Insta Héctor Astudillo a redoblar esfuerzos para concluir la etapa de reconstrucción de Guerrero

Avances importante en vivienda, servicios públicos, escuelas y la reparación de caminos



Chilpancingo.- El gobernador Héctor Astudillo Flores, evalúo los avances de reconstrucción de Guerrero por los sismos y el huracán "Máx" de septiembre, donde se destacó que se ha logrado un importante progreso en la entrega de los apoyos para vivienda, la rehabilitación de servicios públicos, así como la reparación de caminos, unidades médicas y escuelas públicas en 45 municipios declarados como zonas de desastre.

En reunión ejecutiva con secretarios estatales y delegados federales, realizada en Palacio de Gobierno, el mandatario estatal instruyó a funcionarios a continuar en el avance de la reconstrucción de Guerrero y atender de manera oportuna pendientes que se registraba en los municipios con declaración de zona de emergencia, en tanto sigue el curso de los pagos correspondientes a los seguros de desastre agrícola y por desastres naturales que fueron cubiertos de manera oportuna por la actual administración. 

El Ejecutivo guerrerense, acompañado por el secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame y por el jefe de la Oficina del Gobernador, Alejandro Bravo Abarca, escuchó los balances de cada área como agua potable a cargo del Arturo Palma Carro, director de CAPASEG, quien le informó que se tiene un avance físico de casi el cien por ciento, con un total de 55 acciones ejecutadas, de ellas dos obras están en proceso para el restablecimiento total del este servicio en San Marcos. 

El delegado de la Sedatu en Guerrero, José Manuel Armenta Tello, indicó que de casi mil 800 viviendas afectadas por sismo, mil 300 registran un importante avance de reconstrucción en 18 municipios de la zonas Norte y La Montaña, mientras que en infraestructura educativa, el director del IGIFE, Jorge Alcocer Navarrete, dijo que se han concluido al cien por ciento los apoyos y reparaciones parciales, además se ha iniciado la reconstrucción de al menos 63 escuelas afectadas por el sismo del 19 de septiembre. 

Astudillo Flores, señaló que tras los desastres que sufrieron familias guerrerenses por los efectos del huracán Max y el sismo del 19 de septiembre, obtengan los beneficios y apoyos del estado y la Federación que les permitan recuperar su calidad de vida.

 

Se efectuará una revisión meticulosa en el tramo Tecpan-San Jerónimo, anuncia

Provocaron el desacomodo y filtraciones en la alcantarilla donde se registró el socavón, dice residente


Tecpan, 3 de noviembre. El agua que quedó estancada en la zona, originada por las lluvias del huracán Max y los movimientos sísmicos que se registraron en septiembre, fueron las principales causas que provocaron el desacomodo y filtraciones en la alcantarilla donde se registró el socavón del pasado miércoles en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, cerca de San Jerónimo, informó el residente de Conservación de Carreteras en Costa Grande, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Agustín Tumalán.

Abundó que fue reparada la oquedad, sólo para dar vialidad a los carros que transitan por la vía federal, pero de manera temporal, ya que en los próximos días personal de la dependencia federal comenzará la reparación de la alcantarilla que ocasionó el hoyo.

Explicó que fueron dos los motivos que originaron que la alcantarilla colapsara: uno de ellos el almacenamiento de agua en la zona donde está el tramo carretero, originada por las lluvias del huracán Max, lo que ocasionó que la tierra se reblandeciera.

Por otra parte, agregó, los sismos de septiembre pasado movieron la estructura de los tubos de la alcantarilla al grado de que se originaron filtraciones que terminaron por reblandecer el suelo para que este se deslavara y formar el socavón.

El 89 por ciento de las localidades afectadas en el estado ya tienen el vital líquido, informó el director de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado  y Saneamiento del Estado (CAPASEG), Arturo Palma Carro, de igual manera han quedado restablecidos los sistemas de agua potable de La Caridad y Altamira el Frijolar, "esto gracias al trabajo coordinado entre la dependencia a su cargo y la Comisión Nacional del  Agua (Conagua).

