La Jornada Guerrero - Lunes, 04 Mayo 2020

Se busca que no suceda lo que el año pasado, dice Basilio


Tlacoachistlahuaca, 4 de mayo. Comisarios municipales y cuerpos de comisariados ejidales y comunales se dieron cita en el auditorio de la comisaría ejidal de esta cabecera para recibir información de la entrega del fertilizante de este año. En la reunión el presidente municipal de Tlacoachistlahuaca, Basilio Florentino Díaz, se comprometió como ayuntamiento a responsabilizarse del flete del insumo para que sea recibido por los campesinos en sus comunidades, “para que no suceda como el año pasado”, recalcó el alcalde.

Después que los Servidores de la Nación Guillermo Rosendo, Gabriel López Ramos, Diego Evaristo Pantaleón y Noel Martínez Salas participaron en lo que les respecta, al igual lo hizo el responsable del Centro de Distribución de apoyo Segalmex municipal, Alfredo Salinas Ortiz, y por último tomó la palabra el alcalde habló sobre la experiencia del año pasado en el municipio.

Basilio Florentino dijo que como ayuntamiento, “a partir del 23 de mayo estarán disponibles unos cuatro o cinco camiones para que llegue el fertilizante a las comunidades, para que no pase lo que el año pasado; como presidente me hago responsable de que todo el fertilizante tiene que llegar a manos de los campesinos, así como dice Andrés Manuel López Obrador”.

Dijo que tanto el director de Desarrollo Rural municipal, como los demás funcionarios involucrados en la entrega del fertilizante estarán abiertos para que las autoridades de las comunidades consulten con ellos ante cualquier duda que tengan.

Pidió a las autoridades ejidales que sean portavoces de la información recibida y que cuando les toque a su comunidad recoger el insumo “que bajen todos, porque si no vienen dos o tres, ahí es donde empiezan a pelear ya sea con los Servidores de la Nación o con el ayuntamiento”, pues se les informó que la entrega será personal, es decir, sólo se dará al beneficiario.

Publicado en Política
Martes, 05 Mayo 2020 03:36

León Bartlett

La venta de respiradores con sobreprecio notable al IMSS por el hijo del director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, supone un hecho ruin y deleznable, carroñero además de corrupto (bandera ¿supuesta? del gobierno en turno), por darse en un contexto de sufrimiento por enfermedad, crisis económica y muerte. Si bien son inercias y taras esas prácticas, que se arrastran por décadas, el hecho de que se dé en este gobierno puede ser un golpe que signifique un punto de inflexión en el sexenio si no se le da la lectura adecuada.

Si bien Manuel Bartlett es el funcionario que mejor conoce la problemática del sector eléctrico en México, y el indicado para su rescate, de las garras neoliberales entreguistas y privatizadoras, eso no le da una suerte de patente de corso para que su familia se enriquezca aún más.

Sabemos de la larguísima trayectoria de Bartlett en el sector público, incluso de su relativa honestidad (fue titular de la Segob del presidente más honesto en décadas, don Miguel de la Madrid) y su capacidad ahí se vio más que demostrada: mantuvo al país en paz y orden, en un sexenio en el que parecía imposible el reto. Lo logró.

Bien, si el presidente López Obrador no da un golpe en la mesa al respecto, y sienta un precedente hacia dentro de su gobierno, dicho precedente puede acabar en lo contrario, un “todo se vale”, al estilo de aquel “la corrupción en México es parte de nuestra cultura” de Enrique Peña Nieto, que, en la práctica envió el mensaje de que todo acto de corrupción era, no sólo válido, sino lo normal e incluso lo deseable y lo indicado. Los resultados ahí están, quizás el sexenio más corrupto de la historia de México.

Una maroma más, al estilo de la que el gobierno ya hizo con el mismo Bartlett, en el asunto de su enorme patrimonio, en este caso, puede ser igual o más burdo que el de la famosa Casa Blanca de Peña y aquel personaje tragicómico que fue Virgilio Andrade.

El Presidente está en una encrucijada, en un momento clave: o reafirma sus convicciones anticorrupción, o este cambio sólo será algo parecido al del tristísimamente recordado Vicente Fox. Ya veremos que sucede. n

Publicado en Artículo
Martes, 05 Mayo 2020 03:34

Gobernar en la tempestad

No por proponerse de manera insistente deja de ser interesante y valiosa la observación del arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, en cuanto a exhortar a las autoridades a que pospongan el pago de servicios públicos, como una forma de apoyar a la población al padecer la tercera fase de la pandemia.

La idea ayudaría desde luego a sobrellevar la actual situación, pero retrasando los cobros ocasionaría una carga en el futuro para los usuarios, toda vez que el hecho de que ahora no puedan cubrir sus obligaciones los contribuyentes, vayan a estar en condiciones de hacerlo más adelante, ya superado el ataque del Covid-19.

Es de momento una ayuda, pero ésta se convertirá más adelante en una carga más pesada al incrementarse los montos de la deuda, y sobre todo si las autoridades se ponen exigentes y deciden aplicar procedimientos económicos coactivos, que pueden terminar en el embargo de bienes.

Entonces ¿sería realmente un apoyo el que se les dio? Tampoco el reparto de despensas resulta de gran ayuda, porque los escasos productos alimenticios que contienen prácticamente de inmediato desaparecen y vuelve el estado de carencia.

Por tanto, conveniente sería que las autoridades llevaran a cabo un plan de mayor efectividad.

A los hombres de empresa, al igual que a los comercios, por ejemplo, podría concederles estímulos fiscales, ayudarles a conseguir créditos con bajas tasas de intereses, en fin. Eso les ayudaría a mantener activos sus negocios con los correspondientes empleos y generación de impuestos.

En cuanto a la población, habría que pensar en algo que vaya más allá del proselitismo electoral, algo que no sirva más que para paliar momentáneamente una necesidad imprimiendo al empaque el logotipo de algún partido político.

Es éste el momento en que la crisis pone a prueba a los gobernantes. Gobernar en medio de la prosperidad y la abundancia no tiene ningún mérito. Es en el momento de la tempestad cuando sale a flote su temple. Son momentos de acciones, no de quejas ni de arrojar culpas a otros. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Noviembre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30