Violencia doméstica

Escrito por  Abr 01, 2020

Las autoridades de Guerrero no han informado –y hay razones para suponer que la causa es el subregistro derivado de la falta de denuncias– de un aumento de la violencia doméstica, como ha ocurrido y de seguro sigue ocurriendo en otras entidades del país, durante el encierro obligado por la continzgencia sanitaria derivada de la proliferación del coronavirus Covid-19.

Sin embargo, es posible que tal fenómeno esté sucediendo justo en estos momentos, a juzgar por un anuncio que el gobierno del estado mandó publicar, al menos en las páginas de La Jornada Guerrero, dirigido a las mujeres, en el que les dice que “cuarentena no significa soportar violencia” y las invita a denunciar a su maltratador, que también se habrá quedado en casa debido a la contingencia.

Según reportan organizaciones sociales de Guanajuato, Aguascalientes y Morelos, sus refugios para mujeres víctimas de violencia doméstica están al tope, e incluso alguno de ellos ha tenido que negarles el asilo debido a la falta de espacio. Tal es la saturación.

También reportan la exacerbación del odio en los ataques, con el uso de armas de fuego y punzocortantes.

Por su parte, la Fiscalía de la Ciudad de México informa que las aprehensiones por este tipo de violencia aumentaron 7.2 por ciento en un mes, pues las indagatorias con detenido pasaron de 96 a 103 en la comparación entre febrero y marzo.

El fenómeno no es privativo de nuestro país: en las semanas pasadas, agencias noticiosas extranjeras o internacionales han informado de un notable incremento de denuncias de violencia doméstica atribuible al encierro obligado y, después de éste, de un aumento notorio en el número de divorcios.

Las autoridades de Guerrero deben dar toda la información al respecto. Quién sabe: tal vez haya buenas noticias que celebrar en estos días calamitosos. n