El funcionario estatal explicó que desde hoy en 41 localidades afectadas por el huracán Max, ya están totalmente rehabilitados los sistemas de agua potable, lo que equivale al 89% de restablecimiento del servicio en los municipios de San Marcos, Copala, Florencio Villarreal, Tecoanapa, Ometepec, Coyuca de Benítez, Atoyac de Álvarez, Petatlán, Ecatepec, Iliatenco y Malinaltepec.

Palma Carro, expresó que se trabaja a marchas forzadas para que las redes de agua potable que resultaron dañadas pronto el servicio vuelva a la normalidad, "ese es el compromiso del gobernador y por ello se labora de manera coordinada con la Conagua".

El gobierno tiene que suspender programas, dice Rubén Cayetano


Ometepec, 6 de octubre. El enlace de Morena en Costa Chica, Rubén Cayetano García en una visita a esta ciudad de Ometepec, dijo que ante los daños que dejaron los fenómenos naturales que azotaron varios estados de la República, entre ellos Guerrero, el gobierno del estado debería revisar sus programas para participar en la austeridad y ayudar a los damnificados.

Expuso que en el caso de Orgullo Guerrero debe de cancelarse (el gobernador dijo minutos después en Igualapa, que ya no existe) porque se está gastando mucho dinero para medios de comunicación y solo es difusión, que es importantes pero que por ahora es más necesario atender la emergencia que los ugares donde hubo daños por el huracán y el sismo, reiteró.

Expresó que otros programas más, debieran de suspenderse para evitar “más gastos innecesarios. No hay medidas de austeridad por parte del gobernador; nosotros en Morena estamos diciendo que tomen medidas de austeridad a nivel nacional”, dentro de los que están: que se venda el avión presidencial, que se reduzcan los sueldos de los altos funcionarios, como los ministros de la Corte, así también que se elimine la pensión de los ex presidentes de la República, dijo.

Explicó que en el estado debe de haber medidas de austeridad pero que no se están haciendo, como la reducción de los sueldos, ejemplificó a los magistrados del Tribunal de Justicia, “que se reduzca a la mitad (de sus sueldos) y vamos a obtener un ahorro, los secretarios de despacho del Poder Ejecutivo cuánto ganan” que se les reduzca la mitad. Se refirió a los magistrados del Tribunal Electoral, porque solo se ha hablado del Instituto Electoral, dijo.

Unas 14 mil casas fueron dañadas, de las cuales, dos mil 600 ya no son habitables, dice

Se entregará el recurso directamente a los damnificados, aunque se les dará por partes, explica


Chilpancingo, 4 de octubre. El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que el huracán Max y el sismo del 19 de septiembre, dejaron unas14 mil viviendas afectadas, de las cuales dos mil 500 tienen que reconstruirse. El gobernador anunció que se dará el recurso directamente a los afectados para que sean ellos quienes auto-reconstruyan sus viviendas.

En entrevista después de acudir al festejo del barrio de San Francisco, se le preguntó a Astudillo Flores sobre el registro total de las viviendas afectadas por el sismo y las lluvias que dejó el huracán Max.

Astudillo Flores informó que se tiene un censo de unas 14 mil viviendas con afectaciones graves, sin embargo dijo que hay entre 2 mil 500 y 2 mil 600 que tienen afectaciones “muy graves” en las que incluso, no es posible que vuelvan a habitarse.

El gobernador mencionó que tiene información que el apoyo que Guerrero recibirá es similar al que se otorgará en los estados de Oaxaca y de Chiapas y confió en que el apoyo que llegue al estado sea lo más pronto posible.

Astudillo Flores se pronunció a favor de que sean los mismos afectados quienes construyan o reconstruyan sus viviendas para evitar que sucedan errores como los del 2013 con Ingrid y Manuel.

