La Jornada Guerrero - Jueves, 21 Enero 2021

El consumo del alcohol es causado por factores como inestabilidad laboral, estrés, inestabilidad familiar, cuarentena y cierre de espacios


El alcohol no ha estado confinado durante la pandemia de Covid-19, pues ha permanecido disponible y a precios accesibles en centros comerciales, advirtió Paulina Casas Almanza, médica del Centro de Atención Primaria a las Adicciones, quien indicó que la compra de alcohol ha aumentado durante la emergencia sanitaria.

En conferencia de prensa en la Central Mexicana de Alcohólicos Anónimos, se dio a conocer la 26 Semana Nacional Compartiendo Esfuerzos, la cual se llevará a cabo del 25 al 31 de enero próximo, con el tema La epidemia de alcohol en la Crisis del Covid-19.

Casas Almanza recordó que el alcohol es la droga de más alto consumo, la cual por tratarse de una droga legal, muchas personas tienen acceso, en especial los jóvenes.

Insistió en que “el consumo cada vez más empieza a una edad más joven; cobra muchas vidas, causa dependencia, es la puerta de entrada a drogas ilegales y está asociada a muchas enfermedades”.

La especialista señaló que el consumo de alcohol durante la pandemia representa peligros específicos, y es provocado por factores como la inestabilidad laboral, el estrés, el miedo, angustia, inestabilidad familiar, periodos de cuarentena y cierre de espacios comunes.

Casas Almanza explicó que “estar en casa, permanecer aislado ocasiona angustia, miedo, desesperación, ansiedad, lo cual aumenta el patrón de consumo”.

Debido al confinamiento, señaló, se ha disparado el consumo en hogares, y especialmente en madres de familia, pues las mujeres se han refugiado en el consumo del alcohol. Casas Almanza advirtió que “ha incrementado el nivel de violencia en hogares, aunado al consumo del alcohol”.

Alertó que “el alcohol no ha estado en confinamiento, pues ha estado disponible a precios accesibles en centros comerciales. La compra de alcohol ha aumentado pues sigue disponible”.

La médica manifestó que la pandemia de Covid-19 ha evidenciado la realidad de consecuencias de consumo de alcohol, y explicó que estadísticas de organismos especializados, refieren que de 60 por ciento de personas que ha consumido alguna vez alcohol, 35 por ciento incrementó su consumo durante pandemia.

En representación de la Central Mexicana de Alcohólicos Anónimos, Rodrigo subrayó que “no obstante la pandemia, nos mantenemos de pie y seguimos trabajando. Mucha gente está sufriendo por la pandemia, por la depresión y el estrés debido al confinamiento”.

Detalló que “hemos sido afectados por la disminución de la membresía en los grupos de atención, los compañeros han dejado de ir por temor a contagiarse”, y aunque dijo que no se han registrado bajas por enfermedad.

Ante el panorama, Rodrigo explicó que han hecho uso de las redes sociales para transmitir el mensaje de Alcohólicos Anónimos, y han recurrido a reuniones virtuales. Por último, Rodrigo señaló que la central cuenta con 198 centros de atención en Acapulco y ambas costas, así como otras regiones de Guerrero.

Publicado en Sociedad y Justicia

La apreciación es mayor en el caso de las mujeres, revela encuesta


En el municipio de Acapulco creció más de cuatro puntos porcentuales la percepción de inseguridad en el último cuatrimestre de 2020, aunque el porcentaje disminuyó en diciembre de 2020, en comparación con diciembre de 2019, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu), realizada por el Inegi en la primera quincena de diciembre de 2020, durante ese mes, 68.1 por ciento de la población de 18 años y más en el país, consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

En el caso de Acapulco, en septiembre de 2020, 73.2 por ciento de la población de 18 años y más consideró la ciudad como insegura. Mientras que en diciembre de 2020 el porcentaje subió 77.9 por ciento.

En Chilpancingo, en septiembre de 2020, 83.1 por ciento de la población de 18 años y más consideró que vivir en la capital del estado es inseguro. El porcentaje disminuyó a 77.9 por ciento en diciembre de 2020.

En el caso de Ixtapa-Zihuatanejo, el porcentaje de población que la consideraba como inseguros, aumentó de septiembre a diciembre de 2020, de 69.7 por ciento a 72.1 por ciento.

En los tres casos, se observa una disminución en diciembre de 2020, en comparación con diciembre de 2019.

En Acapulco el porcentaje de población que considera la ciudad como insegura, disminuyó de 84.7 a 77.9 por ciento. En Chilpancingo disminuyó de 88.9 a 77.9 por ciento. En Ixtapa-Zihuatanejo, el porcentaje de población que considera la ciudad como insegura, disminuyó de 78.1 a 72.1 por ciento.

A nivel nacional, 28.1 por ciento de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el segundo semestre de 2020.

