El ejemplo

Escrito por  Ago 13, 2020

La menos deseable de las reacciones sociales a las alentadoras noticias que dio ayer el secretario de Salud del estado, Carlos de la Peña Pintos, sobre la evolución de la pandemia de Covid-19 en Guerrero, sería sin duda alguna la confianza, que lleve a la gente a bajar la guardia.

Nadie puede asegurar aún –como sí lo han hecho las más altas autoridades federales– que la pandemia o la curva de contagios ha sido domada, por la sencilla razón de que nadie tiene certeza sobre las causas de esas cifras del secretario de Salud.

En lo único que hay certeza es en el hecho de que las cifras de decesos a causa del nuevo coronavirus en Guerrero han descendido de manera sostenida desde junio, cuando se produjeron 603. Según el doctor De la Peña, en julio ese número pasó a 343, y hasta el 11 de agosto ha habido 115, con una media diaria de 9.5 en hospitales Covid, de modo que, de continuar ese promedio, al finalizar el mes se habrán producido 305 decesos, número menor a los anteriores.

Por otro lado, aun cuando la hospitalización por causa del virus y la ocupación de camas con ventilador auxiliar de la respiración es fluctuante, se percibe una tendencia a la estabilización, pues en el primero de esos aspectos el índice se ubica entre 31 y 33 por ciento, mientras que en el segundo lo hace en 23 por ciento, según datos proporcionados por el mismo funcionario. Ambas cifras, como es fácil ver, mantienen una distancia más que razonable del nivel de saturación de los hospitales, circunstancia que temían las autoridades al principio de los contagios, hace cuatro meses. Si hay relación directa entre estos resultados y los esfuerzos del gobierno del estado y de los ayuntamientos por convencer a la población de que se quede en casa, mantenga una distancia segura respecto de otras personas y de que use cubrebocas en los espacios públicos, eso es algo que podría determinar con precisión un estudio específico.

Pero sin lugar a dudas, así sería, pues el gobernador y los alcaldes –de manera muy visible la alcaldesa Adela Román– todos los días insisten en las recomendaciones sanitarias, y no sólo con declaraciones; también con el ejemplo. n