Consideran que la ley regula las uniones sólo para heterosexuales


Chilpancingo, 27 de octubre. Diputados aprobaron el dictamen de no procedencia de reformas y adiciones al Código Civil del Estado de Guerrero sobre el matrimonio igualitario, por considerar que la institución del matrimonio ha quedado establecida en dicho Código como la regulación jurídica de la unión en parejas de heterosexuales, por su especial y propia naturaleza, perteneciendo a su propia esfera y condición.

Al dar lectura a la fundamentación del dictamen a nombre de la Comisión de Justicia, el diputado Omar Jalil Flores Majul resaltó que una vez recibida la propuesta que presentó el diputado Moisés Reyes Sandoval, se realizaron diversas consultas para recibir opiniones sobre el tema, donde participaron de forma abierta, pública y libre, grupos y personas que se manifestaron en torno al asunto. Puntualizó que para la comisión es fundamental ejercer la práctica, impulso y defensa de los derechos humanos universales, por lo que en el análisis de la iniciativa, se acordó reconocer el matrimonio establecido en el Código Civil del estado como la institución que técnica, sociológica y jurídicamente,  regula los derechos y obligaciones de la unión y la vida en pareja de heterosexuales.

 

La pandemia tenemos que enfrentarla entre todos, señala


Chilpancingo, 27 de octubre. “Guerrero es un estado donde hemos tenido adversidades y las hemos enfrentado con mucha dignidad”, puntualizó el gobernador Héctor Astudillo Flores durante la transmisión diaria para dar a conocer la actualización de datos del Covid-19, donde insistió a la población asumir mayor responsabilidad para enfrentar la pandemia. “Tenemos que hacer más de lo que hemos venido haciendo entre todos. Este es un problema colectivo, hay que enfrentarlo colectivamente. Las autoridades tenemos responsabilidades, pero un asunto sanitario como es esta pandemia, tenemos que enfrentarlo por todos lados”, puntualizó Astudillo en su llamado frente al avance de la pandemia.

Astudillo Flores dijo que está pendiente todos los días de lo que pasa en Guerrero en cada uno de los rubros en el estado, entre ellos salud y seguridad, para que se siga avanzando en la gobernabilidad que se ha logrado durante estos cinco años de gobierno;, sin embargo, destacó que actualmente se concentra principalmente en el tema de contingencia ya que todas y todos los guerrerenses han sufrido la enfermedad o pérdida de un familiar o conocido.

 

Si por una parte las autoridades rechazan el uso de la fuerza contra personas que se nieguen a acatar las disposiciones oficiales para eludir el Covid-19 y, por otra, la gente sigue resistiéndose a respetar los protocolos sanitarios, la percepción es que no parece haber recurso para contener la pandemia.

Ante tales circunstancias, el desafío que enfrenta el sector gubernamental reside en reprogramar la mente de la población; es decir que estriba en hacerle entender que si no obedece las indicaciones gubernamentales, mientras no haya vacuna para suprimir el mal los contagios se multiplicarán, los hospitales continuarán saturándose y la gente seguirá muriendo.

Si, como dice el gobierno, detener la pandemia depende de que la población se apegue a las indicaciones que se le dan, la solución está a la vista; no requiere fórmulas mágicas.

La complejidad radica en –dijera la chamacada– cambiar el casette a la gente.

Ahí es donde la puerca tuerce el rabo, porque, dicen los que saben, nada hay más difícil que cambiar las creencias, los hábitos, el modo de pensar, la manera de ser, pues, al ser humano; que si se dificulta cuando la persona tiene la disposición de hacerlo, cuando no quiere, simple y llanamente resulta imposible.

Las consecuencias sufridas hasta ahora con la pandemia así lo reflejan claramente.

Refieren los conocedores que hay tres vías para alcanzar el cambio: por convencimiento personal, mediante terapia o recibiendo un fuerte impacto sobre algún suceso.

En términos generales, la gente no se ha convencido de la necesidad de seguir las indicaciones que se le dan; no es posible someter a toda la población a terapia –que además podría llevar meses o años inclusive–, ni ha sido suficiente el impacto recibido al conocer los efectos destructivos del mal.

