Un respirador para Acapulco

Escrito por  Jul 03, 2020

En Acapulco y en otras ciudades del estado y del país, a partir de ayer, se empezaron a echar las campanas al vuelo por la reactivación económica, pero… no todo es tan sencillo como parece.

Lo ha estado recalcando el gobernador Héctor Astudillo Flores: la reanudación de actividades no significa que el coronavirus fue vencido y erradicado. No. La pandemia va para largo, por lo que no se debe bajar la guardia en el sentido de continuar las medidas sanitarias que han dictado las autoridades de salud.

La sana distancia, el uso de cubrebocas, el estornudo de etiqueta, el confinamiento, todas estas recomendaciones deben seguir siendo aplicadas por todos para tratar de disminuir la propagación del Covid-19.

El cierre de negocios de todos los sectores, principalmente del turístico, que es el más importante en Guerrero por la generación de empleos y la captación de divisas, ha sido un golpe muy fuerte tanto para los empresarios como para la clase trabajadora y el gobierno, por la falta de pago de impuestos de toda clase.

Es a partir de ayer que se apreciará cuántos negocios pudieron soportar la falta de ingresos para reanudar sus actividades en la nueva realidad. Asimismo, la clase trabajadora verá si aún conserva sus empleos después de casi cuatro meses sin trabajar, la mayoría sin recibir ingreso alguno, como los que se dedican al comercio ambulante, tanto en las calles como en las playas.

Las autoridades de los tres ámbitos de gobierno trataron de promover más apoyo a las empresas de todo tamaño, el cual no fue suficiente ante el tiempo que se prolongó y que nadie tenía idea que fuera a ocurrir como fue.

La crisis económica con que se reanudan las actividades en Guerrero, principalmente en Acapulco, va para largo; faltan meses para llegar al nivel en que estaba la economía a principios de este año.

Si comparamos la actual situación económica en que se encuentra el puerto con la que padece un infectado en estado grave por coronavirus, Acapulco también necesita un respirador que lo saque de la crisis. n