Ambigüedades

May 12, 2021

¿Qué diferencia habría entre declarar el turismo como actividad esencial y la actual situación en la que no está catalogada como tal?

Hoy en día, estando en semáforo rojo, la actividad turística no está considerada como esencial; no obstante, las playas no están cerradas al público, como sí lo estuvieron en la primera oleada de la pandemia, en que también fue rojo el semáforo.

¿Es un juego de palabras?

Si realmente sería maravilloso declararla esencial, como consideró hace ocho días el gobierno estatal, advirtiendo que “se tendría que hacer con las medidas correspondientes”, bien estaría precisar cuáles serían los beneficios.

¿En qué consistiría la maravilla si, rojo o naranja el semáforo, las playas están abiertas?

¿Cuáles serían esas “medidas correspondientes” en caso de ser clasificada como actividad esencial?

Por otro lado, ¿a qué se referían al decir que “tenemos que ser más rigurosos con las personas que van a la playa”?

¿En qué consistían las medidas más severas anunciadas?

Hasta ahora, las nuevas medidas que se conocen son los operativos policíacos en 11 playas de Acapulco y cinco de Zihuatanejo, respecto a los que se dijo este martes que han sido positivos.

¿Qué significa ser positivos?

La ambigüedad no encaja en el análisis y el razonamiento.

No se proporciona a la población cifras o datos, que le permitan evaluar.

Simplemente le dicen que son todo un éxito, y se acabó.

Causan tranquilidad, por otro lado, los informes ofrecidos por la Secretaría de Salud este martes.

El titular, Carlos de la Peña Pintos, aseguró que se comienza a observar cierto descenso tanto en la hospitalización como en la cantidad de pacientes críticos.

El funcionario aporta cantidades que permiten comparar las de ayer con las de los días anteriores.

Cuando menos en sus números, la situación mejora.

Habla bien de los transportistas costeños que han puesto en marcha una campaña consistente en advertir a los usuarios que no podrían abordar las unidades motrices si no llevan cubreboca.

Se tardaron, pero finalmente reaccionaron.

A ver cuándo Transportes del estado despierta y exige a operadores de taxis colectivos de Acapulco que no repleten las unidades, como si estuviéramos en semáforo verde.

Es más el ruido publicitario que se hace con las sanitizaciones de unidades que la frecuencia con que se llevan a cabo.

Si en realidad la situación mejora, habrá que reconocer la labor de las autoridades y el comportamiento de la población.

Si ya hallaron la fórmula contra el virus, preciso es no bajar el ritmo y hacer a un lado los actos de simulación que todavía se dejan ver con el ánimo de aparentar que se trabaja más de lo que en realidad se hace. n

La pandemia le cambió bruscamente el escenario al gobierno en materia turística.

Cuando la violencia azotaba con todo rigor a la entidad, para atraer al turismo el gobierno se sostenía en forma vehemente del argumento de que los hechos sangrientos no alcanzaban al visitante.

Si bien una que otra vez ocurrieron sucesos violentos en la zona de playa, no fueron lo suficientemente fuertes como para arrebatarle la bandera a las autoridades.

Hoy en día, con el acoso del virus, no puede recurrir al mismo procedimiento; la violencia no ahuyentaba al paseante; el Covid, parece que tampoco, pero sí las medidas sanitarias aplicadas para reducir los contagios.

Se ignora qué tantos contagios pueda haber entre los visitantes, porque, si enferman, caen en sus destinos, no aquí; no obstante, los contagios atribuidos a ellos aquí elevan la ocupación de camas hospitalarias y las defunciones.

Por tanto, por un lado, la derrama económica que dejan vacacionistas se ve descompensada por lo que gasta el gobierno en la atención médica a los enfermos.

Pero no a todos les viene mal la permanencia de la pandemia, pues algunos funcionarios la han aprovechado para fortalecer su política de no hacer nada.

¿Qué pueden hacer las secretarías y direcciones de turismo para atraer más paseantes si el aumento de la afluencia genera más contagios y, en consecuencia, más problemas?

Sectur estatal y las secretarías y direcciones municipales de Turismo, así como el Fideicomiso para la promoción Turística de Acapulco (Fidetur) deberían regresar a las arcas correspondientes los presupuestos que para promocionar sus destinos dispusieron en 2020.

¿Qué promoción hicieron si estuvieron cerradas las playas?