Instalan al menos una docena de centros de acopio en el puerto


Como hormigas, en el Zócalo, en la Costera, en universidades, en el parque de la Reina, se han multiplicado los centros de acopio de víveres para apoyar a damnificados, ya sea por el sismo del 7 de septiembre, por los del 19, o por los afectados por el huracán Max.

Los promotores no solo son instituciones de gobierno o centros escolares, no es nada más el DIF o el gobierno municipal, en algunos casos hay ciudadanos comunes que recolectan, y el destino anunciado no es solamente el Distrito Federal, sino también para Morelos, Puebla y los afectados por Max en Guerrero y por el sismo en la zona Norte.

“Es un poco como cada quién vea, porque hay muchos que están necesitando la ayuda en este momento”, refiere José, uno de los promotores de un centro de acopio de una universidad privada.

En las redes sociales también se hacen llamamientos. Desde la Ciudad de México, por ejemplo, Karla pide ayuda para transportar bienes que han sido recolectados y que están en el metro Portales, en el hotel Holliday Inn, para trasladarlos a la zona siniestrada por Max en Guerrero. Es la ironía: unos van del puerto a la ciudad y otros de la ciudad hasta la zona costera guerrerense. Lo explica ella así: en Guerrero la ayuda es más necesaria porque son pueblos y la gente no tiene recursos.

Karla explicó que los víveres pueden llevarse a Morelos, Puebla y Guerrero, pero “se solicita transporte para llevarlo a la zona norte de Guerrero y la Costa Chica. Aquí en México hay mucho y sobra para ayudar allá, aquí es la ciudad, allá hay pueblos, no hay comparación, se necesita ayudar allá porque hay gente que no tiene recursos económicos”.

El tema de la ayuda ha sido controversial, desde que el dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, anunció que donaría 20 por ciento de las prerrogativas de su partido para damnificados y el INE le respondió que lo multaría con otro 20 por ciento, pero luego otros partidos también han anunciado que quieren donar prerrogativas y el INE ha tenido que anunciar que buscará un mecanismo para hacerlo.

América Bautista, defensora de derechos humanos de la UAGro, informó que en uno de los centros de acopio de esta institución se recibieron víveres para San Marcos y Cruz Grande, y se desplazarían 100 brigadistas para Tecomate Pesquería, y otras comunidades de San Marcos y Cruz Grande, además de unas mil despensas y bastante ropa para cubrir las necesidades. Eso fue el miércoles; el jueves se enviaría para los afectados del sismo en Atenango del Río y la zona Norte; y mañana saldrán psicólogos y médicos a la zona Norte del estado y Morelos.

También de la UAGro, pero en la Facultad de Medicina, se juntaron unas 400 despensas, que estaban originalmente destinadas a Oaxaca, por el sismo del 7 de septiembre, pero tras el huracán Max decidieron llevarlas a San Marcos, expresó el profesor de esa institución, Nemesio Soberanis Martínez.

Universidades privadas también están participando, y en las calles, jóvenes utilizan los cruceros para botear en favor de los damnificados.

 

“Es momento de ayudar”

La solidaridad surgió entre adolescentes y adultos jóvenes acapulqueños, muchos de ellos, testigos de los estragos que ocasionó el huracán Pauline en este municipio, en octubre de 1997.

Al menos una decena de centros de acopio fueron instalados en diversos puntos de la ciudad, en la Costera, avenida Universidad, Farallón, afuera de iglesias, entre otros sitios.

En el parque de la Reina, en la zona Tradicional, integrantes de la agrupación Sin Etiquetas, montaron un centro de acopio donde reciben medicinas, ropa y alimentos para bebé, alimentos enlatados y en general, productos de primera necesidad.

El joven Jesús Eduardo Dillanes, de 27 años de edad, reflexionó que “estamos aquí por empatía, se trata de ponernos en el lugar del otro, solidarizarnos, también a nosotros nos ocurrió y nos tocó recibir ayuda”. Recordó que “cuando fue el huracán Pauline estaba pequeño, tenía 7 años, vivía por Aquiles Serdán, la primera vez que salimos mi mamá me puso cubre bocas, había capas de lodo, había muchas personas que murieron, muchas estaban flotando, muchos que se quedaron si casa”.