Actuar como lo han estado haciendo las autoridades –exhortaciones, regaños, súplicas– no ha generado los resultados deseados.

Y si no quieren, ni les permiten aplicar la fuerza, tienen que buscar la manera de convencer a la población, cuyo control está fuera del alcance de las medidas coercitivas que usan con el sector comercial y empresarial.

Cuando hablan de crear conciencia no saben ni lo que dicen; ni la gente entiende el mensaje.

Si no convencen, ni están en condiciones de aplicar la ley del garrote, ¿cómo, entonces, lograrán resultados satisfactorios?

Pero no se puede cambiar los paradigmas a la gente si quien pretendiera hacerlo no ha cambiado el suyo. n

Al transitar sobre el filo de la navaja, Guerrero se mantendrá en el semáforo naranja durante las próximas dos semanas, pero no se aleja del nivel de riesgo.

Hasta el 8 de noviembre, el estado permanecerá en semáforo naranja, sin distanciarse hasta ayer del rojo.

En consecuencia, el gobernador Héctor Astudillo Flores, al igual que el secretario de Salud, Carlos de la Peña, se muestran insistentes en llamar a todos los sectores a respetar las recomendaciones sanitarias, mismas que han reforzado en un intento de frenar el Covid-19.

En la evaluación hecha por el gobierno federal para definir la semaforización para el lapso del 26 de octubre al 8 de noviembre, una entidad pasó de naranja a rojo: Chihuahua; cinco subieron de amarillo a naranja: Baja California, Baja California Sur, Michoacán, Quintana Roo y San Luis Potosí; dos bajaron de naranja a amarillo: Oaxaca y Sinaloa; y 24 mantuvieron su nivel de riesgo: Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Durango, estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Por otra parte, causa cierto alivio el hecho de que Guerrero no figure entre los 10 estados manejados por la Secretaría de Salud como los de más altos porcentajes de exceso de mortalidad. Ellos son: Baja California, Campeche, Ciudad de México, estado de México, Morelos, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, Sonora y Tlaxcala.

No obstante, la situación no es para batir palmas, sino para intensificar los cuidados mediante la aplicación de las medidas sanitarias, sobre todo el uso de cubreboca, la sana distancia y la aplicación constante de gel antibacterial.

La recomendación oficial en este sentido adquiere tono de gravedad al tomar en cuenta que viene ya la temporada invernal.

“Nosotros estamos en una circunstancia compleja por la avalancha turística que se viene en las próximas vacaciones y en diciembre”, alertó ayer el primer mandatario de la entidad.

Astudillo Flores pone énfasis en los municipios de Acapulco, Zihuatanejo, Chilpancingo, Taxco, Tixtla, Atoyac, Tecpan, Coyuca de Catalán e Iguala.

Dijo que se les dará atención especial para la aplicación de los protocolos sanitarios.

El mensaje es claro: son las demarcaciones con más contagios.

Los presagios de algunos sectores, como el turístico, respecto a un probable retorno al semáforo rojo, rayan en lo catastrófico, con repercusiones para toda la población.

Las luces rojas siguen encendidas. n

Dispersan a 25 personas que consumían bebidas embriagantes


Como resultado de los operativos de inspección que realizan dependencias municipales para constatar el cumplimiento de las medidas sanitarias en restaurantes, bares, centros nocturnos, cantinas y antros, este fin de semana fueron clausurados ocho establecimientos.

El coordinador de Protección Civil y Bomberos en Acapulco, Cuauhtémoc Gayosso Pérez, informó que la noche del viernes y madrugada del sábado se iniciaron procedimientos de clausura a los comercios Sport Bar Litros II , al restaurante bar La #1 de Acapulco y al restaurante Tacostumbras ubicado en Costera Miguel Alemán, debido a que no respetaban los lineamientos sanitarios para disminuir contagios por Covid-19.

Mientras que, la noche del sábado y madrugada de este domingo, fueron cerrados los establecimientos Nuestro Bar, Hawaii Pub, Toxic, La Chilanguita y The Big, durante un operativo en el que participaron elementos de la Guardia Nacional, personal de Protección Civil, Vía Pública, Reglamentos y Espectáculos, Capta, Policía Urbana y Turística del municipio.

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31