La Jornada Guerrero - Miércoles, 15 Abril 2020

Tiene ocho camas para Covid-19 el nosocomio de Ometepec


Chilpancingo, 15 de abril. De no contar con el material y equipo necesario para realizar su labor, personal médico del hospital general Raymundo Abarca Alarcón ya no brindarán servicio y no se expondrán con los pacientes que den positivo al Covid-19, esto hasta que la Federación no garantice las medidas de seguridad necesarias para hacerlo.

A través de mensajes de WhatsApp se pidió a todos los médicos, enfermeros y enfermeras que “ya no darán servicio en el hospital general por falta de equipo de protección y lo respalda su dirigente sindical”.

“La lic. Betty ha dicho que si no se cuenta con el material no nos vamos a exponer como personal. Ojalá podamos exigir a la Federación que el material sea suficiente en tiempo y forma y eso que llegó alcance para toda la secretaría”, señala otro de los mensajes.

En respuesta a estos mensajes, mediante un mensaje de voz, la secretaria general de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud (SNTSA), Beatriz Vélez Núñez dijo que si no reciben la protección necesaria para su trabajo “no se metan”.

Además, les informó que el día martes sostuvo una reunión con el titular de la Secretaría de Salud del estado de Guerrero (SSAGro), Carlos de la Peña Pintos, a quien le informó que no se cuenta ni con cubrebocas en este nosocomio.

“Yo ahorita acabo de hablar con el secretario de Salud, y le informé que no hay cubrebocas en el hospital, que si no llegan los cubrebocas, con toda la pena no vamos a exponernos”, se escucha en el audio.

Adelantando que enviaría un mensaje al gobernador Héctor Astudillo Flores, para que esté enterado que los cubrebocas se han acabado y no llegan al personal del hospital.

Visita Carlos de la Peña el área de Covid-19 en hospital de Ometepec

Por otra parte, el secretario de Salud del estado, Carlos de la Peña Pintos, el secretario de Finanzas Tulio Pérez Calvo, el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 06, Macario Navarrete Chávez, visitaron el área acondicionada en el Hospital General de Ometepec para recibir pacientes del Covid-19, el área consta de 8 camas, “es suficiente, todo va de acuerdo a la carga que pueda haber”, dijo de la Peña Pintos.

En entrevista, expuso que el área de Covid-19 en Ometepec y las condiciones son momentáneas, en caso de complejidades los pacientes serán trasladados al hospital de Renacimiento de Acapulco.

Sobre su postura de alertar a la población porque se agravará el asunto del Covid-19, dijo que es porque se da cuenta cómo va en aumento el número de casos, y ejemplificó: “vemos que en los últimos cuatro o cinco días la cantidad que se ha acumulado en esos días es similar a lo que se acumuló en 25 días; si en 25 días hubo 49 casos, en cinco días se acumularon otros 47 casos, 45 casos más, en fin; entonces, eso te da una idea de que la circunstancia ya es comunitaria, ya no es que alguien viajó al extranjero y trajo, no, está en la comunidad”.

Carlos de la Peña Pintos abundó que están en espera del personal médico que viene por parte de la Federación, se le preguntó el número de médicos, a lo que dijo “todavía no lo tenemos definido, pero se van a distribuir de acuerdo a algunas necesidades prioritarias para reforzar el aspecto del Cóvid”,

También reiteró que las barreras físicas que en algunas cabeceras y localidades se han colocado como una medida de prevención para el contagio del Covid-19, no es una indicación del Gobierno del Estado, sino un acuerdo en los municipios y el gobierno estatal respeta esas decisiones.

Desde la mañana se supo que a las 2 de la tarde estaría llegando el secretario de Salud al hospital de Ometepec, sin embargo, demoró un poco más; los funcionarios fueron recibidos por el director del nosocomio, Epigmenio Díaz Vázquez, quien inmediatamente los llevó donde se acondicionó para recibir a las mujeres embarazadas con postparto, sin embargo, ya en el lugar como demoraba la persona que abriría el candado se trasladaron atrás del hospital, donde se acondicionó para recibir a pacientes del Covid-19.

Publicado en Sociedad y Justicia
Jueves, 16 Abril 2020 03:44

Educación a distancia

Una de las frases acuñadas por la cultura popular estadunidense que mejor parece ajustarse al atribulado mundo de estos días es quizá la que dio título en español a aquella cinta de 1973 dirigida por Richard Fleischer –que en inglés fue llamada Soylent Green–: Cuando el destino nos alcance, y que describe el sombrío destino de una sociedad que consume en exceso los recursos naturales y acaba por alimentarse de sus propios cadáveres.

Es evidente que con este asunto del coronavirus el mundo fue alcanzado por su propio destino, al menos en lo que respecta a su escasa o nula preparación para hacer frente a la pandemia con más éxito que fracaso.

Pero en ese mundo hay países mejor y peor preparados, así como en esos países hay regiones mejor y peor preparadas para hacerle frente a la que parece incontenible expansión del microorganismo que, según la Organización Mundial de la Salud, es 10 veces más letal que el de la influenza AH1N1.

Y hay otros ámbitos en los que es claro ese desfase, más allá del que se refiere a la infraestructura hospitalaria y los recursos financieros que pueden ser canalizados a la adquisición de medicamento y equipo.

En el caso de Guerrero, por ejemplo, es notorio el atraso en lo que se refiere al tendido de redes eléctricas, telefónicas y de Internet, déficit que se vuelve un pesado lastre para las obligaciones del Estado en materia de educación pública ahora que los alumnos, en todos los niveles, se ven impedidos de volver a las aulas debido al riesgo de contagio.

Las secretarías de Educación federal y estatal han anunciado la reanudación de clases este 20 de abril, dentro de cuatro días, pero no de modo presencial, sino por Internet y por televisión. Puede afirmarse sin temor a equivocarse que en Guerrero será una minoría de estudiantes los que tengan acceso a esos medios de comunicación, sobre todo a la red electrónica.

Ahí donde no resultó rentable llevar ambos servicios a las empresas que los comercializan, el Estado debió intervenir hace tiempo. Pero no lo hizo, si no por falta de recursos, al menos por falta de voluntad política, que sería más grave.

Así, la televisión y, sobre todo, la Internet, no llegan a muchos lugares del estado. Los niños y jóvenes que viven en esas comunidades serán las víctimas educativas de esa falta de inversión en infraestructura, falla que agravará las diferencias entre estratos socioeconómicos. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31