Mirar hacia delante

Escrito por  May 14, 2020

Si bien la pandemia golpea sin tregua a Guerrero, gobierno y sector privado se preparan ya para sacarlo adelante en cuanto el flagelo haya sido vencido.

Este martes en la mañana, el gobernador Héctor Astudillo Flores participó en una sesión virtual sostenida entre gobernadores con el gabinete federal, en la que, a propuesta del jefe del Ejecutivo guerrerense, se acordó la creación de un grupo de trabajo especial para la reactivación turística.

Por otro lado, Astudillo Flores realizó una videoconferencia con integrantes del Consejo de Cámaras Industriales y Empresariales de Guerrero, en la que se abordó el tema de la reactivación económica.

Nada fácil se vislumbra la tarea, particularmente en el rubro turístico, toda vez que para incentivar al paseante  a efecto de que visite los destinos recreativos de la entidad, habrá que convencerlo de que ya no corre ningún riesgo de contraer el Covid-19, tarea sumamente complicada, pues, según la narrativa oficial, faltan meses para que pase la pandemia.

Si bien Azueta permanece hasta ahora prácticamente intacto, Acapulco y Taxco sufren un duro embate llevando –junto con Iguala (cuyo alcalde advierte que se encuentra al borde de la catástrofe) y Chilpancingo– el mayor número de decesos, que hasta este martes  sumaban en total 80 y 618 contagiados, sin contar los casos asintomáticos, hecho que ha movido al gobernador a declarar que la entidad se encuentra en “máxima alerta”.

En tanto el Ejecutivo estatal considera que la entidad padece ya la mayor ola de contagios, la Secretaría de Salud federal prevé para el 18 de mayo la cifra más elevada y la estatal avizora que será en junio cuando ello ocurra, la población se encuentra ya desesperada lo mismo por el apremio de sus necesidades de supervivencia que por el encierro mismo.

Consciente de ello, autoridades estatales y municipales no cejan en su exhortación de no abandonar el confinamiento a fin de impedir la propagación del virus.

Al mismo tiempo que se esfuerzan para contener el mal y atender a los contagiados, trazan ya el camino de la recuperación.

Lo más importante por ahora es obedecer las recomendaciones de las autoridades sanitarias, pues de soslayarlas se podría perder lo que se ha ganado, con lo que las consecuencias serían peores. n