En medio de la adversidad, resulta alentadora la información del síndico administrativo, Javier Solorio Almazán, en relación a que el ayuntamiento de Acapulco recibirá este año 38 millones 231 mil pesos del programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), es decir un millón 113 mil pesos más que el año anterior.

Especial mención merece el hecho de que Acapulco es el único municipio de Guerrero al que el gobierno federal le incrementó los recursos del programa, debido a que en 2019 alcanzó las metas establecidas, de acuerdo con la versión del síndico.

No obstante, algo no cuadra.

El 28 de enero, la síndica procuradora Leticia Castro Ortiz dio a conocer en entrevista que en Acapulco no se han visto reflejados los recursos del Fortaseg del año pasado.

Acusó que el gobierno municipal no ha transparentado en qué se ha gastado la partida; añadió que ya había solicitado esta información a la secretaria ejecutiva del Consejo de Seguridad Pública municipal, Martha Patricia López Ruiz, pero que hasta ese momento no se la había otorgado.

Para la síndica no queda claro dónde se ha invertido y dónde se ha direccionado “todo ese recurso que no vemos... no me digas que en patrullas, en equipo, en uniformes; en qué. Entonces eso es lo que no ha quedado claro”.

Habría que deducir que Solorio Almazán no se atrevería a proporcionar la información referente al aumento de recursos si no fuera verídica; pero si la síndica denuncia opacidad en el uso, significa que uno y otro no transitan por el mismo sendero.

Solorio Almazán habla maravillas del Fortaseg, y Castro Ortiz se queja de falta de transparencia.

Si no sería lógico que un regidor desconociera cómo se usan los recursos del programa, menos lógico resulta que lo desconozca la síndica procuradora.

El mensaje que salta a la vista es que no hay armonía y comunicación en el cabildo; no es la primera vez que queda de manifiesto públicamente, y eso no es nada sano para un gobierno que se precia de democrático y, por tanto, incluyente.

Si navegan en el mismo barco, conveniente es que se pongan de acuerdo, remen juntos y al mismo tiempo, para alcanzar mejores resultados.

No deberían perder de vista que gobiernan para Acapulco; no están escribiendo en su cuaderno. n

Refrenda el gobernador su compromiso con etnias y pueblos originarios


Ayutla 15 de marzo. De forma exitosa concluyó el Gobernador Héctor Astudillo Flores y el Presidente  Andrés Manuel López Obrador, la gira de trabajo en la Costa Chica por los municipios de Xochis tlahuaca, Cuajinicuilapa y Marquelia, donde se anunció la ampliación del programa Sembrando Vidas para beneficiar a 20 mil productores, el programa La Escuela es Nuestra y el mejoramiento de la carretera federal de la Costa Chica, Las Vigas-Oaxaca, obras de gran impacto social para Guerrero.

En este último evento de diálogo con los pueblos tlapaneco, mixteco y afromexicano en Ayutla de los Libres, luego de visitar el sábado los municipios de Xochistlahuaca y Cuajinicuilapa, y este domingo Marquelia y Ayutla, el Gobernador Héctor Astudillo Flores, señaló que el recorrido intenso, resultó ser, “muy estimulante en el encuentro de muchos guerrerenses con el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador”.

“Es una gira histórica inédita, porque en el tiempo que llevamos en el quehacer político, no recordamos que un Presidente de México haya recorrido en dos días los municipios de la Costa Chica, como lo ha hecho el presidente”.

¡Despertad!

Abr 06, 2020

El Covid-19 no deja de ser el tema del día. La velocidad con que se propaga y su letalidad lo explican y justifican.

De acuerdo con ello, el Congreso del estado emitió un acuerdo para que las secretarías de Salud federal y estatal intensifiquen las medidas de prevención, información y detección, debiendo dedicar especial atención a la población indígena por cuestión de su lengua.

Mas no era precisamente necesario que el Poder Legislativo formulara el exhorto para que la administración estatal refuerce las medidas sanitarias preventivas paralelamente a una campaña intensiva de orientación.

El senador guerrerense Manuel Añorve Baños alertó que es lenta la toma de decisiones en el gobierno federal para aplicar medidas drásticas que protejan a la población. Lo atribuyó a “la falta de capacidad de quienes dirigen el sector salud en el país”.

Pero la lentitud no es exclusiva del gobierno federal; el estatal le sigue los pasos.

Después del caso sospechoso que apanicó a Iguala la semana pasada, parece manejar con demasiado optimismo el problema; de otra manera, a estas horas ya tuviera operadores confiables, como médicos y epidemiólogos, con presencia en todos los medios de comunicación –redes sociales, prensa escrita, radio y televisión–, informando, orientando y previniendo a la población sobre el peligro que representa el Covid-19 y las consecuencias que puede acarrear.