Explicó que este grupo de voluntarios se dividirán en comitivas, un grupo viajará a San Marcos, en la región de Costa Chica, donde repartirá medicinas; otro viajará al estado de Morelos.

En este parque se instaló un centro de acopio de la Policía Turística; al igual que en el Zócalo del puerto, donde se instaló un puesto de recepción de ayuda por policías federales que son auxiliados por jóvenes acapulqueños, quienes portan cartulinas con mensajes de aliento para apoyar a los damnificados por lo sismos recientes.

Mientras que en el asta bandera y el acceso principal al parque Papagayo se instalaron diversos módulos de acopio de empresas radiodifusoras, voluntarios y estudiantes de la Universidad Tecnológica de Acapulco.

La docente Isabela De la Sancha Flores, señaló que “hay muchas personas que no tienen donde dormir, hay que pensar en ellos, aunque sea un poco que podamos ayudar”. Recordó que el huracán Pauline, cuando tenía 10 años, provocó que la casa de sus abuelos en La Sabana se inundara y tuvieran que ser rescatados por la ventana. Mientras que en septiembre de 2013, debido a las tormentas Manuel e Ingrid, familiares que vivían en Puerto Marqués perdieron todas sus pertenencias. La profesora explicó que la ayuda recolectada será canalizada a través de la Secretaría de Marina.

Mientras un grupo de voluntarios se preparaba para viajar a Cuernavaca, Morelos, después de reunir ropa, víveres enlatados y medicinas. Omar Martínez Pineda, de 34 años, subrayó que “siempre se ha dicho que en equipo todo se puede lograr”.

Entre lo que hay que reconocer al gobernador Héctor Astudillo Flores, figura indiscutiblemente el hecho de que, cuando los guerrerenses han enfrentado situaciones de crisis, no los ha dejado solos.

Los damnificados por el huracán Max, en San Marcos, Cruz Grande y demás, lo mismo que los afectados por el sismo de este 19, pueden dar testimonio de ello como los casos más resientes en los que el jefe del Ejecutivo estatal ha estado cerca de ellos.

Astudillo Flores lo mismo se traslada a la Costa Chica que a la Costa Grande y a la región Centro, para llevar apoyo material y mensajes de aliento a los habitantes que han sufrido el embate de la naturaleza.

La gente ha sentido el estímulo de su gobernante; el calor de su presencia; sus palabras levantándoles el ánimo, haciéndoles sentir que no están solos.

El hombre no ha tenido descanso.

Señala que habría alrededor de 3 mil 500 a 4 mil viviendas afectadas por el temporal

Acudirá al Fonden y a la SHCP para que canalicen programas federales que ayuden a damnificados, dice


El gobernador Héctor Astudillo Flores señaló que los daños provocados por el huracán Max ascienden a un monto de entre 200 y 250 millones de pesos, por lo que dijo que acudirá al Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y a la Secretaría de Hacienda para que se canalicen programas de dependencias federales como una forma adicional de ayuda para damnificados.

Informó que se presentó la solicitud de declaración de desastre para 25 municipios de Costa Chica, Montaña, Acapulco –en la parte de Barra Vieja- y la Costa Grande.

En conferencia de prensa, el mandatario señaló que sólo en Petatlán hubo 900 viviendas afectadas, y que en la Costa Chica la cantidad de agua que cayó fue de tres veces lo que cayó en Acapulco cuando Ingrid y Manuel.  El mandatario hizo un balance de sus recorridos por las zonas afectadas, y recordó que el domingo estuvo en San Marcos y Cruz Grande, este último al que no pudo llegar el jueves por el estado de la carretera, pero aclaró que ha habido comisiones de Cuajinicuilapa, Ometepec, e Iliatengo, donde también hubo muchos daños en los caminos.