Y para este año, informó el diputado Zeferino Gómez Valdovinos, el Congreso local destinó “una cantidad considerable para la promoción de todos y cada uno de los atractivos turísticos de la entidad, tanto a nivel nacional como internacional”.

¿Y en qué? ¿Dónde? Y ¿cómo lo van a gastar?

Ya estamos en febrero, y no han mencionado nada de tener un programa de promoción.

¿Y si se animan a dejar la hamaca, qué le dirían a los turistas potenciales para que vengan?

¿Les garantizarán que no los puede atacar el virus?

Y si vienen, nos dejarán dinero, pero también contagios.

¿Será más grande el beneficio que el perjuicio o a la inversa?

¡Quién sabe!

Lo que con toda certeza se sabe es que los funcionarios cuya responsabilidad es atraer turistas se la seguirán llevando de pechito, gastando, descansando y sin tener que rendir cuentas. n

“Por sí sola, la vacuna contra el coronavirus no tiene efectos negativos en las personas”

Por desinformación, rumores y noticias falsas, este porcentaje del sector está reacio a inmunizarse contra el Covid-19, lamenta el subdelegado regional del Insabi, Socorro Peralta Nava


El subdelegado del programa federal de Bienestar (Insabi) en la región Norte, Socorro Peralta Nava lamentó que por la mala información que se ha difundido en torno a la aplicación de la vacuna contra el Covid-19, los adultos mayores que han sido consultados en esta región, hasta 30 por ciento de este sector se niega a ser vacunado.

“Hay una preocupación, efectivamente de adultos mayores –describió– por la desinformación en que los han metido la gente, que no sabemos qué intereses tenga, pero le están metiendo ideas a algunos ciudadanos adultos, de que la vacuna les va a generar alguna enfermedad o que en la vacuna les van a suministrar un chip y no sé qué tantas cosas les dicen”.

Lamentó la desinformación que está generando una desconfianza en este sector de la población y que en este momento el gobierno federal, lo que realmente busca es romper la barrera de infectados con la aplicación del biológico para disminuir los contagios del Covid-19.

Señaló que toda la desinformación está fuera de contexto, porque es mentira lo que se dice en contra de la vacunación. “Porque no creo que quepa en la cabecita de alguien, que, si eso fuera realidad, lo de suministrar un chip en la vacuna, se vacunara primero al sector salud. Cómo se va a eliminar el sector salud, entonces si es así ¿Quién nos va a atender?”, reclamó.

Peralta Nava explicó que a pesar de todo esto se está buscando un mecanismo para convencer a los adultos mayores que se resisten a recibirla, que nada tiene que ver con la desinformación que se ha generado.

Adelantó que se están haciendo las consultas vía telefónica y posteriormente de manera domiciliaria, para tener los datos precisos de los padrones que proporcionó el INE y el Inegi, que, pese a que no hayan logrado inscribirse en el portal oficial del gobierno federal, el ordenamiento es que ningún adulto mayor quede fuera del Plan Nacional de Vacunación.

Dijo que se tienen 52 centros autorizados para que se aplique la vacuna a los adultos mayores de la región Norte, en cuanto llegue a Guerrero.

“No hacer caso a rumores”

Eduardo González Guerra, jefe de la División de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades No Transmisibles y responsable de la notificación de los Eventos Supuestamente Atribuibles a Vacunación o Inmunización (ESAVI) del IMSS, confirmó que no existe “evidencia que demuestre que por sí sola, la vacuna contra el Covid-19 pueda tener efectos negativos sobre las personas.

A través de un comunicado, el funcionario federal explicó que “la probabilidad de que se presente una reacción alérgica grave es muy baja en México, sólo fluctúa entre 1 en cada millón de personas vacunadas con biológicos diferentes”.

Por eso pidió evitar la desinformación y especulaciones sin fundamento sobre los efectos de la inmunización contra el Covid-19, ya “que no existe evidencia que demuestre que por sí sola la vacuna pueda tener efectos negativos sobre las personas”.

Informó que, a la fecha en el IMSS se han presentado 2 mil 724 ESAVI no graves y únicamente 10 graves, y en todos se ha seguido el protocolo establecido. “Cualquier reacción a la vacuna es estudiada por un grupo sectorial especializado, quien evalúa y da seguimiento a estos casos. Los eventos atribuibles a la vacuna son escasos y la sintomatología es similar al resto de las vacunas”, explicó.

