Cambiar de color no significa que el virus se haya ido, señalan


En la ruta de preparación para la posible aplicación de la primera fase de reapertura económica el próximo 2 de julio, la administración del gobernador Héctor Astudillo continúa preparándose para lograr que a través de un esfuerzo conjunto, Guerrero retorne de manera paulatina, ordenada y escalonada a esta nueva etapa. Para ello, se ha dispuesto de una serie de medidas y protocolos, en los que la colaboración y esfuerzo de la población serán determinantes para lograr el éxito de esta estrategia.

Durante la transmisión diaria de las acciones para combatir el embate negativo del Covid-19, el jefe de la Oficina del Gobernador, Alejandro Bravo Abarca, hizo del conocimiento a la población de una serie de lineamientos, en los que se establece que de lograr alcanzar el semáforo naranja, se deberán acatar de manera estricta.

Con la presencia del secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, el secretario de Finanzas y Administración, Tulio Pérez Calvo y la directora de Comunicación Social, Erika Lürhs Cortés, el jefe de la Oficina del Gobernador señaló que esta reapertura está planeada con mucha responsabilidad .

En medio del alud informativo en torno a la pandemia del Covid-19, se filtra por una hendidura un señalamiento del abogado Vidulfo Rosales Sierra: el nombre de Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC), emboscado este viernes, aparece en una lista de contactos hallada a Sidronio Casarrubias, ubicado como líder del grupo delincuencial Guerreros Unidos, al que se involucra en el secuestro y desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa.

Rosales Sierra, abogado de los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, se pregunta: ¿qué tenía qué hacer el nombre de García Garfuch en la agenda de Casarrubias junto al de jefes de grupos delincuenciales y otros funcionarios?

En información reportada por nuestro corresponsal, el abogado habla de que el nombre del jefe policiaco aparece en una libreta de “contactos de confianza”, aunque no explica en qué fundamente su afirmación de que eran de confianza, ni en qué se basa para asegurar que los nombres que figuraban eran de otros jefes de grupos delictivos.

El hecho es que ahí estaba el nombre de García Harfuch, y en ello se afianza para reiterar su exigencia de que se investigue su inclusión en el listado.

Pero no sólo la aparición del nombre en la libreta da sentido a la demanda del jurisconsulto, hay otros antecedentes, como el que García Harfuch estuvo destacamentado en Iguala mucho tiempo como jefe de la Policía Federal, aunque cuando ocurrió la desaparición de los normalistas, “me parece que ya había sido cambiado a Tierra Caliente”.

El punto de la libreta, a juicio de Rosales Sierra, ha sido minimizado en las investigaciones del caso; en consecuencia, reclama que se le preste más atención.

Respecto al asunto Ayotzinapa, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró a principios de junio que la desaparición de los 43 normalistas es un asunto de Estado y que se esperan pronto los resultados.

Aunque la reinstalación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) les inspira confianza, los padres de los desaparecidos no se muestran muy optimistas al considerar que las investigaciones avanzan muy lentas.

La Federación “está abierta sin límites” para abrir las indagatorias, sostiene el jefe del Ejecutivo federal; no obstante, los resultados se postergan, situación que genera suspicacia entre los padres, a quienes sólo la pandemia ha logrado frenar en sus manifestaciones públicas de protesta, con la advertencia de estar dispuestos a reanudarlas en cuanto haya las condiciones sanitarias propicias. n

A más de cien días de la paralización de actividades económicas derivada del Covid-19, le resultó imposible al gobierno mantener la medida en el estado, más aun cuando no hay idea de cuándo pueda domar la pandemia.

De buena manera algunos, a regañadientes otros, y otros más a la fuerza, los empresarios han mantenido cerrados sus negocios, pero unos y otros han advertido una y otra vez que ya no les es posible seguir inactivos.

Incluso, hubo algunos, como parte del sector hotelero de Acapulco, que desafiaron a la autoridad, advirtiéndole que, llueve o truene, este primero de julio reanudarán labores; otros hoteleros, como los de Taxco y Azueta, reanudaron operaciones hace algunos días.

De prolongar la autoridad la paralización, la clase empresarial abriría bajo su propia cuenta, y el gobierno se vería rebasado y no podría proceder contra los infractores porque no serían unos cuantos, sino tal vez todos o la mayoría.

Desde hace días, las personas de negocios han hecho hincapié en que se han estado preparando con sus respectivos protocolos de sanidad, para reanudar labores mañana; han dicho que están capacitando a sus trabajadores y que están listos para recomenzar.

No había retorno.

En consecuencia, aun siguiendo Guerrero en rojo en el semáforo epidemiológico, los gobiernos han decidido la reapertura del sector turístico “bajo un esquema de orden”, dice el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell; “en una forma gradual y responsable”, afirma a su vez el gobernador Héctor Astudillo Flores.

Por otro lado, si bien la entidad se mantiene en rojo, ayer el secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, afirmó que la ocupación hospitalaria se redujo a 50 por ciento, en lo cual mucho tiene que ver el incremento de camas Covid que llevó a cabo el pasado fin de semana la administración estatal.