La percepción de inseguridad es mayor en el caso de las mujeres, con 72.6 por ciento, mientras que en hombres fue de 62.7 por ciento.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en diciembre de 2020, 79.5 por ciento de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 72.9 por ciento en el transporte público, 66.5 por ciento en el banco, y 61.3 por ciento en las calles que habitualmente usa.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, de julio a diciembre de 2020 se estima que 12 por ciento de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual, 47.9 por ciento declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

Publicado en Sociedad y Justicia

El ex jefe de la Policía Federal recibía cada mes 200 mil dólares del grupo delictivo: Juan

Omar García Harfuch fue señalado por un presunto testigo protegido, en torno al caso Ayotzinapa


El secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, rechazó las acusaciones realizadas por un presunto testigo protegido, en torno al caso Ayotzinapa, donde lo señalan de estar vinculado al cártel Guerreros Unidos.

De acuerdo con lo publicado Juan, un testigo clave en las indagaciones sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, declaró ante la Fiscalía General de la República (FGR) que el actual titular de la seguridad capitalina, Omar García Harfuch, recibía mensualmente 200 mil dólares del cártel Guerreros Unidos.

La declaración del testigo protegido, a la que Grupo Reforma asegura haber tenido acceso, se refiere a sobornos de dicha organización criminal a distintos mandos militares y policiacos para que les dejaran operar con impunidad en el estado de Guerrero.

“Omar García Harfuch, jefe de la Policía Federal en el estado de Guerrero, brindaba información sobre posibles operativos y facilitaba el trasiego de heroína, dinero y armas, los de Taxco y los (de) Guerrero, el único que supuestamente no estaba de acuerdo era el señor Dorantes”, aseguró el declarante cuya identidad está reservada.

En el marco de esa declaración es donde Juan implica a García Harfuch y a otros mandos.

Según el testigo, el ahora jefe de la policía capitalina estaba “bien conectado” con la milicia por sus vínculos familiares, en referencia a que es nieto del General Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional de 1964 a 1970.

“Juan” refiere que la nómina de Guerreros Unidos incluía a los Batallones 27 y 41 de Infantería, a cuyos militares pagaban de 60 mil a 120 mil pesos, según el rango, aunque señala que había un General que recibía hasta 5 millones de pesos.

Otros funcionarios que señala son Leonardo Octavio Vázquez Pérez e Iñaki Blanco, Secretario de Seguridad Pública y Procurador de Guerrero, respectivamente, en el Gobierno del perredista Ángel Aguirre. Estos funcionarios recibían 50 mil dólares mensuales, según lo dicho por Juan.

Ante este señalamiento, el actual secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México reaccionó en redes sociales a través de una publicación.

“Niego categóricamente las declaraciones dolosas hechas contra mi persona por un delincuente, hoy testigo protegido, publicadas por Reforma. Mi trayectoria en el combate a la delincuencia organizada en distintos frentes habla por sí misma. No tengo nada que ocultar”, dijo.

Publicado en Sociedad y Justicia

Ofrece el presidente protección a quienes aporten más datos


Chilpancingo, 21 de enero. El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, reconoció que si es cierta la información que se filtró sobre la participación de militares en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y ofreció protección a quienes aporten más datos que lleven al esclarecimiento del caso.

De acuerdo a la información que proporcionó “Juan”, un testigo protegido y presunto líder del grupo delincuencial Guerreros Unidos, la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, hubo participación de militares y policías estatales también, en esos hechos y no solo los integrantes de un grupo delincuencial.

Durante la conferencia mañanera, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que las declaraciones de un testigo protegido, filtradas y publicadas por un díario de circulación nacional, si forman parte del expediente del caso Ayotzinapa.

El avance de la investigación para aclarar qué sucedió esa noche del 26 y la mañana del 27 de septiembre en Iguala “está costando trabajo”, debido a lo que llamó “pacto de silencio”, que se busca romper, aceptó el mandatario federal.

López Obrador explicó que ya se realizan investigaciones sobre la información que se filtró, y como resultado ya se tiene detenido a un capitán del ejército, e insistió en que se trata de romper ese “pacto de silencio” entre los involucrados para obtener más datos que aclaren el caso.

Agregó que ya “se están dictando órdenes de aprehensión y se está avanzando mucho en la investigación”, sin embargo, reconoció que hasta el momento no se cuenta con “ningún resultado definitivo”.

Lamentó que, tras la desaparición de los 43 jóvenes, hay 80 personas en prisión, pero no se tiene claridad aún sobre lo que sucedió, a pesar de tener la voluntad de aclarar los hechos.

Agregó que el nuevo rumbo que siguen las investigaciones “no es una faramalla” u otra versión falsa de los hechos, para decir a los padres de los 43 que ya se cerró el caso y darle “carpetazo”.

Durante la mañanera de este jueves el presidente se comprometió a llegar a más con las investigaciones y así lograr saber qué es lo que pasó esa noche y ofreció protección a los testigos o perpetradores que revelen detalles sobre el caso.

“Aprovecho para que ellos lo tomen en cuenta de que todo aquel que los ayude va a tener consideración en el marco de la legalidad, pero se le va a proteger por qué lo que se está buscando es romper el llamado pacto de silencio.  Imagínense 43 desaparecidos, y hasta ahora 80 presos y no tener todavía qué fue lo que sucedió”, puntualizó el jefe del Ejecutivo federal.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Febrero 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28