La inversión de un proyecto tuvo una variación superior al 15 por ciento, señala

Exige revisar y evaluar los posibles daños al erario público en la obra de la carretera Acapulco-Huatulco


Taxco, 10 de noviembre. La Auditoria Superior de la Federación (ASF), detectó presuntas irregularidades por parte de funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en alrededor de 2 mil millones de pesos en la obra de la carretera Acapulco-Huatulco en Guerrero, por lo que exigió una revisión y evaluación a los posibles daños al erario público federal desde 2014 hasta la fecha.

El órgano fiscalizador, dio a conocer que en el transcurso de estos años y hasta 2020, se verificó que el 14 de julio de 2014 la Dirección General de Carreteras, dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, registró en la cartera de programas y proyectos de inversión ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el último análisis de costo-beneficio del proyecto de inversión identificado con la clave de cartera núm. 05096320001, denominado Acapulco-Huatulco, Tramo: El Cayaco-San Marcos, con un monto total de inversión de 1 mil 963.3 millones de pesos; sin embargo, se observó que éste no estaba vigente, debido a que a la fecha de la auditoría en julio de 2020 la entidad fiscalizada no había presentado para ese proyecto un nuevo análisis de costo-beneficio, dado que se modificó su alcance.

En este sentido la ASF emitió 2019-9-09112-22-0295-08-001 Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria debido a que no estaba vigente el último análisis de costo-beneficio que se registró en la cartera de programas y proyectos de inversión ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el 14 de julio de 2014, con un monto total de inversión de 1 mil 963.3 millones de pesos, dado que se “modificó el alcance de ese proyecto”.

La resolución que se emite en este año, señaló que lo anterior se determinó en” virtud de que, el monto total de la inversión de dicho proyecto tuvo una variación superior al 15 por ciento toda vez que en la cuenta pública de 2019 se reportó una inversión total de 2 mil 354.5 millones de pesos, que representó un incremento de 19.9 por ciento respecto del monto reportado en el análisis de costo-beneficio de 2014”.

Chilpancingo.- La titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado, Karen Castrejón Trujillo, dio fe del seguimiento de la segunda fase del programa de Gestión para Mejorar la Calidad del Aire en nuestro estado. 

En los últimos días, en las oficinas de la Semaren, la titular Karen Castrejón, inauguró el segundo taller denominado medidas de ProAire, donde se tuvo como objetivo primordial, definir de forma conjunta las medidas a realizar para disminuir la contaminación del aire, a partir de los resultados del diagnóstico y bajo la metodología de marco lógico empleado para este programa. 

El ProAire, es un programa que se implementa bajo una estrategia nacional, en el cual Guerrero es de los estados que ha sido seleccionado para iniciar con el estudio donde se establecen metas, estrategias, medidas y acciones que tienen como propósito la reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera y las medidas para mejorar el cuidado del medio ambiente y eficientes la protección a la salud. 

En este segundo taller práctico, participaron los delegados federales de Semarnat, Martín Vargas Prieto, así como representante de la Profepa, SCT, SEG, UAGro, SEG, SAGARPA, Protección Civil Estatal, Conafort, Dirección General de Tránsito del Estado, Propeg y representantes de los ayuntamientos de Acapulco, Taxco, Iguala y Tlapa.

Es un triunfo para los agricultores del ejido de El Súchil ante la terquedad de la SCT

La tormenta Manuel tapó las alcantarillas que los ingenieros insistieron en colocar y que inundó huertas


Tecpan, 18 de noviembre. Trabajadores de la empresa Omega construyen un puente en el libramiento de cuota de Tecpan. Aunque pudiera tratarse de una obra común y corriente, para muchos agricultores del ejido de El Súchil representa su triunfo ante la terquedad y cerrazón de los empleados de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a la que en 2011, mediante manifestaciones y movilizaciones, exigieron a que en ese lugar construyera un puente, sabedores que de crecer el río Tecpan sus aguas inundarían sus parcelas, lo que finalmente pasó durante la tormenta Manuel en 2013, ocasionando cuantiosas pérdidas a los campesinos.

