¿Silencio cómplice o remunerado?

Escrito por  Ago 17, 2020

Los indignados arquitectos e ingenieros del estado que el pasado 2 de junio acusaron al secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, de incurrir en prácticas corruptas en la remodelación del parque Papagayo, no asomaron la cara ahora que el funcionario estuvo en Acapulco.

En conferencia, el presidente de la Asociación de Empresas Constructores del Estado de Guerrero, José Luis Cuevas Pano, acusó que sin que se hiciera proceso de licitación, Meyer Falcón entregó la segunda etapa de la remodelación del parque Papagayo a la empresa Sackbe SA de CV, la cual también se encargó de la primera fase.

Abundó: “Los procesos van dirigidos a empresas de sus cuates… Pedimos transparencia y no vayan dirigidos como lo está haciendo su titular de Sedatu”.

Por su parte, en esa misma ocasión, el presidente del Colegio de Arquitectos de Guerrero, Miguel Moreno Lanche, protestó que la primera fase de la obra tiene muchos vicios ocultos, mala planificación y errores, como los metros de banqueta que invadieron de la Costera, lo que, incluso, valga agregar, motivó que los profesionistas clausuraran simbólicamente las obras.

Dijo Moreno Lanche que esta empresa, Sackbe, es la misma a la que le entregaron la primera etapa, la cual tuvo un presupuesto de más de 60 millones de pesos, a pesar de que representantes nunca acudieron a los recorridos de obra, ni visitas, como establecía la licitación pública.

Arquitectos e ingenieros estaban enfurecidos porque a ellos, los locales, no les habían asignado obras, pero ahora que vino el cuestionado titular de Sedatu guardaron silencio.

Había diversos modos de expresar su inconformidad por “tanta corrupción”, pero prefirieron callar.

¿Qué pasó?

¿Se corrigieron las corruptelas de que hablaban?

O ¿les entregaron los trabajos que reclamaban y este acto hizo que adquirieran amnesia?

Suponiendo, sin conceder, que fue lo segundo, la próxima vez que lloren ya se sabrá que es porque no les dan su mamila, y que no es precisamente su amor por Guerrero y su lucha por la transparencia y la legalidad lo que los mueve. n