El miércoles pasado, Santiago Nieto, que hasta entonces era el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), reveló que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, lo presionó con una carta para pedirle evitar que se le inculpara en el desvío de recursos para el PRI durante la campaña presidencial de 2012. Esta revelación habría sido el motivo para su cese fulminante como titular de aquella instancia de la PGR.

Nieto fue removido de su cargo dos días después por órdenes del encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, quien argumentó que el fiscal violó el código de conducta del órgano.

En respuesta, Nieto Castillo envió una carta a los integrantes de la mesa directiva del Senado, en la que solicitó al presidente de la cámara, Ernesto Cordero, emprender los trámites para que esta instancia legislativa conozca de su remoción en el cargo.

Este hecho revivió el escándalo de la filial petroquímica de Odebrecht, Braskem, que acompañó de tiempo completo la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, de acuerdo con Carlos Fadigas, en ese tiempo director de la compañía y hoy delator ante la justicia brasileña para esclarecer el gigantesco caso de corrupción internacional conocido como Lava Jato.

Archivo

« Febrero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28