Resulta por demás irrebatible que el presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, se asemeja a un rottweiler que se le ha lanzado a la yugular de México y se niega a soltarlo sin antes doblegarlo o hacerlo trizas.

Desde su campaña, el magnate ha soltado golpe tras golpe al país y en los últimos días ha intensificado los ataques, coincidiendo con la revisión del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Funcionarios mexicanos, al igual que analistas, atribuyen las embestidas a que el presidente estadunidense pretende obtener la mejor partida en la revisión del TLC, para lo que incluso asume una especie de chantaje en el sentido de que quiere sacar a Estados Unidos del Tratado.

La más reciente tarascada del presidente gringo consistió en calificar a México como el país más inseguro del mundo, aunado a ello, lo secunda el diario The Washington Post, motejando a Acapulco como la capital del crimen y como una ciudad decadente, saturada de violencia y bajo una casi total anarquía.

Así, a simple vista parece ser un arrebato emocional de ambos emisores. Arremeten de manera frontal, sin concesiones, con objetivos a ciencia cierta desconocidos, pero eso sí, habrá que reconocerlo aunque resulte doloroso, tienen mucha de razón.

Pobre defensa

Oct 19, 2019

Ninguna duda cabe de que, si los problemas se resolvieran con discursos y pronunciamientos, Guerrero sería un paraíso y los guerrerenses estarían convertidos en los seres más dichosos del universo.

No hay situación conflictiva alguna que el mundo oficial no enfrente de manera puntual y enérgica, descalificando y arremetiendo, que no corrigendo los entuertos. La más reciente ha sido la ratificación de la declaración de alerta del gobierno estadounidense advirtiendo al personal oficial no visitar Guerrero a raíz de la violencia, la cual se estrelló contra el desdén y el desafío del gobierno.

“Si no quieren venir que no vengan”, fue la voz estridente que se dejó escuchar para luego rectificar que se refería solamente a los funcionarios norteamericanos y que los ciudadanos del país vecino son bienvenidos.

El tan cacareado muro de Trump debe construirse, sí, pero debemos hacerlo nosotros, los mexicanos; la colocación de un muro cultural y moral en la frontera norte es impostergable, y baste mencionar sólo unos motivos por los que valdría la pena hacerlo:

–Las empresas trasnacionales y su inversión extranjera no existen como un elemento de solidaridad entre los pueblos y el planeta mismo; ellas sólo salen de sus fronteras para maximizar ganancias, a costa de lo que sea (medio ambiente incluido), lo cual se traduce en un saqueo brutal de recursos, a veces a cambio sólo de migajas. Aprovechan las llamadas “ventajas competitivas”, y una de las que tenemos en México es la mano de obra poco calificada y barata (maquila).

–Los aspectos más negativos de su cultura, como, por ejemplo, festivales de música electrónica que están completamente ligados al consumo de drogas sintéticas, y que derivan, gracias también a las absurdas políticas prohibicionistas dictadas también por ellos, en hechos como el de Playa del Carmen en meses pasados.

–El creciente flujo de armas que allá se venden en cada esquina, como golosinas, y que tienen a México sumido en la violencia por la porosidad de la frontera.

–La imitación de conductas, como, por ejemplo, las matanzas en las escuelas, cosa muy común y casi cotidiana en aquel país, y que, también hace unos meses, ya tuvo aquí su primera réplica en Monterrey.

–El consumo de productos importados, que ha llevado a lo nacional casi al olvido, con la desgracia de una ausencia total de política industrial e inversión en ciencia y tecnología.

–El flujo constante de dinero por la frontera, producto de la bestial adicción a las drogas de aquel país. Sólo hay que ver la situación de Guerrero y toda la región de la Tierra Caliente, donde abundan las fosas clandestinas y el horror producto de una guerra dantesca, sólo porque hay una moda de consumo de heroína en las ciudades norteamericanas. Mismo dinero que corrompe, lo mismo a políticos que a policías, empresarios, y a la gente de a pie. Cabe el lugar común de “nosotros ponemos a los muertos; ellos, el dinero y las armas”.

Archivo

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31