Buen trabajo, malos resultados

Escrito por  Ago 05, 2020

Si bien el gobernador Héctor Astudillo Flores decidió alinearse con el manejo de la pandemia del Covid-19 que determinó el gobierno federal, algunas medidas que éste ha subestimado y soslayado las ha asumido como propias el mandatario guerrerense para bien de sus gobernados.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la comunidad científica mundial recomienden de manera insistente el uso de cubrebocas como medida preventiva contra el virus, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, han rehusado hacerlo alegando ambos que no hay evidencia científica de que sea útil.

No obstante, el gobernador Astudillo Flores, lo mismo que el secretario de Salud, Carlos de la Peña, y demás integrantes del gabinete, lo portan invariablemente en todas sus presentaciones; envían así el mensaje a la población de la necesidad y la conveniencia de hacer lo mismo.

El dato adquiere más relevancia desde el momento en que, hace un mes, 239 investigadores de 32 países firmaron una carta dirigida a la OMS, en la que le hacen saber su conclusión de que el virus se transmite también por vía aérea, y le sugieren en consecuencia revisar sus recomendaciones para evitar la propagación.

“Hay un potencial significativo para la exposición a la inhalación de micropartículas respiratorias a distancias cortas y medianas (hasta de algunos metros o a lo largo de toda la habitación), y estamos llamando a adoptar medidas preventivas para mitigar esta ruta de transmisión”, advertía el mensaje.

Por tanto, los científicos, entre los que se incluyen especialistas en varias disciplinas, recomendaban usar cubrebocas, particularmente en espacios cerrados, donde, como ocurre con el humo del cigarro, el virus se esparce en el aire, en tanto en los sitios abiertos es difícil que sobreviva.

Sin el ánimo de quemar incienso en torno al mandatario, es sano reconocer que su decisión de usar el cubrebocas, poniendo siempre el ejemplo él y sus colaboradores, evidentemente ha sido un acierto, como también lo ha sido indudablemente la instalación de módulos en los que se hace la prueba del Covid-19, medida a la que también se ha opuesto el gobierno federal, pasando por alto la recomendación de la OMS.

Astudillo Flores, preciso es decirlo, se ha empleado a fondo en el combate a la pandemia, aunque no ha obtenido los resultados anhelados.

El jefe del Ejecutivo estatal ha renunciado a la idea de emplear la fuerza para obligar a la gente a que aplique las medidas sanitarias recomendadas, sobre todo la movilidad; ha optado por la persuasión y ha encontrado la resistencia de una buena parte del conglomerado, con los resultados vistos día a día. n