La Jornada Guerrero - Domingo, 11 Abril 2021

Llegan a la CDMX las caravanas vehiculares de los aspirantes y se instalan en plantón


Ciudad de México, 11 de abril. El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, y los aspirantes a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán, Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón Orozco, unieron fuerzas en defensa de la democracia.

Salgado y Morón encabezaron caravanas vehiculares desde sus entidades federativas, en las que participaron cientos de simpatizantes.

Este domingo por la tarde, las caravanas llegaron a la sede del Instituto Nacional Electoral (INE), en la Ciudad de México, donde se instalaron en plantón.

Alrededor de las 7 de la tarde, Delgado Carrillo se incorporó al campamento y acompañó en un mitin a ambos aspirantes a gobernador. El primero en tomar la palabra fue el michoacano Raúl Morón, quien exigió que el Consejo General del INE sesione de inmediato para acatar los resolutivos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Dicha instancia resolvió que debe restituirse la candidatura de Morón y devolvió al INE el caso de Salgado Macedonio, para que emita un nuevo dictamen.

Morón subrayó que, en sus resolutivos, el TEPJF estableció algo fundamental, “que el INE no puede conculcar la libertad de los michoacanos y los guerrerenses de decidir quién quiere que los gobierne”.

El michoacano demandó al INE “que impere la ley, la razón y la justicia”. “En Guerrero y Michoacán nada nos va a detener”, sentenció.

Por su parte, el guerrerense Félix Salgado Macedonio acusó que el INE “no quiere que avance la Cuarta Transformación en los estados del sur, cuna del obradorismo, allá donde no nos rajamos”.

La intención, dijo, es “restarle fuerza a la Cuarta Transformación” porque ya se acerca el referéndum en 2022, en que los mexicanos evaluarán y decidirán la permanencia de Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la República.

Salgado aseveró que, con su actuación, “el INE se quemó y ya no tiene autoridad moral para organizar los procesos electorales venideros”.

Sin embargo, consideró que el INE “tiene una oportunidad de reivindicarse” con la restitución de las candidaturas a gobernador de Guerrero y Michoacán.

“El INE tiene la palabra, hace rato fue notificado por el Tribunal Federal Electoral y vamos a esperar 48 horas; hay que resistir, hay que aguantar”, apuntó el senador con licencia.

En su intervención, el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseveró que se mantendrán en la lucha hasta lograr “que el pueblo de México mande”.

“Tenemos mucho pueblo para tan pocas autoridades electorales”, aseveró.

Delgado comparó la cancelación de las candidaturas de Raúl Morón y Félix Salgado con el desafuero de López Obrador, hace 16 años.

“Estamos ante una situación parecida, son pretextos, nos quieren robar lo que no nos pueden ganar en las elecciones porque el pueblo de México ya decidió que siga adelante la Cuarta Transformación y que la encabece Félix en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán”, aseveró.

Por ello, dijo que fue necesario recurrir ante los tribunales y movilizar al pueblo, para hacer que prevalezcan la justicia y la democracia.

“Venimos a decirles aquí, afuera de esta cueva de ladrones en que la han convertido Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, que el INE va a caer porque el pueblo de México ya lo rebasó, porque siguen actuando como empleados del PRIAN, de la mafia de la corrupción”, sentenció.

Aseveró que Morena “va a arrasar” en Guerrero y Michoacán, a pesar de los embates de la oposición. “No podemos permitir que un puñado de empleados del PRIAN decidan por el pueblo de México”, sentenció.

Publicado en Política
Lunes, 12 Abril 2021 00:37

El delito de sabotaje

La palabra sabotaje tiene un origen francés en la palabra sabotage, y en cuanto a su etimología proviene de sabots: “...nombre francés de las almadreñas que los primeros trabajadores que recurrieron a este sistema violento arrojaban a las máquinas para producir su brusca detención y su rotura incluso”.

Guillermo Cabanellas, en su obra Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, nos explica: “Sabotaje significa, en general, ir u obrar en contra de los intereses que están encomendados. Como la actitud ofrece características y consecuencias muy distintas en la esfera del trabajo y en la del delito, se escinde de su tratamiento en las dos voces inmediatas”.

