¿Reorientar la estrategia?

Escrito por  Jun 22, 2020

Cuando el país ha rebasado los 175 mil contagios de Covid-19 confirmados y más de 20 mil muertos, el director de Epidemiología, José Luis Alomía, aceptó que el modelo de vigilancia epidemiológica para el virus en México deberá ser reorientado para tener más y mejor información sobre la enfermedad y la ruta que sigue en el país.

Después de más cien días de pandemia, durante los cuales han aplicado las mismas medidas obteniendo como resultado invariable el aumento exponencial de contagios, al parecer la Federación se ha percatado de que ha seguido un sistema equivocado.

Durante el seminario virtual Vigilancia Epidemiológica y Utilización de Pruebas de Diagnóstico, explicó el funcionario federal que ya están por presentar las modificaciones “para precisar un monitoreo que nos permita información de lo más localizado posible”.

Argumentó que con el nuevo monitoreo se podría considerar la aplicación de pruebas en casos leves, así como en grupos de riesgo, en lo que actualmente, admite, el sector salud no se enfoca.

¿No hablará, acaso, Alomía de lo mismo que la Organización Mundial de la Salud recomendaba desde un principio de la expansión, es decir de la aplicación de pruebas como el método más efectivo de frenar la pandemia?

Porque, hasta ahora, la autoridad no habla de aplicación de pruebas más que como un recurso excepcional, y centra el combate del Covid-19 en recomendaciones de “quédate en casa”, guardar la sana distancia y usar cubrebocas.

De esta manera, el gobierno ha transferido la responsabilidad de detener la pandemia a la población, a la que culpa de que no se haya aplanado la línea de contagios y muertes.

Se ha dedicado a crear en hospitales áreas para atender a contagiados, eso sí; paralizar la economía, exhortar a la población para que atienda las sugerencias y reprenderla por no acatarlas, así como a cavar tumbas para los muertos que vienen.

Contra lo que establece el protocolo, no se monitorea a las personas con las que tuvo contacto un contagiado.

¿Y cómo detectar a los asintomáticos si no se les hace la prueba correspondiente? Mientras no afloran los síntomas, andan como si nada infectando a otros y otros a otros, porque no se va más allá de las recomendaciones descritas.

Pero parece que, después de tres meses y días en que ha vapuleado el virus a la población, cayeron ya en la cuenta de que van por el camino errado. n