Félix Valdovinos Barrientos, ex comisario municipal de El Súchil, recuerda que cuando comenzaron los trabajos de construcción del libramiento, los productores de mango, papaya, coco y plátano del ejido alertaron a la SCT sobre la necesidad de que en el tramo de cuota se colocara un puente, debido a que las crecientes del río eran grandes y el agua necesitaba correr y no quedar almacenada, ya que el paso carretero haría las veces de una presa.

A pesar de las alertas y recomendaciones que hicieron los agricultores, abundó, los ingenieros se rehusaron a escucharlos y decidieron que en vez de un puente se construyeran tres alcantarillas para que por ellas corriera libremente el agua en caso de que el río se desbordara; decisión que, dijo, fue rechazada por los ejidatarios porque sabían que la fuerza de una creciente taparía las alcantarillas y eso desbordaría aún más el agua hasta sus campos de cultivo, por lo que decidieron parar la obra para demandar la edificación de un puente.

El socavón del Paso Exprés no es, ni de lejos, la única pifia cometida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que pone en evidencia –más allá del probable deseo de ganancia ilícita que podría motivar actos de algunos de sus funcionarios– mucha indolencia, evidente tozudez y hasta algo de soberbia de quienes toman decisiones en esa dependencia.

No yerra el refrán popular que asegura que, al final, lo barato resulta caro. Así ocurre en todos los casos en que la SCT ha cometido graves errores por no escuchar a los ciudadanos directamente afectados por sus omisiones. En el caso del Paso Exprés, como todo mundo sabe, costó dos vidas humanas, muchos inconvenientes y molestias a usuarios y vecinos, y varios millones de pesos más para reparar el socavón. Todo porque los responsables de la obra no escucharon a los vecinos, conocedores de las barrancas de la colonia y de la fuerza de las corrientes que se forman con las lluvias.

En Guerrero, el libramiento de Tecpan es otro ejemplo de esa actitud: no quisieron hacer caso a los agricultores de la zona. Y de la misma manera que en el municipio de Cuernavaca, les causaron graves afectaciones.

La obra fue puesta en operación en 2008, hace casi 10 años, y pronto los responsables de la SCT se dieron cuenta, a partir de advertencias de los productores agrícolas de la zona, que el paso constituía un peligro de inundación porque era como un dique en el río Tecpan, pues las alcantarillas construidas para desfogar el cauce eran insuficientes. Los campesinos recomendaban y exigían construir un puente, conocedores de las características de su río y de sus crecidas durante lluvias intensas.

Se efectuará una revisión meticulosa en el tramo Tecpan-San Jerónimo, anuncia

Provocaron el desacomodo y filtraciones en la alcantarilla donde se registró el socavón, dice residente


Tecpan, 3 de noviembre. El agua que quedó estancada en la zona, originada por las lluvias del huracán Max y los movimientos sísmicos que se registraron en septiembre, fueron las principales causas que provocaron el desacomodo y filtraciones en la alcantarilla donde se registró el socavón del pasado miércoles en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, cerca de San Jerónimo, informó el residente de Conservación de Carreteras en Costa Grande, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Agustín Tumalán.

Abundó que fue reparada la oquedad, sólo para dar vialidad a los carros que transitan por la vía federal, pero de manera temporal, ya que en los próximos días personal de la dependencia federal comenzará la reparación de la alcantarilla que ocasionó el hoyo.

Explicó que fueron dos los motivos que originaron que la alcantarilla colapsara: uno de ellos el almacenamiento de agua en la zona donde está el tramo carretero, originada por las lluvias del huracán Max, lo que ocasionó que la tierra se reblandeciera.

Por otra parte, agregó, los sismos de septiembre pasado movieron la estructura de los tubos de la alcantarilla al grado de que se originaron filtraciones que terminaron por reblandecer el suelo para que este se deslavara y formar el socavón.

Archivo

« Noviembre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30