Deja el fin de semana violento 17 asesinatos en diversos puntos de Guerrero

Pide Leopoldo González no ocasionar temor y provocar el cierre de escuelas, como ocurre en La Montaña


En las últimas horas se han registrado al menos 17 asesinatos en diversos puntos de Guerrero, mientras que el arzobispo de Acapulco Leopoldo González, pidió a delincuentes pensar en sus propios hijos antes que ocasionar temor y provocar el cierre de escuelas, como ocurre actualmente en la región de la Montaña Baja de Guerrero, en temas recientes. Este domingo tres hombres fueron asesinados en la unidad habitacional San Agustín, en la periferia de este puerto, donde los cuerpos fueron localizados por policías locales, las víctimas presentaban huellas de tortura; uno más fue asesinado en Renacimiento; uno en avenida Cuauhtémoc frente a la plaza de la Tecnología; dos en la zona de tolerancia, y dos más en el fraccionamiento Marroquín.

Además, el sábado fueron localizados los cuerpos de cinco hombres en una fosa clandestina en la colonia alta Laja.

Este domingo se han registrado además cuatro asesinatos en Copanatoyac; dos en Iguala, de los cuales uno afuera del mercado y otro en la colonia Vicente Guerrero; uno en Taxco y uno en Tlapa, donde fue asesinado un líder de comerciantes.

Por separado, el arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, pidió en conferencia de prensa a quienes provocan temor en Chilapa y municipios aledaños, donde han suspendido las clases en numerosos planteles escolares, a que piensen también en sus hijos.


Expresó que “a quienes hacen daño pedimos a que piensen en sus hijos. Tienen niños, también tienen familia, a alguien que cuidar”.

Añadió que “como ellos todos los demás hogares tienen a sus pequeños que tienen que ir a la escuela para poder desarrollar las capacidades necesarias”.

El Pacto por la Seguridad debe oír a las víctimas: arzobispo


El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, subrayó que en el Pacto por la Seguridad convocado por el gobernador Héctor Astudillo Flores es determinante tener en cuenta, atender y escuchar a las víctimas de la violencia. 

Enfatizó que no sólo se trata de poner en marcha acciones de contención, sino también de mirar las causas estructurales que están generando la violencia. Señalo que “es un hecho que el problema principal que padecemos en el estado de Guerrero es la violencia, violencia que tiene sus raíces en causas históricas, coyunturales y estructurales”. 

El arzobispo de Acapulco puntualizó que “el don de la vida es un don sagrado. La muerte de una persona es la pérdida de alguien único, con una historia, un rostro, que arrancado de una familia, nos duele y nos entristece”. 

En cuanto al papel que debe asumir el gobierno en la construcción de paz, González González enfatizó que “el Estado tiene unas normas y en ellas debe de regirse”. 

El arzobispo de Acapulco manifestó que “un pacto de la seguridad representa una oportunidad para crear una gran plataforma social, en la que a través del diálogo y la escucha, todos los actores y sectores de la sociedad podamos encontrar estrategias y acciones adecuadas para resolver el problema de la violencia”. 

Recomienda Leopoldo González a autoridades de educación buscar espacios alternos para continuar el ciclo educativo


El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, pidió no descuidar a los estudiantes cuyas escuelas no pueden ser utilizadas tras los daños sufridos por fenómenos naturales, en específico, luego del sismo del 19 de septiembre pasado.

Recalcó que tampoco se debe poner en riesgo su integridad, por lo que se deben buscar espacios alternos para continuar el ciclo educativo.

En el contexto del Día internacional de la No violencia, que se conmemora este 2 de octubre, González González enfatizó que los centros educativos juegan un papel fundamental en la construcción de paz, así como un sistema en el que se respeten las normas democráticas.

Expresó que “la conmemoración de este día es una ocasión para promover el mensaje de la no violencia, a través de la educación en la escuela y la participación responsable de la sociedad civil en la política”.

La labor de la iglesia no es de puertas cerradas, asegura


El nuevo arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, señaló que si es necesario fungir como mediador o reunirse con personas que hacen el mal para lograr su conversión, lo hará.

En su primera conferencia de prensa, en la Catedral del zócalo, González González enfatizó que la labor de la iglesia no es de puertas cerradas.

A pregunta expresa de reporteros, en relación a si aceptaría reunirse con personas que han delinquido, el arzobispo de Acapulco mencionó que “si el encuentro significa buscar la manera de cómo las personas que han dedicado su vida a la violencia, la delincuencia, el crimen, y así encontrar su conversión, el modo que puedan dejar eso, y reintegrarse a la sociedad como bendición, debo hacerlo”.

Indicó que ha recibido la invitación a reunirse con la Asociación Guerrero es primero, integrada por personas que han sido víctimas de la inseguridad y violaciones a los derechos humanos.

González González manifestó que “si mi mediación es útil para mejorar las condiciones del estado lo haré”.

Señaló que la labor de la iglesia no sólo es dentro de los muros, sino que en su labor evangelizadora también interviene en las comunidades, la vigilancia de la autoridad, pues es su misión transformar la realidad.

Señaló que “nuestra presencia es exigencia de la palabra. No es meternos en terreno ajeno”.

El arzobispo Leopoldo González llamó a la población a no perder la esperanza.

Señaló que, al frente de la arquidiócesis de Acapulco, trabajará en continuar en el esfuerzo por lograr la equitativa participación de todos en el bien común.

Mencionó que “veo a Guerrero como un pueblo de gran esperanza”, y recordó que la entidad ha sido afectada por desastres naturales fuertes desde 1950.

Llega usted a una de las ciudades más violentas del mundo, dice el sacerdote Jesús Mendoza

La arquidiócesis del puerto sufre mucho y padece violencia, señala el nuncio apostólico en México


El perímetro de la cancha techada de la colonia Zapata, en la periferia del puerto, fue resguardado por elementos de la policía estatal, gendarmería federal, protección civil y policía ministerial, para salvaguardar la ceremonia de bienvenida al que será nuevo arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, a partir de este martes.

Desde el bulevar Vicente Guerrero y a lo largo de la calle 14 de la Zapata, decenas de familias con banderas blancas y amarillas acompañaron a González González durante una caminata, alrededor de las 6 de la tarde, hasta llegar a la cancha de baloncesto, misma donde han ocurrido escenas de crímenes e intimidación a comerciantes.

En el acto también tomaron parte Rafael González Valencia, administrador diocesano de la arquidiócesis de Acapulco; y el alcalde Evodio Velázquez Aguirre.

A nombre de los sacerdotes de Acapulco, el presbítero Jesús Mendoza Zaragoza, expresó a Leopoldo González que “llega usted a una de las ciudades más violentas del mundo, a esta colonia emblemática con sus carencias y sus dolencias”.

Mendoza Zaragoza mencionó que el pueblo vive amenazado por la violencia.

Señaló que sacerdotes de Acapulco son testigos de las atrocidades que han provocado tragedias.

Archivo

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30