Señaló que en total, en la Costa Chica, en particular en Acapulco, San Marcos y Cruz Grande, habrá unas 3,500 o 4 mil viviendas afectadas; hubo cuatro cortes en la carretera Acapulco-Pinotepa.

El viento y la corriente se llevaron hasta las gallinas del patio


Chilpancingo, 17 de septiembre. Carmen Carmona Maganda durmió sentada toda la noche del jueves: el huracán Max le inundó su casa.

“Dormimos sentados, no había forma; todas las camas estaban empapadas, el agua entró por todos lados, llegó hasta unos 50 centímetros”, cuenta la mujer en el patio de su casa, que ahora es una extensión del arroyo que cruza su pueblo, Estero Verde, en el municipio de San Marcos, en la Costa Chica.

Carmen sintió la potencia de Max como a la 1 de la tarde. Los palos donde van las láminas con las que cubre su casa se levantaban con gran facilidad, y los árboles que tiene cercanos, cuenta, se doblaban por las ráfagas de viento.

A esa hora, lo único que atinó hacer, junto con su esposo, sus cinco hijos y sus cuatro nietos, fue meterse a uno de los cuartos para refugiarse. El ulular del viento y los golpes de los palos de sus techos los mantenían alerta todo el tiempo.

Así estuvieron casi cuatro horas, mientras Max pasaba por la Costa Chica de Guerrero.

Alrededor de la 1 de la tarde tocó tierra en el poblado de Pico del Monte, en Cruz Grande, muy cerca del pueblo de Carmen.

Visita el mandatario por cuarta ocasión la región afectada tras el paso del huracán

Estuvo el gobernador en Cruz Grande y San Marcos, los municipios más perjudicados por el ciclón

Ordena que sea duplicada la ración en los comedores comunitarios a favor de damnificados


 El gobernador Héctor Astudillo Flores visitó nuevamente las zonas afectadas por el huracán Max, ahora en San Marcos y Cruz Grande, los municipios más afectados.

Dijo en entrevista con reporteros que hubo “un daño notable en el campo de esta región”.

Agregó que se requeriría apoyo de la Federación para atender los daños, en la llamada Zona Delta; indicó que hubo unos 3 mil afectados, pero advirtió que esta cuantificación todavía no está determinada.

El mandatario sostuvo una reunión con los comisarios de ocho comunidades de Cruz Grande, algunos de ellos donde no se ha podido restablecer la electricidad, debido a que se cayeron más de 700 postes y afectaron al tendido eléctrico.

Indicó que los daños no solamente fueron causados por el huracán, sino por el agua que se acumuló en la presa y que tuvo que ser liberada.

El recorrido empezó en Cruz Grande, donde el mandatario recorrió los pueblos de Cuatro Bancos, Boca del Río, La Agrícola, Las Ánimas, San José de las Flores, La Rusia, La Concha y Huerta Grande; estuvo acompañado por la presidenta municipal, Emisel Liosol Molina, así como por el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos; el de Protección Civil, César Mayares, y por su esposa, Mercedes Calvo, entre otros funcionarios de su gobierno y federales.

Posteriormente, la comitiva se desplazó a San Marcos, donde visitó Las Vigas y Tecomate Pesquería, pueblos en los que ayer todavía no podían contar con el restablecimiento del fluido eléctrico, a diferencia de los que están a borde de la carretera, donde ya se normalizó el servicio.

Astudillo Flores explicó que en el caso de los pueblos de Cruz Grande, como la zona de Cuatro Bancos, “el río creció mucho y se desparramó, o sea hubo tanta agua en el río que se hizo para todos lados, se inundó pueblos y caminos, por lo que ahora se requiere reforzar esa área.

“En eso estamos; hay que apoyar a la gente con una serie de artículos, pero también hay que apoyarle con el tema de los comedores; les hemos dado instrucciones para que doblen las raciones que tienen que darse en los comedores comunitarios”, dijo.

Hoy, el gobernador continuará su recorrido por las zonas afectadas y acudirá a las partes dañadas en una ruta que va desde Marquelia (en la Costa Chica) hasta Tlapa (en el corazón de La Montaña).