Está dejando el espacio para que sea ocupado por especulaciones, chismes y rumores, que son más dañinos que la realidad.

Si, como dice el senador Añorve Baños, la Federación se ha visto lenta, el gobierno estatal no debería secundarlo, sino proceder con lo que le corresponde; después de todo, si los resultados son desproporcionados la responsabilidad no será sólo del gobierno federal, sino la población también le cargará la factura al estatal.

No vaya la administración estatal a dejar toda la carga a la federal, como ha ocurrido con la inseguridad y la violencia; son dos situaciones diferentes; en la del Covid-19 el estado puede hacer mucho más, sobre todo en labores de prevención, que, según los especialistas, vienen siendo más importantes aun que la curación.

¿De qué magnitud es el virus?

El experto estadunidense Michael Osterholm, citado por el prestigiado articulista Pascal Beltrán del Río, asienta: “Pero apenas estamos viendo el principio de la propagación. El Covid-19 es entre 10 y 15 veces peor que la influenza”.

Nadie, pues, y menos la autoridad, deberá dormirse en sus laureles, en el entendido de que lamentarlo después no resolvería nada. n

Agradece Astudillo la preferencia de banqueros por el puerto


El gobernador Héctor Astudillo Flores asistió a la ceremonia inaugural de la edición número 83 de la Convención Bancaria que organiza la Asociación de Bancos de México, y que reúne por séptimo año consecutivo en este destino de playa al sector bancario y financiero del país, hoy bajo el lema: "Prosperidad para todos en la era digital”.

"Es el encuentro de los banqueros uno de los más importantes eventos financieros que hay en el país", expresó Astudillo Flores.

El Ejecutivo guerrerense, dio la bienvenida y agradeció a los más de mil convencionistas asistentes a esta edición 83, por su confianza y preferencia por este destino de playa para realizar nuevamente este encuentro, que suma su séptimo año consecutivo y que se consolida como el destino preferido de congresos y convenciones de talla nacional e internacional.

Durante el evento, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, declaró inaugurada la Convención Bancaria anual, con la presencia del gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, entre otros actores principales de la banca Mexicana.

La sospecha del surgimiento de un caso de coronavirus en Iguala encendió ayer los focos rojos en el sector salud y se extendió de inmediato a las diversas áreas del sector gubernamental.

Afortunadamente, las autoridades actuaron con prontitud y oportunidad. El gobernador Héctor Astudillo Flores tocó ayer el tema de la sospecha en la sesión de la Mesa de Coordinación. Indicó que más tarde se daría a conocer el resultado de los estudios realizados a la paciente, que finalmente resultaron negativos.

Surgidos los rumores en Iguala, el alcalde Antonio Jaimes Herrera ofreció de inmediato una conferencia de prensa pidiendo tranquilidad a la población.

Luego, en otra llevada a cabo más tarde, el primer edil reveló que el caso había resultado negativo. Así, atajó el pánico y devolvió la calma a los igualtecos, que se habían volcado a las farmacias en busca de cubrebocas.

Ante lo inevitable que parece ser el arribo del virus, conveniente sería que las autoridades se organizaran mediante un comité, por ejemplo, que se encargara de informar oportunamente a la población sobre casos sospechosos y, de haberlos, confirmados de Covid 19.

Esta labor serviría precisamente para impedir la propalación de rumores, que sobre todo se desatan en las redes sociales, que, bien usadas, resultan sumamente valiosas, pero presentan el inconveniente de carecer de filtros, por lo que los usuarios pueden subir cualquier comentario sin haberlo corroborado.

Cuando se intensificaron la inseguridad y la violencia en Guerrero, el gobierno estatal nombró un vocero que se encargaría de informar sucesos en cuanto ocurrieran con la idea de evitar precisamente rumores y especulaciones.

Algo parecido prodría crearse para el caso del coronavirus, pero que el cargo realmente funcionara, pues la labor del vocero de seguridad no ha dado los resultados previstos.

Le ganan la delantera las redes sociales  porque se espera a confirmar los hechos y aportar con precisión los datos de lo ocurrido.

Mientras tanto, los sucesos violentos ya fueron esparcidos en las redes con las voces extraoficiales que llegan a los usuarios.

Es de esperarse que el problema del Covid se maneje de manera veraz y oportuna; si la autoridad empieza a mentir, ya no le creerán, y sobrevendrá el caos.

Por principio, sano sería efectuar una campaña intensiva de orientación por los diversos medios de comunicación sobre lo que es el coronavirus, cómo se transmite, cuáles son los síntomas y medidas para evitar el contagio.

Es bueno atender eficientemente los casos de sospecha, pero más efectiva puede resultar la prevención y mantener la calma entre la gente. n

Archivo

« Abril 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30