Dijo que, para investigar el impacto de las vacunas contra Covid-19 en la salud de las personas, la comunidad internacional, a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha desarrollado metodologías exhaustivas para determinar las causas de los ESAVI, porque la intención es buscar activamente todos los sucesos que podrían ser o no causales y, por lo tanto, se llaman supuestamente atribuibles para estudiarlos y clasificarlos.

Para el caso específico de la vacuna contra el Covid-19, la notificación de estos eventos se realiza de manera inmediata a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

“Una vez que se cuenta con esta información, los casos son analizados por el Comité Nacional de expertos de ESAVI, convocados por el Censia, donde participan autoridades sanitarias de todo el sector, y en caso necesario, se apoya ante la Red de Laboratorios de Referencia Nacional.

Exceso preferible

May 12, 2021

Uno de los enunciados más citados del filósofo italiano Umberto Eco –que en unos días cumplirá su quinto aniversario luctuoso– plantea que “las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas”.

La cita viene a colación por la revelación que hizo ayer el subdelegado federal en la zona Norte de Guerrero, Socorro Peralta Nava: que hasta 30 por ciento de los adultos mayores que habitan en esa región del estado han manifestado su deseo de no ser vacunados contra el Covid-19. Entre las razones que han esgrimido en sus respuestas en el censo que el gobierno federal levanta para preparar el listado de candidatos a ser inoculados está –por increíble que parezca– que piensan que la vacuna contiene un microchip que les sería implantado para controlarlos por medio de Internet.

La mentira del microchip –así como otras del calibre de la reconfiguración genética de los individuos vacunados– se difundió gracias a Internet y a las redes sociales, y como muchas teorías de conspiración, tiene miles de seguidores que la defienden con todo entusiasmo y con todo tipo de argumentos.

Hallar la solución al problema que implica la influencia indeseable –y tal vez indebida– de unos cuantos sobre amplios sectores de la población no será tarea fácil ni libre de suspicacias, según se prevé.

Hay quienes proponen que sea el gobierno el que regule lo que se publica en redes sociales, en vez de que sean las empresas creadoras y hasta hoy controladoras de esos recursos (de hecho, el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, prepara una iniciativa al respecto). Y, por otro lado, hay quienes advierten del riesgo que una decisión así podría significar para la libertad de expresión y para el resguardo adecuado de los datos personales de los usuarios.

Pero hay también quienes opinan que, tratándose de libertades, son preferibles los excesos sobre las carencias. n

Puras fallas

May 12, 2021

Los desaciertos cunden en la batalla contra el Covid-19.

En esta tesitura, conveniente sería que autoridades sanitarias de la entidad respondieran mediante un razonamiento lógico y creíble el cuestionamiento de la dirigente de trabajadores de Salud, Beatriz Vélez Núñez: ¿por qué razón no se ha vacunado a 100 por ciento del personal médico que está en la primera línea de batalla y, lo contrario, han aplicado el biológico a servidores de la Nación?

Es entendible que todos quieran estar vacunados, porque el virus es una amenaza para todos; no obstante, hay un programa creado por el gobierno que, a juzgar por las acusaciones de la lideresa, no se está siguiendo porque es el mismo gobierno el que lo viola.

El señalamiento respecto a los llamados servidores ha cundido en los medios de comunicación y redes sociales, pero los funcionarios del sector salud estatal han optado por esconder la cabeza y fingir que nada pasa, en vez de proceder contra los infractores.

Si los ostentosamente denominados servidores de la Nación están adscritos al gobierno federal, no habrá que olvidar que están en Guerrero y que no por evitar contrariar a la Federación autoridades locales van a autoamordazarse y atarse de manos.

Sobre el mismo terreno, Vélez Núñez acusa que en los hospitales de Iguala, Taxco, Tierra Caliente, Tlapa y Ometepec, donde más contagiados hay, los médicos de la primera línea no han sido vacunados.

Ah, pero eso sí –valga subrayar– en el discurso, en la retórica, abundan los reconocimientos y felicitaciones por su heroica labor.

Y si de resbalones se trata, no podría dejarse al margen el referente al programa virtual mediante el cual se busca inscribir a los adultos mayores para su vacunación.

Desde el primer día de su registro, la demanda lo rebasó y lo colapsó; y la respuesta oficial es que se está ampliando la estructura para que ya no haya problema.

¿Cómo está eso?

¿Quieren decir que no previeron el alud de solicitudes que se presentaría?

Bueno, pues es normal que eso ocurra; por eso a nadie sorprenda que México sobresalga entre los países con más muertos por Covid en el mundo. n

Archivo

« Mayo 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31