es importante que en todo momento, por muy crítica que sea la situación, se transmita la verdad.

Si hablan de que suman ya cuatro los casos positivos, es que son cuatro. Ya comprobaron que esos son y que no hay menos, ni hay más.

En el momento en que la población los sorprendiera maquillando la información, ya no volvería a creerles, y la situación se tornaría caótica.

Importante es que las autoridades de cualquier nivel sean prudentes y cuidadosas en sus declaraciones.

El ayuntamiento de Acapulco informó este miércoles 18 haber acordado que a partir de ayer jueves y hasta el 9 de abril cerrarán bares, discotecas, cines y restaurantes.

Al salir de la reunión, el regidor Hugo Hernández Martínez declaró que los establecimientos de referencia cerrarán a partir de la fase 2.

Habría que precisar si el cierre sería desde el jueves 19 o a partir de que se declare la fase 2. Porque hasta ayer jueves seguía la fase 1.

Por otro lado, lo del miércoles se manejó como una decisión de alcaldesa y regidores; ayer, mediante el boletín 2918, el municipio hacía una invitación solidaria a los negocios para que cierren.

No es lo mismo, pues, una orden –una decisión de gobierno que tienen que acatar todos–, que un exhorto, o sea una invitación, que puede ser aceptada o rechazada.

He ahí la confusión.

De ahí que es conveniente el uso de canales especiales –una especie de voceros– para difundir la información sobre el tema.

Por eso mismo, habrá que considerar un acierto la medida de la administración estatal de, a partir de hoy en adelante, todos los días hacer una transmisión en vivo a las 12 del día para informar los avances respecto al Covid-19.

Infunde confianza la decisión de distribuir a todas las Jurisdicciones Sanitarias las pistolas para la toma de temperatura corporal, para que personal médico acuda a las terminales de autobuses a tomar la temperatura a todas las personas que ahí acudan, como medida preventiva.

La coordinación entre los gobiernos resulta de vital importancia; y en la entidad los municipales secundan ya las medidas del estatal, entre ellas el cierre de espacios donde se congregan multitudes, entre las que se facilita la expansión del virus.

Si gobierno y sociedad hace cada quien su parte, seguramente Guerrero saldrá bien de esta prueba. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31