¿Cuáles son los indicadores y el peso de cada uno de ellos para cambiar de color en el semáforo?

El director de Promoción de la Salud federal, Ricardo Cortés, lo explica: la ocupación hospitalaria vale 50 por ciento de la ponderación, la tendencia de síndrome Covid-19 (casos sospechosos) y la tendencia de hospitalizados, 20 por ciento; y el porcentaje de positividad SARS-CoV-2, 10 por ciento.

Si tan sólo uno de los cuatro es calificado con el color rojo, el semáforo para el estado será rojo.

Por lo pronto, en la semana que hoy comienza, esta entidad se mantiene en rojo.

Para que los contagios no se eleven más de lo que están creciendo hasta ahora, lo que queda por ver es cómo estado y municipios le harán para hacer respetar que hoteles, restaurantes, parques, espacios deportivos públicos, playas, deportes acuáticos y servicios religiosos operen sólo a 30 por ciento de su capacidad.

Suena controlable que hoteles y restaurantes respeten el porcentaje; lo que se antoja más interesante es saber y ver cómo controlarán el ingreso a parques, espacios deportivos, playas y templos religiosos.

¿Respetarán la población y los turistas el esquema de orden?

¿Procederán de manera responsable?

Esa es la incógnita a despejar. n

Preside sesión virtual con la Mesa para la Construcción de la Paz


Chilpancingo, 25 de junio. El gobernador Héctor Astudillo Flores recibió el respaldo de la Secretaría de la Defensa Nacional en voz del comandante de la Novena Región Militar, Miguel Hurtado Ochoa, y de la Secretaría de Marina por medio del comandante de la Octava Región Naval, Francisco Limas López, por las decisiones tomadas de manera prudente y responsable durante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19.

En la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz que este jueves encabezó el gobernador, los comandantes de la Novena Región Militar y de la Octava Región Naval Militar resaltaron el trabajo de las fuerzas armadas para seguir reduciendo el tema de seguridad y enfrentar la pandemia de coronavirus, en beneficio del pueblo de Guerrero.

Entre los cinco municipios con más población en la entidad, como Acapulco, Chilpancingo, Zihuatanejo, Chilapa y Taxco, la disminución en la incidencia delictiva ha sido de 31.54 por ciento entre enero y el 24 de junio de 2020, en comparación con el mismo periodo de 2019, de acuerdo con el secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca.

No deja de sorprender el hecho de que el gobierno de la Ciudad de México, que encabeza Claudia Sheinbaum, haya roto el esquema de combate al Covid-19 establecido por la Federación.

Extraño sería que fuera un gobernador de la oposición el que se apartara de los procedimientos del gobierno federal, pero se trata de una gobernante afiliada a Morena, el mismo partido en que milita el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras la Federación ha subestimado la aplicación de pruebas como una medida de detección temprana del virus, calificándolas de inútiles y caras, Sheinbaum las ha privilegiado.

El director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública, Eduardo Clark, dio a conocer que la semana pasada el gobierno de la Ciudad de México aplicó cerca de 10 mil 342 pruebas.

Dijo que en total se han aplicado cerca de 100 mil exámenes; más de un tercio, casi 40 por ciento, se han hecho en las últimas tres semanas.

Esto –refiere Clark– refleja un incremento de rastreo de contacto y un énfasis fuerte en romper la cadena de contactos.

No es todo. Anunció que para inicios de julio aplicarán hasta 2 mil 700 pruebas diarias en la capital. Incrementarán la cifra en casi 500 por ciento.

En entrevista con el periódico francés Le Monde, Sheinbaum aseguró que su gobierno logró ya aplanar la curva de contagios.

Guerrero, por su parte, había concentrado hasta este jueves el combate al virus en el uso del cubrebocas, que ha declarado obligatorio, la sana distancia, la sanitización y el confinamiento, sin reducir el problema, a unos cuantos días de que llegue la fecha tan anhelada por los sectores productivos para reanudar las actividades.

Ayer, sin embargo, inesperadamente, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, anunció que a partir de este día el gobierno estatal hará pruebas en 16 puntos de Acapulco, por ser el sitio donde más contagios se registran.

Toda una novedad.

Desde el principio de la pandemia, el gobierno de Guerrero se había alineado con el federal en el combate al Covid y, al igual que la Secretaría de Salud federal, no tomaba en serio la aplicación de pruebas más que en casos excepcionales.

Los resultados se han resumido en un crecimiento exponencial cotidiano de contagios, que han llegado a casi todos los municipios de la entidad.

La aplicación de pruebas envía el mensaje de que la administración estatal podría estar dando un giro a la estrategia contra el virus.

Y si cambia el método también pueden cambiar los resultados.

Nada más lógico que, si no hay vacuna contra el microorganismo, lo más elemental para impedir su propagación es detectarlo temprano, no sólo atendiendo a quienes presentan síntomas, sino rastreando a las personas que han tenido contacto en los últimos días con el contagiado.

Nuevos vientos corren por Guerrero. n

Archivo

« Agosto 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31