En cuanto al concepto penal, se hace referencia a que únicamente se aplica a los daños o deterioros contra el Estado o contra las fuerzas de ocupación en conflictos sociales o políticos, refiriéndose inclusive a la oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones e ideas.

Raúl Carrancá y Trujillo, en su obra Código Penal Anotado, comenta: Por sabotaje se entiende el entorpecimiento malicioso de cualquier actividad. En un sentido más amplio, se puede decir que el sabotaje es una de las modalidades características de la acción directa en la lucha obrera. Lo mismo que el terrorismo, forma parte de ciertas tácticas revolucionarias. Por extensión, se llama sabotaje a todo acto que impida, dañe o perjudique la vida económica o la capacidad bélica de un país, y que se realice deliberadamente con fines políticos y en defensa de una causa o por cuenta de potencias extranjeras.

EI sabotaje “consiste en la destrucción de los útiles, maquinarias, materias primas, etcétera, de la empresa, efectuada por los trabajadores como consecuencia de un conflicto de carácter laboral que media entre ellos; persigue un fin colectivo, un efecto social”.

La definición que establece el Código Penal Federal para el sabotaje nos parece poco afortunada, pues es demasiado específica en cada uno de sus detalles. Creemos que puede haber una manera más sintética de definir al delito de sabotaje, porque lo que tenemos que considerar es que en este ilícito se está trastornando la vida económica y la capacidad de defensa de la sociedad, de tal manera que vamos a expresar cómo podríamos nosotros definir al sabotaje:

Comete este ilícito quien destruya o entorpezca las vías de comunicaciones o, en general, los servicios públicos, con la pretensión de crear un caos social o para tratar de transformar la vida económica o política del país. n

Publicado en Artículo
Lunes, 12 Abril 2021 00:36

Campaña a tientas

En el supuesto de que el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, tuviera razón cuando expresa que “hay temor entre los candidatos al gobierno de Guerrero de tocar en su agenda electoral el tema de la violencia en el estado, por miedo a ser asesinados”, habría que preguntarles por qué razón tampoco incluyen el caso de la pandemia.

Habría que interrogarlos respecto a si efectivamente tienen temor y, si no es así, que digan ¿cuál es la razón por la cual pasan por alto el tema de la inseguridad?

Porque los grupos delictivos están ahí; la violencia, por consiguiente, está a flor de piel, en tanto empresarios y comerciantes siguen quejándose de que los cobros de piso son práctica de todos los días, sin que autoridad alguna se ocupe de ello, y ahora tampoco los candidatos quieren saber nada del tema.

En el caso de que el miedo esté apoderado de ellos, ¿así piensan gobernar? ¿Con los ojos cerrados?

Durante los 36 días que lleva la campaña de candidatos a gobernador, ninguno de la media decena de aspirantes ha presentado una propuesta respecto a cómo contraatacará los efectos del Covid-19.

Es verdad, la población necesita obra pública, inversión y servicios, pero también es cierto que requiere recuperar los empleos perdidos, apoyo económico y fiscal para comercios y empresas.

Ya en los primeros días de julio de 2020, el gobernador Héctor Astudillo Flores avizoraba en encuentro con legisladores “un panorama económico catastrófico no sólo en el mundo, sino en el país, el cual golpeará aun más a Guerrero y a sus habitantes más desprotegidos”.

Consideró la contracción económica “gravísima”, peor que la generada en la Revolución Mexicana. El problema de salud nos trajo un gravísimo problema económico”, adelantó.

Los candidatos, no obstante, parecen desconocerlo o fingen no darse cuenta.

Así, nadando de pechito, van para allá y para acá repartiendo buenos deseos y prometiendo construcción de hospitales, puentes y carreteras, sin tomar en cuenta que, en principio, durante 2021 el presupuesto estatal será inferior al de 2020 y que, según estimaciones de expertos, será hasta 2023 cuando comience a recuperarse la economía.

¿De dónde piensan tomar dinero para sus obras si la Federación tampoco está en bonanza?

No conocen las condiciones en que está dejando a Guerrero la pandemia, o prefieren cerrar los ojos a la realidad.

O es que no sólo tienen miedo, sino también falta de sensibilidad, conocimiento, preparación e información.

Casi nada. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Abril 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30