Ayer mismo se empezó a organizar una reunión con los presidentes municipales de La Montaña, en Tlapa, similar a la que se llevó a cabo en Copala el sábado con los alcaldes de la Costa Chica, indicó el mandatario.

Otros problemas hallados en estas zonas fueron los cortes en la carretera, que dijo el mandatario que están siendo solucionados; y la falta de agua, principalmente en la cabecera de San Marcos.

El más reciente desastre de los muchos que han acaecido en Guerrero, causado por el efímero huracán Max, confirma una vez más que los más perjudicados por las inclemencias de la naturaleza son, como siempre, los que menos tienen.

No en todas las latitudes es así: cuando en un vecindario los pobres son menos que los ricos, la balanza se equilibra y puede que hasta se invierta. Podría ser el caso de las zonas afectadas del estado de Florida, en Estados Unidos, por el huracán Irma.

En el caso de Guerrero, basta ver las fotografías tomadas por los reporteros de éste o de cualquier diario, o las imágenes tomadas por la televisión, para darse cuenta inmediata de que los afectados, casi en su totalidad –si no es que en su totalidad–, son personas de escasos recursos.

Los efectos de las lluvias son, pues, buen indicador de la extensión de la pobreza.

Por supuesto, la discusión generada por esta perspectiva de las cosas no debe llevar a un segundo plano los efectos del calentamiento global, propiciado por la actividad humana, pues este fenómeno golpea a ricos y pobres por igual. Lo único que hace diferencia es la magnitud del efecto que tiene en unos y en otros.

Y en el aspecto político es necesario reconocer la oportunidad con que se ha presentado esta temporada intensa de fenómenos hidrometeorológicos y de sismos, simultánea al comienzo del proceso electoral por el cual los mexicanos elegirán a sus gobernantes y representantes populares el próximo año, porque constituyen invaluable oportunidad para que los actuales gobernantes y representantes se muestren, se acerquen a la gente, sonrían, estrechen manos y hagan promesas.

Los pobres, otra vez, como mercado electoral.

El alcalde Evodio Velázquez Aguirre informó que en Acapulco se aplicó el plan DN-III-E para atender las incidencias ocasionadas por el huracán Max.

La mañana de ayer el presidente municipal realizó un recorrido por distintas zonas de la ciudad y verificó que el río de La Sabana y los cauces que atraviesan el municipio se mantenían en sus límites.

Destacó que las barras de Barra Vieja, Coyuca y Laguna Negra estaban abiertas para el desfogue del agua y que los 99 albergues que hay en el municipio estaban listos.

Recordó que el miércoles se instaló el Consejo Municipal de Protección Civil y se mantiene en sesión permanente.

En el Centro de Comunicaciones y Monitoreo del municipio C-31, destacó que hasta ese momento no había pérdidas humanas y que “las áreas de alto riesgo están atendidas, cada uno de los funcionarios de mi gobierno está repartido en cada uno de los sectores y zonas específicas para poder atender tanto los albergues como los refugios temporales, se sabe dónde están llaves, dónde están las instalaciones, cómo y dónde se debe de conseguir lo necesario para poder instalar, si en su caso se amerita”.

Añadió que “estamos coordinando esfuerzos con el Plan DN-III, el Ejército y el gobernador”.

Piden a la población atender recomendaciones de autoridades


Más de 75 árboles caídos, afectaciones en viviendas, encharcamientos en las principales avenidas de Acapulco y cortes de energía eléctrica en diferentes colonias dejaron las lluvias generadas por el huracán Max.

De acuerdo con el reporte de la Coordinación de Protección Civil municipal, seis viviendas resultaron con afectaciones.

La zona más afectada fue la Diamante, donde se colapsó el techo de una cancha de usos múltiples, además de que se reportaron diez árboles caídos.

Se registraron encharcamientos en las avenidas Costera y Cuauhtémoc, así como en la zona de Llano Largo, en el bulevar Cayaco-Puerto Marqués y en colonias como Ciudad Renacimiento y la Emiliano Zapata.

