Violencia y miedo

Feb 20, 2019

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) vino a echar a perder la fiesta a las autoridades, que daban a conocer alegremente que los homicidios dolosos disminuyeron 13 por ciento en la entidad en lo general y 10 por ciento en Acapulco en lo particular.

El Inegi revela que en Acapulco la percepción de inseguridad se elevó de 86.8 a 87.4 por ciento.

Para mayor malestar de los presidentes municipales que responsabilizan a los medios de comunicación de la negativa percepción de inseguridad que hay en sus municipios, “pues dan puras notas malas como si fueran voceros de la delincuencia”, el Inegi coloca a Chilpancingo como el segundo municipio que vive con más miedo en el país, al subir de 89.8 a 93.8 por ciento.

Al presentar la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del último trimestre de diciembre de 2018, el Inegi reporta asimismo que Ixtapa-Zihuatanejo disminuyó de 79 a 75.8 por ciento, pero es quinto lugar en hogares víctimas de extorsión.

En el supuesto de que los homicidios dolosos hayan decrecido, como se asegura, el reporte del Inegi establece que la población sigue viviendo con miedo. Mucho miedo.

Ahora bien, la autoridad alardea que decreció la cifra de asesinatos, pero no hace ninguna referencia a las extorsiones, que al igual que las balaceras ocurridas en cualquier parte y así no dejen muertos, también son fuentes generadoras de zozobra y pánico.

El Acabús: dudas

Feb 20, 2019

La protesta pública que protagonizaron ayer accionistas del sistema de transporte Acabús debería obligar a la directiva de esa empresa a dar algunas explicaciones a la comunidad. Tales explicaciones serían siempre bienvenidas, a condición de que estén sustentadas en argumentos y datos creíbles.

El sistema Acabús nació con todo el apoyo oficial. El entonces gobernador Ángel Aguirre solicitó licencia –todo mundo sabe por qué– cuando ya le faltaba poco para concluir la construcción de la infraestructura del sistema, la cual incluye la pavimentación con concreto hidráulico de alta calidad en todo el recorrido de los autobuses, sus estaciones y demás equipamiento.

Después, la autoridad ordenó que el sistema –como en otras ciudades, de manera muy marcada en la Ciudad de México– dispusiera de un carril confinado, que otros usuarios de las vialidades no tuvieran autorizado usar, para que nada impidiera la libre marcha del nuevo transporte.

Adicional a todo eso está el hecho de que el sistema requiere pago adelantado por el servicio. A menos que todos los usuarios recargaran su tarjeta sólo por el monto a consumir en cada viaje específico, no podría decirse en absoluto que la empresa no dispone, por adelantado, de un dinero que los usuarios le pagan horas, días o semanas antes de usar el transporte. ¿Qué hace la empresa con ese dinero pagado por adelantado? ¿A cuánto asciende? Sería interesante que alguien saliera a explicar esta y otras dudas. n

Más seriedad

Feb 20, 2019

Es comprensible la preocupación de la alcaldesa Adela Román Ocampo por aplicar medidas tendentes a prevenir el delito, del mismo modo que es comprensible el malestar de las personas que podrían resultar afectadas por las decisiones que se tomen.

La asociación Barracudas Moto Club Acapulco se ha expresado contra las reformas al Reglamento de Tránsito que anunció la primera autoridad porteña, en el sentido de prohibir que viajen dos personas en una misma motocicleta –pues se sabe que es el modo en que operan los sicarios–, así como imponer la obligación de portar en el casco, en las partes frontal y posterior, el número de placa de las unidades, con la idea de mejorar la seguridad en el municipio.

Aun en el supuesto de que la primera autoridad del puerto haya consultado a expertos en la materia y haya tomado en cuenta algún estudio referente a que en otras ciudades, haciéndose lo que ella quiere hacer, se han obtenido buenos resultados contra el crimen, importante es que escuche la opinión de la parte afectada, es decir los motociclistas.

En principio, los agendó para una reunión, que finalmente se suspendió; no obstante, conveniente será que se reúna con ellos y los oiga.

A sí sea momentáneamente, el incidente ocurrido este viernes en Tlapa durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que militantes de Morena no fueron nada respetuosos con el gobernador Héctor Astudillo Flores, desvió la atención del problema de la violencia, respecto a la cual el medio gubernamental asegura que se redujo 13 por ciento, pero para los que siguen muriendo día a día no decrece y menos aun se termina.

Pasado el mayor impacto mediático del suceso político, la realidad se encarga de hacer ver que los guerrerenses todavía no pueden vivir tranquilos, pues cuando no es en un lugar es en otro donde ocurren hechos violentos.

En este tenor, el vocero del gobierno de Guerrero en materia de seguridad, Roberto Álvarez Heredia, dio a conocer la irrupción ayer de un grupo armado en el municipio de Coahuayutla de Izazaga, en la región de Costa Grande, colindante con el estado de Michoacán.

Delicado sería que, como consecuencia del incidente ocurrido en la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Tlapa, la relación entre el jefe del Ejecutivo federal y el estatal se enturbiara, pero aunque el trato entre ambos siguiera siendo cordial, el distanciamiento campearía entre el gobernador Héctor Astudillo y el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, con efectos negativos para la entidad.

Todavía ayer, Astudillo Flores ratificó su acusación en el sentido de que fue Sandoval Ballesteros el autor de la rechifla que durante el acto asistentes enderezaron contra el mandatario y advirtió, de paso, que en adelante valorará cada invitación que se le haga, pues no asistirá a eventos para recibir insultos de la gente del delegado.

La primera vez, el gobernador enderezó el señalamiento contra Sandoval el mismo viernes 11 luego del evento; el hecho pudo haberse considerado como un arrebato del mandatario, pero el hecho de que ayer lo haya ratificado descarta tal posibilidad y permite concluir que está convencido de su afirmación.

Entre el priísmo corre ya la versión de que en el primer evento del gobernador al que Amílcar vaya como invitado, los priístas le devolverán la pedrada.

Peor estaría que el 7 de febrero, cuando López Obrador acuda a Iguala, se repitiera la agresión al mandatario; y si no asiste en prevención, su ausencia se podría interpretar como desaire del gobernador al presidente de la República.

Por eso mismo es importante que se evite que lo ríspido de la situación escale a mayores alturas.

Archivo

« Agosto 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31