Para gobernar Guerrero no hay que tener miedo, afirma el Ejecutivo


Ajuchitlán, 20 de diciembre. El gobernador Héctor Astudillo Flores, cumplió su palabra al visitar el Ejido de El Balcón en la parte alta de la Sierra de Ajuchitlán del Progreso colindante con el municipio de Tecpan, donde sostuvo un encuentro con comisarios de la Unión de Ejidos Forestales y Agropecuarios Hermenegildo Galeana para dar a conocer los proyectos y obras de desarrollo y conectividad en esta ruta por más de 42 millones de pesos de inversión.

“La Sierra realmente hoy está de fiesta porque usted está aquí. Tener a nuestro gobernador de Guerrero en el corazón de la Sierra, de lo que es el filo mayor, es para nosotros gratificante. La gente de la Sierra quiere trabajar con nuestro gobernador y decirle que los serranos apostamos que usted es un gobernador sensible y comprometido con el estado, nosotros sabemos agradecer”, expresó Leonides Chávez Ruiz, presidente del Comité de Seguridad Ruta Tecpan-El Balcón.

Como se había comprometido luego de diversas reuniones en Acapulco con los comisarios de los Ejidos de la Sierra de Ajuchitlán del Progreso y Tecpan, el Gobernador Héctor Astudillo Flores llegó hasta El Balcón, municipio de Ajuchitlán del Progreso, donde expresó: “Yo vengo a ayudar, porque un gobernador está para ayudar, sé perfectamente las condiciones y lo difícil de los caminos y necesidades que hay, y pueden ser muchas, pero vengo con el mejor de los ánimos para ayudar”.

En su mensaje, el gobernador Héctor Astudillo Flores, reiteró que terminará el 2020 trabajando y entregando obras y acciones, pues sostuvo que ha sido un gobernador que ha tratado de poner orden y promover la paz. “Es muy diferente el estado hoy a como lo recibí hace cinco años, ustedes lo observan, tenemos problemas como en todo el país, hay muchas cosas por hacer”.

“Les doy mi palabra que he tratado de ser un gobernador responsable y atento. No soy amigo de la soberbia, no me gustan los soberbios que tarde que temprano fracasan, me he formado en la cultura del esfuerzo, nadie me ha regalado nada y otra cosa que les quiero decir, aprendí a perder el miedo para gobernar, porque para gobernar Guerrero no hay que tener miedo, hay que tener mucho corazón, y una gran determinación”, expresó el gobernador Héctor Astudillo Flores en el pleno corazón de la Sierra de Guerrero en el municipio de Ajuchitlán del Progreso.

A riesgo de repetir un cliché –recurso cuasiprohibido en la redacción periodística, que no debe hacerse con lugares comunes–, es imperativo dejar constancia de lo salomónica que resulta la decisión tomada por las autoridades que controlan el color del semáforo epidemiológico, pues han permitido que los tres principales municipios de la entidad pasen al amarillo, lo cual implica aflojar en ellos las restricciones sanitarias para permitir el rejuego de la economía, mientras que mantiene el resto del estado en el naranja, con la posibilidad de que la zona Norte pase al color rojo, debido a la multiplicación de los contagios de Covid-19.

Esto implica un cambio en el manejo del semáforo epidemiológico, pues hasta ahora el color decretado por las autoridades se había extendido a toda la entidad, sin considerar las diferencias sanitarias entre sus regiones. Así, a partir de hoy en nuestra entidad tienen vigencia dos colores de este mecanismo, y en pocos días podrían ser tres, según lo anunciado por el gobernador Héctor Astudillo Flores y otros funcionarios.

Es una decisión arriesgada, como muchas otras que han tomado las autoridades en relación con la pandemia del nuevo coronavirus, porque implica mantener abiertas las puertas de los tres más importantes municipios del estado –por el tamaño de su población y de su economía– al principal mercado vacacional de la entidad: la Ciudad de México y el Estado de México, que hace poco fueron colocados en el semáforo rojo, el que indica el más alto riesgo de contagio, debido al crecimiento exponencial de los contagios de los días recientes.

En Guerrero se requerirá que tanto autoridades como pobladores extremen sus cuidados para evitar que esa ola de contagios que se está produciendo en aquellas entidades acabe por trasladarse a los tres municipios guerrerenses ahora en amarillo.

Por eso se requería de una solución equilibrada, que permitiera el rejuego de la economía, pero al mismo tiempo mantuviera a raya la cadena de infección del virus, pues de muy poca utilidad sería para acapulqueños tener trabajo e ingresos el fin de año, si en la primera semana de enero caerían enfermos por el virus. Guerrero necesita ingresos, pero “también necesitamos salud”, dijo el gobernador. n

El mandatario estatal afirmó que cerrará el año trabajando y entregando obras


Iguala, 17 de diciembre. Durante la inauguración de obras educativas, la primera parte de una ciclovía y un tramo del periférico, el gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó que cerrará el año trabajando y entregando obras.