En la avenida Escénica, personal de Bomberos y Protección Civil atendieron la caída de un árbol que dificultaba la circulación vehicular.

San Marcos y Copala, empantanados; corrientes de agua arrastran diversos objetos

En Ometepec, ríos crecidos se llevan ganado y dañan cultivos; colapsa un puente en Cuautepec


Ometepec, 14 de septiembre. El huracán Max entró por San Marcos provocando severos daños por la fuerza del arroyo que inundó casas y arrastró objetos, mientras que en Copala las fuertes lluvias y vientos hicieron que se cayera un árbol encima de una casa, pero sin ocasionar daños a personas, dijo el presidente municipal, Nazario Damián Céspedes.

Ya las lluvias se estaban dando desde antes de la llegada del huracán, se reportó que de las dos y media de tarde entró por San Marcos, una hora después en la cabecera las aguas estaban arrastrando cosas que se encontraron en su camino, en los arroyos que se formaron en las calles se veían objetos como utensilios de cocina y diversos objetos, como llantas, mangueras, entre otros; pues como es común en estos casos, la gente hizo poco caso de la fuerza de las lluvias de este fenómeno, no previnieron a tiempo y sufrieron estos daños.

Por los grandes arroyos que se formaron en las calles, fue imposible para los automovilistas seguir su camino en ambas direcciones (para Acapulco o hacia Ometepec); mientras seguía lloviendo en toda la región, en las redes sociales, los ciudadanos informaban también cada detalle de los daños que ocasionaba el huracán Max en donde viven o transitan.

El aeropuerto de Acapulco paró actividades por corte de energía eléctrica, informa

Un arroyo se desborda e inunda más de 30 casas en la comunidad de Alcholoa, de Atoyac, reportan


El gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó al filo del mediodía que la alerta roja que se emitió por el huracán Max fue solamente una medida preventiva por la cercanía de los vientos con la costa, pero de ninguna manera porque se tratara de un meteoro peligroso. “Hasta este momento lo que hay es una alerta de trabajo, de atención, pero no hay una emergencia todavía”, dijo.

Tras reunirse con el comité de Protección Civil en la base naval de Icacos, el gobernador señaló que hasta ese momento no se tenía ningún reporte de daños más que encharcamientos, caída de árboles, derrumbes menores en la Escénica y la suspensión del servicio eléctrico en algunas partes de la ciudad, pero sin ningún fallecimiento, lo que indica un saldo blanco, y descartó que en la colonia Zapata haya habido una inundación, ya que el río de La Sabana ni siquiera subió su nivel. En tanto, en la ciudad hubo locales cerrados, poco tránsito vehicular ante el aviso de que a las 13 horas de ayer el huracán Max tocaría tierra en Acapulco, tras haber desviado su ruta que lo llevaba a Zihuatanejo.

Las escuelas suspendieron clases pero hubo mucha confusión, porque en la noche se había dicho que sí habría labores, y desde las 2 de la madrugada el director de Protección Civil del ayuntamiento, alertaba en Facebook sobre el cambio de ruta de la, en ese momento, tormenta tropical y de la pertinencia de que se suspendieran las clases, pero ninguna autoridad estatal hacía eco a su llamado, hasta que a las 6:45 mediante un tuit el propio gobernador tuvo que salir a anunciar la suspensión.

Astudillo se reunió con el subdirector nacional de Atención de Emergencias de la Coordinación Nacional de Protección Civil, Julio Escamilla Quijada; el secretario general del ayuntamiento, Daniel Meza Loeza; la presidenta del DIF Guerrero, Mercedes Calvo; el comandante de la Novena Región Militar, Germán Javier Jiménez Mendoza, entre otros, para evaluar la situación del meteoro, que precisamente tocaría puerto al cumplirse el cuarto aniversario de que en Guerrero entraron los meteoros Ingrid y Manuel.

Archivo

« Junio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30