Forzados a cambiar

Escrito por  Jul 30, 2020

La información que difundió ayer el gobernador Héctor Astudillo Flores sobre la evolución de los fallecimientos y las hospitalizaciones a causa del Covid-19, complementada por la que proporcionó el secretario de Salud del estado, Carlos de la Peña Pintos, podría parecer un rayo de luz al final del túnel, por emplear un símil de uso generalizado.

Reveló el titular de Salud que las muertes registradas durante julio en el estado por esa causa mostraban un descenso de alrededor de 50 por ciento respecto de junio, pues el mes pasado ascendieron a 606, mientras que hasta el 28 de este mes sumaban 281 (53.6 por ciento menos).

Así las cosas, queda otro indicador por abatir: los contagios. Si se logra reducir su número, en 15 días Guerrero podría pasar del semáforo naranja, en el cual se ubica ahora, al amarillo, previó el mandatario, lo cual permitiría abrir aun más las actividades económicas.

Pero aun cuando así fuera, el virus seguirá presente en la vida cotidiana de la gente, que deberá continuar tomando las mismas medidas preventivas que ha tomado hasta ahora.

Ahora bien, a mediados del próximo año, cuando la aplicación de la vacuna correspondiente se haya extendido a buena parte de la humanidad, y cuando estén disponibles tratamientos para ayudar a los enfermos a recuperar la salud, el mundo será muy distinto al que ha sido hasta principios de este año.

Mientras tanto, el virus ha obligado a las sociedades a cambiar los modos y las maneras de relacionarse y hasta de atender las emergencias.

En este punto cobra relevancia una experiencia que nació en Acapulco y luego se extendió a otras ciudades del estado y de otros estados: la instalación de cocinas comunitarias administradas y sostenidas por el gobierno municipal.

El diputado local Zeferino Gómez Valdovinos ha presentado la propuesta de modificar la ley que corresponda para establecer la facultad y obligación del gobierno del estado de instalar comedores para habitantes damnificados por crisis sociales o económicas.

Es un buen ejemplo de que las cosas ya no serán iguales. n