En su visita a la ciudad tamarindera, acompañado del presidente municipal Antonio Jaimes Herrera; funcionarios estatales y municipales; del diputado local Héctor Ocampo Arcos; el titular del Ejecutivo guerrerense inauguró la primera etapa de la ciclovía consistente en 400 metros, pero cuando se concluya, tendrá una longitud de 11.4 kilómetros que servirá para promover el deporte y el uso de la bicicleta, señaló que este proyecto le dará a Iguala una mejor imagen urbana.

Anunció que el próximo año se pavimentarán un kilómetro 300 metros más del periférico y se concluirá la ciclovía, ambas obras estarán listas a finales de junio, donde se invertirán 60 millones de pesos.

 Posteriormente inauguró la construcción total de la escuela primaria Gregorio Torres Quintero, en la que el Instituto guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (Igife), construyó tres edificios con 24 aulas, cooperativa, taller de cómputo y demás equipamiento.

Entre todas las repercusiones negativas derivadas del Covit-19 surgen noticias esperanzadoras.

Alejandro Domínguez Aveleyra, presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (Aheta), aseguró que Acapulco cuenta con 48 por ciento de habitaciones reservadas para los últimos días de 2020, a pesar de la cancelación de la gala de pirotecnia, hecho que, dijo, no afectará la llegada de visitantes.

Sostuvo que la hotelería formal se sujeta rigurosamente a las normas sanitarias, lo que no ocurre, acusó, con la oferta extrahotelera.

Las declaraciones del hotelero levantan el ánimo; no obstante, mueven a la vez a algunas reflexiones.

Cuando Acapulco dependía básicamente del turismo extranjero –tiempos aquellos en que se despreciaba al nacional– los hoteleros sostuvieron siempre que los paisanos no solían hacer reservaciones; llegaban como querían y podían, a lo que resultara.

¿Está hablando Domínguez Aveleyra de que los turistas locales –pilar ahora de la economía porteña– cambiaron ya de mentalidad?

¿Se volvieron organizados?

Otro punto: ¿de veras los hoteleros son muy respetuosos de los protocolos sanitarios contra el virus?

Habrá que recordar que Turismo municipal reconoció que algunos hoteles rebasan el tope autorizado.

Lo curioso aquí es que, sin bien la dependencia afirmó que ya se les había amonestado, nunca proporcionaron los nombres de los infractores, contrario a lo que hacen siempre con los centros nocturnos que se saltan las reglas, a los que exhiben sin consideración públicamente, filtrando incluso fotografías de las clausuras.

¿Por qué el trato diferencial?

De ahí que resulta justo el reclamo de la Cámara Nacional de Comercio en cuanto a exigir a la autoridad acciones parejas contra las empresas y no echen toda la carga a restaurantes y bares.

En cuanto a la gala de pirotecnia, varios han sido los años en que se lleva a cabo; esa noche en la franja de arena prácticamente no cabe un alfiler; la Costera se paraliza porque se convierte en estacionamiento de los asistentes. Sin embargo, el gobierno, muy proclive a exaltar sus supuestos logros, nunca ha presentado un estudio en el que se asiente que determinado porcentaje de paseantes vino por el evento.

Luego, entonces, ¿por qué habría de afectar la cancelación?

Los hoteleros de Pie de la Cuesta lo confirman: con gala o sin gala, los turistas vienen, dicen.

Para terminar, la autoridad hace mucho hincapié en la hotelería formal, pero pasa por alto la informal, que a decir no de pocos, en ocasiones de fin de año y Semana Santa, la utilizan más los visitantes que los hoteles legalmente establecidos.

Y si las hospederías formales administran el número de huéspedes por habitación, en la extrahotelería entran por montón.

¿Podría hablarse, entonces, de piso parejo? n

Escucha sus propuestas para enfrentar la pandemia en el estado


Chilpancingo, 16 de diciembre. El gobernador Héctor Astudillo Flores sostuvo un encuentro con el sector turístico de Guerrero en el que participan asociaciones de hoteles, restaurantes, cámaras de comercio, representantes de trabajadores, entre otros, para revisar los protocolos y acciones a implementar en la temporada decembrina.

Continuando con su acercamiento a todos los sectores, Astudillo Flores, escuchó sus propuestas con el propósito de sumar esfuerzos para enfrentar la pandemia por Covid-19 en Guerrero.

En este encuentro virtual, el mandatario estatal les reiteró su compromiso de continuar haciendo todo lo que le corresponde para que en esta temporada vacacional pueda reactivar la actividad económica que se ha visto afectada por la contingencia sanitaria.

Astudillo Flores remarcó que esta semana se tiene que hacer un último esfuerzo para disminuir la movilidad y con ello los riesgos de contagios, y así hacer todo lo que está al alcance en un esfuerzo conjunto para que pueda tener unas vacaciones de invierno con mayor responsabilidad anteponiendo la salud antes que todo de la población, ya que la pandemia continúa.

Archivo

« Marzo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31